Suscriptor digital

Los estudiantes del Buenos Aires dicen que hubo denuncias de violencia ignoradas

Aunque la escuela adoptó un protocolo sobre la violencia de género en 2015, los alumnos aseguran que no se aplica
Aunque la escuela adoptó un protocolo sobre la violencia de género en 2015, los alumnos aseguran que no se aplica Crédito: Captura de video
Federico Acosta Rainis
(0)
2 de octubre de 2018  • 18:17

"Siempre te hacía sentir incómoda. Nos pasó a todas las que teníamos que interactuar con él. Su forma de actuar y de hablarnos: nos ponía las manos en el cuerpo". La que habla con LA NACION es una estudiante que actualmente cursa el turno tarde del Colegio Nacional de Buenos Aires (CNBA) y pide el resguardo de su identidad. Sus palabras refieren a quien hasta ayer se desempeñaba como regente general de la institución, ya que fue desplazado de su cargo por decisión de la Universidad de Buenos Aires (UBA), de la que depende esa escuela secundaria.

Tras la denuncia pública por acoso, abuso de poder y violencia de género que realizó el jueves pasado un grupo de egresadas durante su discurso de graduación, la UBA asumió "la competencia originaria de los hechos denunciados". Y ya empezaron a moverse las primeras fichas: el rector del CNBA, Gustavo Zórzoli, comunicó hoy el traslado de cuatro de los ocho señalados por las egresadas a otra dependencia de la universidad.

La denuncia de acoso de las estudiantes del Nacional Buenos Aires - Fuente: Youtube

10:22
Video

Junto al regente general, fueron desplazados el subjefe del Departamento de Matemática, que tiene una cátedra en la UBA, el regente de Estudios y el regente del turno mañana.

Pero al menos tres de las ocho personas señaladas por las egresadas siguen formando parte del colegio: un exvicerrector, a cargo del Departamento de Educación Física, acusado por la exalumnas como consumidor de "pornografía infantil"; otro profesor de ese departamento del que las jóvenes recordaron "sus distinciones entre rubias y morochas en las clases". Y un segundo exvicerrector, que fue acusado como responsable de haber golpeado a una alumna varios años atrás.

LA NACION intentó comunicarse con Zorzoli en varias oportunidades para hablar sobre el tema pero no tuvo respuesta.

Denuncias ignoradas

Aunque el CNBA adoptó en 2015 el protocolo sobre violencia de género que se utiliza en la UBA, recién a fines del año pasado fueron aprobados los lineamientos necesarios para su aplicación en ese establecimiento donde, a diferencia de la universidad, hay menores de edad. Pero los estudiantes denuncian que los intentos de denuncia hechos durante este año, que involucran a otros adultos además de los acusados por las egresadas, no tuvieron recepción por parte de las autoridades.

"El protocolo existe, pero la aplicación es casi nula. Zorzoli dijo que nadie se había acercado con denuncias, lo cual es mentira porque hubo gente que lo hizo -dijo a LA NACION Juana Garay, presidenta del centro de estudiantes del CNBA-. Se han hecho y siempre han sido desoídas. Estamos poniendo un punto límite de no soportar más estas situaciones que no son aisladas. Hasta acá llegamos".

La estudiante que habló en forma anónima coincidió con Garay: "En el departamento de Orientación al Estudiante decían que no había nada que pudieran hacer. Institucionalmente nunca se nos dio el lugar, la contención ni ningún tipo de ayuda o escucha sobre estas situaciones".

Habla la exrectora del colegio Nacional Buenos Aires tras las denuncias por acoso

09:26
Video

Ayer el aire estaba tenso en los pasillos del colegio. A pesar de la repercusión del caso, los estudiantes afirman que la única decisión institucional fue poner una veedora acompañando a uno de los docentes que hoy fue desplazado. Pero confían en que la denuncia pública efectuada el jueves pasado marque un antes y un después en este colegio preuniversitario.

"La única manera de terminar con estas situaciones es generar cierta incomodidad: que los adultos se sientan incómodos con las cosas que nosotras nos sentimos incómodas desde hace un montón de tiempo. Y que eso motive a cambiar las cosas de verdad", dijo Garay.

Y refiriéndose a las autoridades de la institución fue terminante: "Nosotras supimos esto durante toda nuestra secundaria. Ahora que lo saben ustedes, ¿qué se siente saber que hay un tipo que tiene cuarenta años y hace eso con las estudiantes? Ahora que lo saben los adultos, ¿qué piensan hacer con eso?".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?