Las empresas que contratan más mujeres tienen mayores ganancias

Pedro Villagra Delgado, Kathryn Wengel (Johnson Johnson), Laurence Morvan (Accenture) y Karyn Twaronite (EY)
Pedro Villagra Delgado, Kathryn Wengel (Johnson Johnson), Laurence Morvan (Accenture) y Karyn Twaronite (EY) Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
Sofía Terrile
(0)
3 de octubre de 2018  • 13:46

No es solamente el sector público el que debe incluir una perspectiva de género para hacer mejores políticas públicas que involucren a toda la población: también las empresas tienen que hacerlo si quieren destacarse en la era de los cambios tecnológicos y la innovación. De eso se trató el segundo panel de la jornada en la cumbre internacional del Women20 ( W20 ) en la Argentina.

El panel, moderado por el sherpa argentino, Pedro Villagra Delgado, contó con la participación de Karyn Twaronite, del área de Diversidad e Inclusión de EY; Laurence Morvan, managing director de Accenture; y Kathryn Wengel, jefa global de Cadenas de Suministro de Johnson & Johnson.

Karyn Twaronite, del área de Diversidad e Inclusión de EY
Karyn Twaronite, del área de Diversidad e Inclusión de EY Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

¿Por qué es importante que las empresas, a nivel ejecutivo, impulsen la inclusión de las mujeres? "Porque es bueno para los negocios", contestó Wengel. "Cualquier organización que cree una cultura diversa tiene una mejor performance en el corto y largo plazo", añadió.

Para lograr la inclusión, expresó, las compañías necesitan "conocer sus números": las cifras que describen a sus mercados pero también la composición de su fuerza de trabajo. Además, añadió, deben asegurar que se genere una cultura diversa. "Tenemos que darle el mismo peso a lo que hacemos y cómo lo hacemos", resaltó.

"Las mujeres somos la mitad de la población pero siempre estuvimos invisibilizadas como talento", comenzó Twaronite. Aclaró que, a su juicio, incluir mujeres en la empresa no es diversificar sino "normalizar". Detalló que lo importante es que las organizaciones trabajen en el concepto de "sponsoreo", es decir, que cada empleada tenga una especie de tutora que la ayude a tener mejores experiencias de aprendizaje.

Kathryn Wengel, jefa global de Cadenas de Suministro de Johnson Johnson
Kathryn Wengel, jefa global de Cadenas de Suministro de Johnson Johnson Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Recordó un estudio de EY y el Instituto Petersen que analizó 22.000 empresas en 90 países. El 50% de estas compañías no tenía mujeres en puestos de liderazgo. Pero, además, halló que las organizaciones que emplean al menos a 30% de mujeres en el management, tenían seis puntos porcentuales más de margen en su rédito económico que aquellas con menor participación del género femenino.

Morvan hizo hincapié en cómo la digitalización puede cambiar las reglas del juego completamente y, de ese modo, servir al objetivo de la reducción de la brecha de género. Pero para eso, dijo, es clave que las mujeres desarrollen las habilidades tecnológicas necesarias para ser "empleables".

Destacó que hay una correlación entre las habilidades STEM (Ciencia, Tecnoloigía, Ingeniería y Matemática) y el acceso a puestos de liderazgo, pero también advirtió que la automatización del empleo será más severa para los puestos donde predomina la fuerza laboral femenina. "Tenemos que ayudar a las mujeres a adquirir esas habilidades para la digitalización, pero también empoderarlas para que sepan que pueden seguir aprendiendo y creciendo", subrayó.

Las participantes del panel coincidieron en la importancia de involucrar a los hombres en el proceso de cerrar la brecha de género y, para terminar, Twaronite resaltó la necesidad de aumentar las licencias por paternidad para reducir las barreras que les impiden a las mujeres el acceso a las oportunidades.

Laurence Morvan, managing director de Accenture
Laurence Morvan, managing director de Accenture Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.