Con Macri en el W20, el Gobierno retoma la agenda de género

El Presidente valoró el proyecto de equidad salarial, la discusión paralmentaria por el aborto y la "ley Brisa"
El Presidente valoró el proyecto de equidad salarial, la discusión paralmentaria por el aborto y la "ley Brisa" Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Jaime Rosemberg
(0)
3 de octubre de 2018  • 12:32

"!Ya no hay vuelta atrás, ya no hay vuelta atrás!", repitió el presidente Mauricio Macri , mientras el auditorio femenino comenzó con el olvidado eslogan de campaña: "!Sí, se puede. Sí, se puede!".

Con ese ambiente casi de campaña, el Presidente cerró, en el Centro Cultural Kirchner, la reunión del W20, el grupo de afinidad del G20 que trabajo en pos del desarrollo económico de las mujeres. Más allá del saludo protocolar a las participantes de los distintos países miembros, Macri aprovechó los seis minutos de discurso para destacar la agenda de género que comenzó a acentuarse en marzo, y que contuvo -entre otros puntos- el visto bueno para el debate parlamentario de la despenalización del aborto, que finalmente no avanzó en el Senado.

"Ellas me iluminaron y me hicieron valorar y sentir todas estas políticas que hoy se están haciendo realidad", dijo el Presidente en un halago colectivo a las mujeres de su equipo.

Un rato antes había repasado los principales "hitos" de la agenda de género oficial: el debate sobre "la interrupción voluntaria del embarazo, que hizo reflexionar a muchos"; el plan de prevención del embarazo no intencional en la adolescencia; y la "ley Brisa", reglamentada esta semana, en la que se establecen indemnizaciones para hijos pequeños y adolescentes cuyas madres fueron víctimas de femicidios.

Estas dos últimas normas surgidas e implementadas por la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley , que una y otra vez suena como eventual compañera de fórmula de Macri en su confirmada búsqueda de la reelección, hacia octubre del año próximo.

La reglamentación de la ley Brisa, que el Poder Ejecutivo se encargó de difundir en las últimas horas, y el discurso presidencial marcan un retorno a una agenda que, al menos en lo referido a la legalización del aborto, dividió a la sociedad en su conjunto y a la propia coalición gobernante, y le dio resultados agridulces al Gobierno en lo que hace a la opinión pública, desde que comenzó el debate hasta su abrupto cierre, a principios de agosto pasado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.