De capa caída, Macron sufre otro desplante y Francia se queda sin ministro del Interior por primera vez

Otra renuncia en su gabinete golpeó a Macron
Otra renuncia en su gabinete golpeó a Macron Fuente: Reuters
Luisa Corradini
(0)
3 de octubre de 2018  • 10:03

PARÍS.- Por primera vez en la historia moderna Francia se encuentra hoy sin ministro del Interior, después que el responsable de la cartera, Gérard Collomb, considerado hasta ahora como el hombre más cercano al presidente Emmanuel Macron , dio ayer un estruendoso portazo renunciando a su cargo, por segunda vez en 24 horas.

Un mes después de la espectacular ruptura de Nicolas Hulot, ministro de la Transición Ecológica que anunció su renuncia por radio, la decisión de Collomb constituye otro severo golpe para el prestigio del presidente. En los 15 meses que lleva en el poder, Macron perdió ocho miembros de su gabinete, incluyendo algunas figuras emblemáticas de la "renovación" que pretende encarnar.

Además de Hulot, considerado como el francés más popular del país y el más respetado por su compromiso con la ecología, entre los renunciantes figuran algunos "pesos pesados" de la política nacional como el centrista François Bayrou, que debió abandonar el ministerio de Justicia acusado de haber permitido el funcionamiento de empleos falsos en su partido Modem. Junto con él partieron otros dos miembros de su formación política: Sylvie Goulard (Defensa) y Marielle de Sarnez (Asuntos Europeos). Richard Ferrand (Cohesión Territorial) y la popular campeona olímpica Laura Flessel (Deportes) también renunciaron, salpicados por diversos escándalos.

Un retrato de Collomb de agosto pasado
Un retrato de Collomb de agosto pasado Fuente: AFP

Las tensiones entre Collomb y el jefe del Estado no cesaron de crecer a partir del escándalo Benalla, el ex agente de seguridad del Elíseo filmado mientras agredía a unos manifestantes en el desfile del 1° de mayo. El ministro del Interior "no apreció para nada verse colocado en primera línea en un asunto que no le concernía", explican sus colaboradores. En otras palabras, la presidencia habría pretendido que Collomb asumiera la responsabilidad de varios errores cometidos por el Elíseo.

Viejo cacique de la política, Gérard Collomb, de 71 años, es un importante miembro de la masonería y uno de los dirigentes con mayor influencia política en Francia. En 2016 fue el primer dirigente de nivel nacional que renunció a casi medio siglo de militancia en el Partido Socialista para apoyar la candidatura presidencial de Macron.

Primeras tensiones

Las primeras tensiones públicas aparecieron hace diez días, cuando Collomb anunció su candidatura a las elecciones municipales de 2020 a la alcaldía de Lyon, cargo que ganó en 2001 y conservó hasta que fue designado ministro en 2017.

Unos días después, durante una cena con periodistas, deslizó en tono irónico: "Terminará por no soportarme más. Pero si todo el mundo se prosterna delante suyo, quedará completamente aislado". El comentario cayó como un balde de agua fría en el Elíseo.

Macron con Collomb, en 2016
Macron con Collomb, en 2016 Fuente: AFP

Anteanoche dio un paso suplementario al anunciar públicamente que había presentado su renuncia. El presidente, sin embargo, decidió rechazarla y le renovó su confianza. El ministro optó entonces por ignorar ese gesto conciliador y reiteró ayer en una entrevista su voluntad de renunciar, gesto a su juicio necesario para "clarificar la situación política" del país.

Puesto entre la espada y la pared, Macron pidió al primer ministro Edouard Philippe que seleccione a los posibles candidatos a ocupar ese cargo clave que tiene bajo su responsabilidad 300.000 efectivos de las fuerzas del orden (160.000 policías, 100.000 militares de la Gendarmería Nacional y unos 40.000 miembros de diversos organismos de seguridad). En primera fila en la lucha contra el terrorismo, Interior es una de las carteras más sensibles del país pues entran en su órbita, además, la represión de la delincuencia y las violencias urbanas -en permanente aumento- y en 2019 deberá organizar la parte que compete a Francia en el proceso electoral para renovar el Parlamento Europeo.

Concretada su renuncia esta mañana, Collomb se hará cargo inmediatamente de la alcaldía de Lyon que había dejado en manos de su fiel adjunto, Georges Képénékian, cuando decidió participar en la campaña presidencial de Macron.

Para el presidente se trata de un rudo golpe que sobreviene en plena caída de su popularidad. Con solo 30% de opiniones favorables, Macron es acusado de asumir una actitud "jupiteriana" para gobernar. El mismo Collomb deslizó recientemente que, "prisionero de su hubris (orgullo)", el joven mandatario ha perdido todo contacto con la realidad: "Los dioses [griegos] ciegan a aquellos que desean enviar a la perdición", comentó en una entrevista sin nombrarlo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios