Suscriptor digital

Palacio Acevedo: el último testigo del neoclasicismo criollo

El comedor es el ambiente más imponente del edificio, actual residencia de los embajadores de Arabia Saudita. Todas las piezas, fueron traídas especialmente de Orleans, datan del siglo XV.
El comedor es el ambiente más imponente del edificio, actual residencia de los embajadores de Arabia Saudita. Todas las piezas, fueron traídas especialmente de Orleans, datan del siglo XV. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones
(0)
3 de octubre de 2018  • 18:07

Son las siete de la tarde. Es la hora del iftar (la comida con que se rompe el ayuno) y la residencia del embajador de Arabia Saudita en Argentina es una fiesta. Es el día número 10 del Ramadán, el noveno mes del calendario musulmán, conocido en el mundo entero por ser el período en el que los fieles del islam practican el ayuno diario desde el alba hasta que se pone el sol. La mesa está lista para recibir invitados y compartir el iftar, una de las celebraciones más simbólicas en Medio Oriente.

El palacio emula las fachadas de los hôtels particuliers de París del siglo XVIII, tiene 2.000 metros cuadrados y es una de las pocas construcciones de Buenos Aires con verdadera piedra Brovillier mejor conocida como "París". Obra de los arquitectos Juan Manuel Acevedo, Alejandro Becú y Pablo Moreno
El palacio emula las fachadas de los hôtels particuliers de París del siglo XVIII, tiene 2.000 metros cuadrados y es una de las pocas construcciones de Buenos Aires con verdadera piedra Brovillier mejor conocida como "París". Obra de los arquitectos Juan Manuel Acevedo, Alejandro Becú y Pablo Moreno Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

EL ULTIMO TESTIGO DE LA BELLE EPOQUE

El entorno, sin embargo, es un comedor de estilo gótico que data de finales del siglo XV y cuyas piezas fueron traídas desde Francia para adornar el Palacio Acevedo, una de las últimas mansiones edificadas durante la Belle Epoque criolla. Fue en 1928 que el matrimonio formado por el arquitecto Juan Manuel Acevedo (1893-1980) e Inés Mercedes de Anchorena (1904-1965) decidió construir su residencia sobre la entonces denominada Avenida Alvear, que abarcaba desde el Hipódromo de Palermo hasta Plaza Francia. En ese entonces, él se desempeñaba como agregado cultural de la Embajada de Argentina en París, donde aprovechó para elegir el mobiliario y los objetos que iban a adornar su futura casa. El proyecto fue realizado por el mismo Juan Manuel, con la colaboración de sus colegas Alejandro Becú y Pablo Moreno. Acevedo vio en este proyecto una oportunidad única para reflejar el espíritu palaciego y monumental que imprimió en las más de doscientas obras que hizo a lo largo de su carrera como arquitecto. Una vez terminados los planos, la primera tarea fue encargar en Francia la ejecución del exterior del edificio, hecho en piedra calcárea. Las piezas que forman ambas fachadas se convirtieron en un rompecabezas que fue meticulosamente armado en Buenos Aires. Después, convocaron al gran paisajista Jean-Claude Nicolas Forestier -autor de los jardines de Bagatelle y del parque María Luisa de Sevilla- para el diseño del exterior. Su propuesta fue una combinación de esquemas geométricos siguiendo la más pura tradición francesa con detalles de inspiración morisca.

El grand salon es una muestra de la influencia europea que Juan Manuel Acevedo recibió mientras se desempeñó como agregado cultural de la Embajada de Argentina en París.
El grand salon es una muestra de la influencia europea que Juan Manuel Acevedo recibió mientras se desempeñó como agregado cultural de la Embajada de Argentina en París. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

Cabe destacar que el Palacio Acevedo es uno de los pocos edificios de su época que fue construido con verdadera piedra francesa. Esa meticulosidad se vio posteriormente reflejada en la decoración de los espacios interiores, que son una muestra de la autenticidad y calidad perseguida por Acevedo a lo largo de su vida. Pisos, chimeneas y boiseries fueron traídos desde Europa y se instalaron en los ambientes más importantes de la casa.

Un rincón del living, que exhibe detalles como una bandeja con pétalos de rosa y un cofre labrado típico de la península arábiga.
Un rincón del living, que exhibe detalles como una bandeja con pétalos de rosa y un cofre labrado típico de la península arábiga. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

Vista de la puerta que comunica el comedor con el living, una imagen en la que se conjugan dos estilos distintos pero estéticamente compatibles.
Vista de la puerta que comunica el comedor con el living, una imagen en la que se conjugan dos estilos distintos pero estéticamente compatibles. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

Terminado en 1932, el Palacio Acevedo, una de las varias mansiones que emergen en el borde de Barrio Parque, es una obra que refleja la arquitectura argentina de la primera mitad del siglo XX, que osciló entre un historicismo versátil y un racionalismo pragmático. Los objetos elegidos por los Acevedo-Anchorena para armar y decorar el entorno de la vida familiar fueron de una calidad artística única. Cualquier persona que ingrese en la actual residencia de los embajadores de Arabia Saudita en Argentina se sorprenderá por la simetría y la horizontalidad de los ambientes, además de la moderna iluminación de los cielorrasos, que fue pensada por Acevedo siguiendo las técnicas de muchos edificios neoyorquinos.

