Cruzeiro-Boca: "10 de 12", la racha favorable que ilusiona al xeneize en un partido clave de la Copa Libertadores

El festejo de Zárate en el partido de ida ante Cruzeiro
El festejo de Zárate en el partido de ida ante Cruzeiro
Patricio Insua
(0)
3 de octubre de 2018  • 23:59

Como la rivalidad también impone respecto, para los equipos argentinos los duelos ante los conjuntos brasileños siempre son de cuidado, sobre todo si la definición es en la tierra de los pentacampeones del mundo. Pero de cara al encuentro ante Cruzeiro en Belo Horizonte por los cuartos de final, Boca llega con muy buenos antecedentes. Es que, en lo que va del milenio el conjunto de la Ribera disputó 12 series de eliminación directa ante elencos de Brasil por la Copa Libertadores y en diez salió victorioso, de las cuales ocho las definió de visitante.

En el año 2000 el Xeneize volvió a alzar la copa después de más de dos décadas y lo hizo ante Palmeiras. Luego de empatar 2-2 en la Bombonera y sin goles en San Pablo, se impuso en la definición por penales en la que Guillermo Barros Schelotto convirtió el primero de su equipo. Al año siguiente volvieron a cruzarse; fue en semifinales y otra vez tras dos igualdades Boca avanzó en la definición desde los 11 metros. Antes, en los cuartos de final, había dejado en el camino a Vasco Da Gama con un global de 4-0.

El modesto Paysandú lo sorprendió en la ida de cuartos de final de 2003 al imponerse 1-0, pero en el Mangueirao, de Belén, el conjunto de Carlos Bianchi lo dio vuelta 4-2 con una actuación superlativa de Guillermo, que marcó tres goles (dos de penal). Ese año Boca volvió a ser campeón al aplastar a Santos en la final: 2-0 en Buenos Aires y 3-1 en Brasil.

En 2004 el rival fue Sao Caetano y la instancia cuartos de final. Después de empatar 0-0 en Brasil y 1-1 en el estadio de Racing, Boca se clasificó en una definición por penales que había comenzado desfavorable por el disparo malogrado por Guillermo.

Dirigido por Miguel Ángel Russo, Boca volvió a ser campeón de América en 2007 al vapulear a Gremio en la final. Comandado por Juan Román Riquelme , autor de un gol en la ida y dos en la vuelta, los triunfos 3-0 y 2-0 le dieron a Boca la que hasta hoy es su última Copa Libertadores.

Al año siguiente eliminó a Cruzeiro en octavos de final con dos triunfos 2-1, pero después de ochos series victoriosas ante equipos brasileños por el campeonato sudamericano más prestigioso la racha se cortó en las semifinales ante Fluminese, que tras el empate 2-2 en Buenos Aires ganó 3-1 en Río de Janeiro.

Otra vez el rival fue el conjunto carioca en 2012, pero aquella vez en cuartos de final y con victoria xeneize en definición de visitante. Con Julio César Falcioni al mando, Boca llegó hasta la final en la que cayó ante Corinthians.

Precisamente con el Timao es también el antecedente más inmediato de Boca frente a clubes brasileños en series de eliminación directa de la Copa Libertadores. Fue en los octavos de final de 2013, con victoria 1-0 en Brandsen 805 y empate 1-1 en San Pablo. Ahora, con una buena ventaja de 2-0, el conjunto de los Mellizos buscará dejar atrás las dudas en el Mineirao para agregarle un eslabón más a la cadena de triunfos en Brasil.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.