Suscriptor digital

'El Potro, lo mejor del amor': La lucha de Rodrigo contra sí mismo

Romero y Barón, el romance salvaje de El Potro
Romero y Barón, el romance salvaje de El Potro Crédito: Fox
Diego Brodersen
(0)
2 de octubre de 2018  • 13:48

El Potro, lo mejor del amor

Rodrigo Romero, Florencia Peña, Jimena Barón, Fernán Mirás. Dirigida por Lorena Muñoz/Tres estrellas

Luego de Gilda, el Potro. La segunda pata del díptico (¿o habrá una trilogía?) de la realizadora Lorena Muñoz, dedicado a grandes figuras de la música popular con existencias turbulentas y finales trágicos, se acerca a la vida y obra de Rodrigo Alejandro Bueno a partir de un golazo de casting: el actor Rodrigo Romero, además de homónimo del cuartetero, posee un notable parecido físico, apoyado concienzudamente por maquilladores y estilistas.

Pero más allá de las semejanzas superficiales y las mímesis que el género biográfico suele demandar, Muñoz parece dedicar su película al Gatica de Leonardo Favio, no solo por esa secuencia de apertura en ralentí en el Luna Park sino, esencialmente, por su estructura narrativa de esfuerzos, tropezones, ascensos y caídas. El desafío más importante de Muñoz era reconstruir en pantalla una historia, en varios sentidos, más convencional que la de Gilda: en parte, por ser Rodrigo hijo de un productor musical y estar cerca del negocio desde pequeño. Y, en una medida no menor, por tratarse de un hombre. La llegada desde Córdoba Capital a Buenos Aires y los primeros gigs en pequeños bares y boliches, el inicio del romance con Marixa Balli, la tempestuosa relación profesional y personal con su productor y padre putativo (interpretado por Fernán Mirás), el vínculo muy cercano con su madre (Florencia Peña, con peluca asombrosamente noventosa) y la paternidad inesperada son algunas de las líneas centrales del guion coescrito por Muñoz y Tamara Viñes.

A diferencia de Gilda, no me arrepiento de este amor, este no es un relato sobre la lucha del héroe contra los elementos, sino contra sí mismo: los fantasmas de la fama, las adicciones, el ego, el coqueteo con los límites. Más allá de las escenas que registran la popularidad de Rodrigo, el de Muñoz es un retrato agridulce sobre una tragedia... ¿anunciada?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?