ORIENTE Y OCCIDENTE

En 1976, cuando los países del Golfo Pérsico cobraron protagonismo debido al auge del petróleo, Arabia Saudita puso sus ojos en América Latina. Ese año se establecieron relaciones diplomáticas con muchos países de la región, y Argentina no fue la excepción. El primer enviado del rey Fahd a Buenos Aires fue el embajador Fuad Nazir, que se enamoró del país y permaneció veintidós años al frente de la delegación diplomática saudí y se encargó de buscar una residencia para los embajadores del reino wahabita. En aquel entonces, el embajador Nazir tuvo una difícil tarea, ya que eran muy pocos los palacetes que se vendían, y tuvieron que pasar casi tres años para que un día llegara a oídos de Nazir el rumor de que Juan Manuel Acevedo, viudo y ya de avanzada edad, quería vender su casa. De inmediato, el embajador visitó la residencia e hizo su oferta. Se iniciaron así las negociaciones entre Buenos Aires y Riad y en 1979 el palacete ubicado sobre Avenida del Libertador al 2000 se convirtió en uno de los referentes de la vida diplomática en Argentina. Un lugar en el que la hospitalidad saudí brilla por su calidez y buen gusto.

La gran galería que comunica con los principales ambientes de la casa está completamente revestida en distintos mármoles europeos. Los cuatros sillones estilo Luis XV son de las pocas piezas que permanecen desde que los Acevedo inauguraron esta residencia, en 1932.
La gran galería que comunica con los principales ambientes de la casa está completamente revestida en distintos mármoles europeos. Los cuatros sillones estilo Luis XV son de las pocas piezas que permanecen desde que los Acevedo inauguraron esta residencia, en 1932. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

La chimenea de la biblioteca, cuyos balcones miran hacia Ortiz de Ocampo, refleja la calidez de este ambiente, que es el favorito de Sara Al-Madi cuando recibe a las mujeres de otros embajadores para tomar el té.
La chimenea de la biblioteca, cuyos balcones miran hacia Ortiz de Ocampo, refleja la calidez de este ambiente, que es el favorito de Sara Al-Madi cuando recibe a las mujeres de otros embajadores para tomar el té. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

Puerta oculta en la biblioteca que el arquitecto Juan Manuel Acevedo solía usar para sorprender a las visitas que lo esperaban. Esta escalera caracol conecta las tres plantas del edificio y es utilizada hasta hoy.
Puerta oculta en la biblioteca que el arquitecto Juan Manuel Acevedo solía usar para sorprender a las visitas que lo esperaban. Esta escalera caracol conecta las tres plantas del edificio y es utilizada hasta hoy. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

El bel-etage del Palacio Acevedo está compuesto por el comedor, el grand salon, la biblioteca y una sala estilo Luis XV. Revestida con una boiserie que Inés de Anchorena eligió para exhibir su colección de piedras duras, este ambiente está decorado con dos chesters tapizados en chenille.
El bel-etage del Palacio Acevedo está compuesto por el comedor, el grand salon, la biblioteca y una sala estilo Luis XV. Revestida con una boiserie que Inés de Anchorena eligió para exhibir su colección de piedras duras, este ambiente está decorado con dos chesters tapizados en chenille. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

Servicio de café árabe en plata, acompañado de dátiles, con el que se agasaja a cada invitado que llega a la residencia de los embajadores saudíes.
Servicio de café árabe en plata, acompañado de dátiles, con el que se agasaja a cada invitado que llega a la residencia de los embajadores saudíes. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

Fiel exponente del academicismo del siglo XVIII, su fachada está compuesta por un anticuerpo de tres arcadas, coronado por un frontón triangular en cuyo centro sobresale el escudo del Reino de Arabia Saudita.
Fiel exponente del academicismo del siglo XVIII, su fachada está compuesta por un anticuerpo de tres arcadas, coronado por un frontón triangular en cuyo centro sobresale el escudo del Reino de Arabia Saudita. Fuente: HOLA

Imagen de la década del 30 en la que el Rolls-Royce de Juan Manuel Acevedo abandona la residencia que el arquitecto construyó sobre Avenida del Libertador.
Imagen de la década del 30 en la que el Rolls-Royce de Juan Manuel Acevedo abandona la residencia que el arquitecto construyó sobre Avenida del Libertador. Fuente: HOLA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?