Suscriptor digital

Simone de Beauvoir y las influencers reales

Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
(0)
3 de octubre de 2018  • 16:25

Irmgard Griss creció en una granja en Austria y de muy chica aprendió la importancia de ser independiente. Ávida lectora, cuando se cruzó con los textos de Simone de Beauvoir se involucró con la idea de que es necesario empoderar a las mujeres.

Fue la primera de su familia en ir a la universidad y la primera mujer presidente de la Corte Suprema de su país. Así se metió en un mundo de hombres, en el que a comienzos de los 90 menos del 10% eran mujeres. Ahora que, pasadas dos décadas, ellas representan el 80%, advierte de que se trata de un muy buen desarrollo, pero que la profesión del juez corre el riesgo de feminizarse, como la docencia.

"Tenemos que volver a hacer atractiva a la justicia para los hombres, porque necesitamos los mejores hombres y las mejores mujeres que se puedan conseguir", dice.

Irmgard Griss, jueza de la Corte Suprema de Justicia de Austria
Irmgard Griss, jueza de la Corte Suprema de Justicia de Austria Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Casi al final de las jornadas del W20 , el anteúltimo panel estuvo dedicado a representar las opiniones de mujeres líderes que han hecho aportes a la igualdad de género.

Michelle Bekkering también se crió en una zona granja sin demasiadas comodidades, en una familia en la que la abuela tenía un rol preponderante. "Era una líder comunitaria muy activa e influyente. Recién de adulta me enteré que había ido a la escuela solo hasta los 12 años. Era mi ídola y asumí que todas las mujeres eran como ella", contó.

En cuanto supo que no era así, se propuso cambiarlo. Hoy administra la Oficina de Crecimiento Económico, Educación y Medio Ambiente, donde se asegura que el género sea el centro de cualquier programa que se hace en la agencia, presente en 80 países del mundo.

Michelle Bekkering administra la Oficina de Crecimiento Económico, Educación y Medio Ambiente
Michelle Bekkering administra la Oficina de Crecimiento Económico, Educación y Medio Ambiente Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

En el caso de Svetlana Lukash, sherpa de Rusia, recién cuando salió de su país comenzó a comprender que las cosas eran diferentes. En México se impresionó de ver la participación de mujeres en política. También hizo referencia a la famosa escritora y feminista: "Simoine de Bouvair dijo que una mujer nunca seria independiente sin trabajo".

Consultada acerca de qué debería estudiar el G20 para impulsar la agenda de género, si bien reconoce que ha habido marcadas mejoras en la reducción de la brecha laboral entre hombres y mujeres y se han creado muchos trabajos, queda pendiente mejorar la calidad de esos trabajos.

Svetlana Lukash, sherpa Rusia
Svetlana Lukash, sherpa Rusia Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

Susana Balbo, presidenta del W20, habló de cómo llegó a ser una mujer empresaria "Crecí en una familia italiana muy tradicional donde la hija menor no tiene voz ni voto. Yo quería ambas cosas. Leía mucho y normalmente las monjas de mi escuela me censuraban los libros que elegía, entonces leía a escondidas", contó.

Agregó que desde muy chica tuvo conciencia de la importancia de la independencia económica de la mujer y que siempre supo que iba a estudiar. "Cuando entendés que la independencia es lo que te permite ser libre, es un camino sin retorno", concluyó.

Susana Balbo, presidenta del W20
Susana Balbo, presidenta del W20 Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk

G20

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?