Suscriptor digital

El video de la ovación de los hinchas de River a Gigliotti, el blanco predilecto durante el partido

La desazón de Gigliotti después del la eliminación de Independiente ante River
La desazón de Gigliotti después del la eliminación de Independiente ante River Fuente: FotoBAIRES
Andrés Fernández
(0)
3 de octubre de 2018  • 07:42

La gente todavía estaba arribando a sus lugares, quedaban pocos minutos para que comenzara el partido, la voz del estadio se disponía a anunciar a los once titulares de Independiente y luego le llegaba el turno de los suplentes. Por el parlante sonó su nombre y la pantalla gigante mostró su camiseta, la de Emmanuel Gigliotti y enseguida la silbatina bajó desde los cuatro costados, una reacción desde las tribunas que a su vez se mezclaba con algunos aplausos irónicos para darle la "bienvenida".

Desde la tribuna: la ovación de los hinchas de River a Gigliotti - Fuente: Twitter

00:13
Video

Al Puma le tocó ingresar en el inicio del segundo tiempo en lugar de Pablo Hernández y ese fue el preciso momento en el que volvió a pisar el césped del Monumental después de aquella fatídica noche del penal fallado jugando para Boca. Independiente tenía que atacar hacia el mismo arco y Gigliotti tuvo la oportunidad bien temprano, pero la pierna de un defensor de River se lo impidió. A los 10 minutos fue el encargado de empujar a todo Independiente hacia el frente con una veloz corrida para definir fuerte ante Armani, que dio rebote. Sin dar lugar a la reacción, Silvio Romero estableció el empate.

Durante el partido obligó y fue uno de los puntos más altos del Rojo, pero no pudo convertir. Con el partido 3 a 1 y la gente de River exultante porque la clasificación se acercaba, tuvo otra oportunidad luego de un cabezazo de Figal que se estrelló en el travesaño, pero el árbitro brasileño Anderson Daronco le cobró una mano inexistente. Ese fue el momento en el que tal vez peor la pasó en la noche: sucedió que los hinchas de River quisieron recordarle una vez más lo sucedido en aquella semifinal de la Copa Sudamericana de 2014, cuando falló el penal ante Barovero, y el cántico irónico de ¡Gigliotti! ¡Gigliotti! ¡Gigliotti! se hizo retumbar en un Antonio Vespucio Liberti que estaba colmado.

Cabizbajo y con la mirada perdida, Gigliotti salió caminando del vestuario visitante del Estadio Monumental y apuntó directo al micro que trasladaba al plantel luego de la derrota y eliminación. Por esta vez, el fútbol no le dio revancha.

Gigliotti, después del encuentro, en los pasillos del Monumental
Gigliotti, después del encuentro, en los pasillos del Monumental

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?