Suscriptor digital

Polémica en el Instituto Nacional del Teatro por una disputa entre funcionarios

Marcelo Allasino, director del Instituto Nacional del Teatro
Marcelo Allasino, director del Instituto Nacional del Teatro Fuente: Archivo
Natalia Laube
(0)
3 de octubre de 2018  • 16:19

Fue un secreto a voces que comenzó a acrecentarse poco tiempo después de la asunción de Marcelo Allasino, a fines de 2015. El flamante director ejecutivo del Instituto Nacional del Teatro, que había asumido tras el el triunfo de Mauricio Macri y después de una de las mayores crisis institucionales en la historia del organismo escénico, no había podido evitar que continuaran los choques con algunos de los históricos funcionarios del Instituto, lo que -decían- podía derivar en una nueva crisis si el conflicto no lograba frenarse a tiempo. En mayo último, cuando en Rosario concluyó la 33º Fiesta Nacional del Teatro, las sospechas de una tormenta institucional pasaron a ser fundadas: ninguno de los funcionarios del Instituto -ni Allasino, en su rol de director ejecutivo, ni Miguel Ángel Palma, secretario general del Consejo de Dirección y representante de la provincia de Santa Fe, donde se realizaba el encuentro- subieron al escenario para ofrecer discursos en la apertura o el cierre del gran evento anual del INT.

La tensa calma y los rumores de una grieta interna se convirtieron, finalmente, en una guerra declarada la semana última, fundamentalmente a partir de dos sucesos que hicieron estallar por los aires toda intención de mantener la disputa puertas adentro. La primera bomba fue el comunicado emitido por algunos de los miembros del Consejo de Dirección y representantes provinciales del organismo, que asistieron al plenario del martes 25 y el miércoles 26 de septiembre (y al que Allasino faltó con previo aviso) en donde manifestaron "preocupación por el futuro de la institución", repudiaron "el accionar del Director Ejecutivo en su recurrente destrato y desconocimiento que la Ley le otorga al Consejo de Dirección" y pusieron "en alerta a la comunidad teatral en cuanto al ajuste y la ejecución del presupuesto 2019".

Un día después, el departamento de Prensa y Comunicación del INT envió a los medios una gacetilla en la que informó el cese de funciones por cinco días de dos de los representantes provinciales del INT por "incompatibilidad de funciones": los cesanteados fueron Gabriel Arias, representante provincial por San Luis y, nuevamente, Miguel Ángel Palma, de Santa Fe, que no tardó en compartir a través de su cuenta de Facebook su visión de los hechos y, entre otras cosas, explicó que desde hace veinte años ejerce distintos cargos en el INT, los que jamás despertaron acusaciones de incompatibilidad con sus otras ocupaciones: la docencia y dirección de institutos educativos.

Este lunes, y en vistas de que el alerta sobre la reducción de presupuesto estaba corriendo como reguero de pólvora en las redes de varios miembros de la comunidad teatral y había generado reacciones de estupor y angustia entre varios artistas (los perjudicados en caso de que las noticias de una merma presupuestaria se concretara), Allasino publicó a través de su cuenta un "Comunicado a la comunidad teatral" en el que respondió varias de las acusaciones que había hecho circular el "grupo corporativo del INT" -como suele denominar a sus enemigos internos- y desmintió el recorte en el presupuesto del Instituto Nacional del Teatro para 2019.

Consultado por LA NACION, el director ejecutivo del INT se explayó sobre los sucesos de la última semana.

-No debe resultar fácil sostener una gestión fluida existiendo una relación tan tensa entre el director ejecutivo y el Consejo de Dirección en general y el Secretario General del Consejo de Dirección (Miguel Ángel Palma) en particular. ¿Cómo describiría la situación del INT? ¿Puede decirse que el organismo atraviesa, nuevamente, una crisis institucional?

