Suscriptor digital

Marcelo Tinelli corre con desventaja en la carrera de la TV abierta

La llegada de La Voz Argentina marca un nuevo escollo para el conductor
La llegada de La Voz Argentina marca un nuevo escollo para el conductor
Marcelo Stiletano
(0)
3 de octubre de 2018  

En la Argentina de hoy, la televisión abierta apuesta su suerte en un escenario dividido casi por mitades exactas. Un 50% de ficciones y otro 50 % de entretenimientos, juegos y competencias con impronta de reality show. Y esta vez el partido en el que cada día se enfrentan los canales líderes, Telefe y Eltrece, empezó bien tarde.

El año 2018 se juega en tres meses y medio. Y a un mes exacto del atípico arranque de ShowMatch , Marcelo Tinelli se enfrenta a un panorama inesperado. Hasta ahora siempre miró a sus rivales en los espejos retrovisores, como el líder de una carrera automovilística que mantiene con firmeza la primera posición conquistada en la curva inicial.

Ahora le toca correr desde atrás. El esfuerzo de un piloto avezado y de una máquina bien preparada esta vez no alcanzan. Pisa el acelerador todo el tiempo, pero sus competidores mantienen la ventaja. Por ahora no encuentra la manera de alcanzarlos. Más ahora, con la entrada en la pista de La voz Argentina .

Federico Gomez de Lomas de Zamora canta "When I was your man" de Bruno Mars - Fuente: Telefe

00:30
Video

El escenario es paradójico. Tanto como la "copa televisiva 2018", que se define en apenas 100 días, el mismo lapso que lleva en su bandera el único de los participantes que inició la marcha bien temprano y conserva desde que se sumó a esta extraña carrera una regularidad inalterable. El motor de Eltrece, tantas veces confiable, muestra hoy señales de desgaste. El de Telefe parece la versión renovada de la planta motriz de su eterno rival.

"Los sueños están hechos para cumplirse", sentencia una voz en off en el arranque mismo de la nueva temporada de La voz Argentina. Es la misma consigna que inspiró en 2006 la llegada a ShowMatch del exitoso certamen danzante que hasta llegó virtualmente a cambiarle el nombre al programa. El éxito del "Bailando por un sueño" descansó al comienzo en el aliento a un aspecto solidario que con el tiempo se fue diluyendo en medio de una eterna sucesión de escándalos autoinfligidos.

La consecuencia más desagradable de este cuadro fue el desfile interminable de revelaciones de la vida íntima de los participantes, tema que por definición resulta incompatible con cualquier propósito benéfico. Consciente de esta realidad, Tinelli anunció que el "Bailando" de este año incluiría una fuerte presencia del programa en las provincias y el rescate del espíritu solidario de los comienzos. Pero se vio obligado a postergar esas iniciativas. Este "Bailando" de tantas caras conocidas y tan poco tiempo impone otras reglas, como el giro a lo "Gran hermano" que llevó a los propios participantes a votar por primera vez entre sí para dejar fuera de juego a dos de ellos.

Bailando 2018: el aquadance virtual de Sofi Morandi y Julián Serrano - Fuente: YouTube

03:24
Video

Del otro lado, La Voz Argentina le devuelve el primer plano al deseo de triunfo que expresa toda persona anónima que se suma a algún concurso televisivo de talentos. En la Argentina ya es común que este tipo de concursos diseñado en clave de reality documental apele a la sensibilidad del televidente y a su compromiso afectivo con las más emotivas historias de vida de los participantes.

Por eso parece contradictorio escuchar de boca de Ricardo Montaner , uno de los responsables de elegir y preparar a los aspirantes, frases como "aquí no importa ni el marketing, ni la imagen, ni la historia de los protagonistas, sino sus voces". Es cierto que la clave inicial del certamen es el momento en que los jurados, que están de espaldas, escuchan alguna voz que les agrada y solo en ese momento se ponen de frente a ellos y empieza la interacción. Pero detrás de esa conformidad hay historias de dolor, resiliencia y superación convenientemente adornadas con imágenes en cámara lenta, testimonios conmovedores y musicalizaciones lacrimógenas. El "Bailando" apela a los mismos recursos, pero las palabras emocionadas de una persona anónima suelen llegar más rápido al público que las del famoso más sincero en la misma situación.

Mi hermano es un clon precede a Showmatch sin el éxito que se esperaba
Mi hermano es un clon precede a Showmatch sin el éxito que se esperaba

Hay otro factor en el que Telefe parece sacar hoy alguna ventaja. El respaldo logístico del poderoso conglomerado Viacom (actual dueño de Telefe) queda a la vista en la imagen de La voz Argentina y un jurado clase A, casi impropio de la devaluada realidad argentina. Montaner, Tini Stoessel , Soledad y Axel podrían tranquilamente participar en las versiones del ciclo en los países más fuertes de América Latina y hasta de Europa, continente en el que Tini llegó a cosechar multitudinarias adhesiones.

Y a propósito de devaluaciones, pero en un terreno más simbólico, no hay que desdeñar en este panorama el costado ficcional de esta pelea cotidiana por la audiencia. La Voz Argentina parece acomodarse bien en una secuencia que arranca con 100 Días para enamorarse (con el personaje trans de Maite Lanata opacando cada vez más al resto de los primitivos protagonistas) y la novela turca Todo por mi hija. Del otro lado, Tinelli sufre por el bajo rating que le transfiere Mi hermano es un clon, una tira armada con los recursos que antes le dieron a Pol-Ka una satisfacción tras otra y ahora quedan rezagados frente a las transformaciones constantes del medio.

De todas manera, Tinelli tiene a su favor dos virtudes indiscutidas: un optimismo a toda prueba y su insuperable timing televisivo. Le toca ahora a él mover las fichas. Hasta ahora, frente a situaciones parecidas, ensayaba varias alternativas al mismo tiempo y su intuición lo llevaba a elegir la correcta. Ahora tiene menos margen. La pelea de aquí en más no dejará a nadie indiferente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?