Suscriptor digital

Motochorros asaltan a un obispo de Quilmes y le roban hasta el báculo

Marcelo Margni fue asaltado por dos delincuentes en Bernal luego de dar una misa de campaña
Marcelo Margni fue asaltado por dos delincuentes en Bernal luego de dar una misa de campaña Fuente: Archivo - Crédito: Gza. Nueva Vida Digital
(0)
2 de octubre de 2018  • 17:04

Marcelo Julián Margni, el obispo auxiliar de Quilmes, fue asaltado a punta de pistola por motochorros , en la localidad de Bernal. Entre las pertenencias del religioso que se llevaron los delincuentes, se encontraba su báculo -especie de bastón con el extremo superior curvo- y otros elementos relacionados a su actividad pastoral.

El asalto fue sufrido por Margni luego de participar del cierre de la Carpa Misionera en Bernal Oeste, el pasado domingo al mediodía. El religioso es conocido por sus fieles como Padre Maxi, tiene 47 años y fue nombrado obispo auxiliar de Quilmes en diciembre del año pasado por el Papa Francisco.

El propio Margni contó que todo ocurrió cuando, tras salir del servicio religioso, se ofreció a alcanzar con su auto a una mujer a su casa. "Estábamos en la puerta de la casa y vinieron dos muchachos en moto, uno de ellos se bajó con un arma y actuaba en forma violenta", contó el obispo en declaraciones a la señal TN.

El Padre Maxi aseguró que intentó tranquilizar a los asaltantes y que les dijo que se llevaran todo: "Quería que se vayan y que la señora no se ponga aún más nerviosa".

Los motochorros sustrajeron al religioso sus documentos, su teléfono celular, su mochila con objetos personales, el auto en el que se movilizaba y algunos ornamentos, como su báculo, el bastón pastoral que utilizan los obispos.

El obispo explicó que había dejado sus ornamentos en el vehículo porque la actividad a la que había asistido era "más que nada una misa de campaña".

Las autoridades eclesiásticas pidieron que si alguna persona llegara a hallar el báculo o algún otro ornamento religioso del obispo, que lo acercaran a cualquier parroquia o capilla de la diócesis quilmeña.

"Yo no quería que esto cobrara difusión, pero una persona del obispado me pidió que lo hiciera porque el báculo es un elemento muy sencillo y puede ser encontrado tirado por ahí", relató el Padre Maxi.

El obispo aseguró que nunca había sufrido hasta el momento un hecho de inseguridad a pesar de trabajar por más de 20 años en los barrios. Según él, los ladrones no se dieron cuenta en el momento de que estaban asaltando a un hombre de la iglesia.

La policía local por el momento no había podido hallar a los motochorros, que se mantienen prófugos.

Con información de Noticias Argentinas

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?