-Es imposible gestionar en estas condiciones. Pero esta crisis institucional supera ampliamente la novedad de las incompatibilidades halladas. Tiene que ver con una tensión política: el Instituto Nacional del Teatro adolece de una endogamia institucional que afecta la gestión del organismo desde hace años, y esta situación repercute negativamente en las posibilidades de acción que tienen como destinatarios no solo a los hombres y mujeres del teatro nacional, sino a la comunidad argentina en su conjunto. El accionar corporativo de funcionarios que se reiteran en diversos cargos desde hace muchos años, varios de ellos con cargos incompatibles, impide una gestión saludable por parte de quienes hemos asumido este desafío en diciembre de 2015, luego del año de la crisis más profunda que atravesó el INT, y que tiende (y tenderá) a repetirse, hasta tanto no se garantice la pluralidad de voces.

-¿Cuáles son los cargos que detentan los funcionarios que fueron apartados de su cargo por cinco días y deben definir su situación hasta mañana al mediodía?

-En el caso de Palma, un cargo docente con una carga de 30 horas cátedra (como Director) en el Instituto Superior de la Institución Centro Polivalente de Arte Ambrosio Morante Nº 3013, de la localidad de Rosario. En el caso de Arias, la docencia como Profesor Titular de Teatro en las Carreras de Profesor de Primaria, Lengua y Literatura, Historia, Geografía e Inglés; con 20 horas cátedras semanales. Es importante entender que la normativa indica que los funcionarios públicos pueden ejercer la función docente siempre y cuando la cantidad de horas no se exceda en la cantidad de 12 horas cátedra. La normativa indica que cuando se denuncia una incompatibilidad, hay que darle cinco días laborables al funcionario para que opte por un cargo u otro, y en esos días opera el cese de funciones. Dicha opción debe ser debidamente documentada. Pasado ese plazo, si no se da la opción, el funcionario queda inmediatamente cesante.

-¿Qué puede decir de las puestas en alerta de varios miembros del Consejo de Dirección y representantes provinciales acerca de la crisis presupuestaria que atravesaría el Instituto el año que viene?

-Los representantes que forman esta corporación que siempre acciona contra el Instituto (no son todos, por supuesto) están intentando generar alarma en la comunidad teatral afirmando que el problema actual es presupuestario, para despertar un alerta y movilizarlos [en contra de la gestión actual]. Por supuesto que estamos en un momento de complicaciones económicas, nadie está ajeno a ese contexto: a las dificultades habituales del INT -por no poseer autarquía financiera- se suma una situación coyuntural de crisis económica general, lo que afecta el flujo financiero, pero bajo ningún punto de vista afecta nuestros recursos, que están garantizados por la Ley Nacional del Teatro y la Ley de Presupuesto, que para este año ascenderán a 327 millones de pesos, o más, dependiendo de la autorización de nuestros activos financieros, y para el año siguiente serán de 336 millones, si el presupuesto se aprueba. También es importante decir que el director de Administración y Finanzas del Instituto, que es quien trabaja en el pedido del presupuesto cada año, es el mismo que el de la gestión anterior. Todos los directores vienen de gestiones anteriores y ese dato me parece importante de recalcar, para dar cuenta de que la forma de proceder no cambió en este sentido.

-Un incremento de 9 millones de pesos en un año de 40% de inflación no parece a priori una cifra muy auspiciosa.

-Pero fijate el presupuesto aprobado para 2017 fue de 176 millones y el aprobado para este año en curso fue de 327 millones. Quiero decir, hemos tenido casos en que de un año al otro hemos tenido un presupuesto aprobado que representó casi el doble al del año anterior, sin un 100 por ciento de inflación en ese período. De todas formas, es importante recalcar que toda esta discusión se da sobre un presupuesto 2019 que aún no está aprobado y que no contempla los activos financieros que todos los años recibimos, además del presupuesto aprobado en primera instancia. Sumando estos últimos, el presupuesto total estimado para 2019 asciende a la suma de 553 millones de pesos. Ese número, para 2018, fue de 402 millones de pesos. O sea, se estima un incremento del 38% interanual. La comunidad teatral jamás recibió tantos beneficios como en estos años, y seguiré trabajando por eso mientras pueda.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?