Suscriptor digital

Lionel Messi brilla en Wembley con dos goles: la admiración de sus compañeros y rivales

Messi define cruzado; Lloris se va para el otro lado: el cuarto gol de Barcelona frente a Tottenham
Messi define cruzado; Lloris se va para el otro lado: el cuarto gol de Barcelona frente a Tottenham Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
3 de octubre de 2018  • 19:16

Lionel Messi le tira besos a la cámara en cada uno de sus dos goles y Barcelona se enamora más de su N° 10, mientras avanza en su obsesión de la temporada: la Champions League . Un 4-2 en Wembley ante un diezmado Tottenham (faltaron Eriksen, Dele Ali, Dembelé, Vertonghen, Aurier) lo pone al frente del Grupo B, junto con Inter, y le sirve para reponerse del bache en la Liga de España, en la que obtuvo dos de los últimos nueve puntos.

Messi, sumado el hat-trick en la apertura ante PSV Eindhoven, acumula cinco goles en dos partidos. Se impuso volver a conquistar el título europeo y se exige en función de esa misión. Todo es a partir de Messi. Lo admitió el director técnico Ernesto Valverde tras el partido: "Es un seguro de vida". Se deslumbró su compañero Philippe Coutinho: "Es el mejor de la historia, siempre hace cosas nuevas". Lo toma como un maestro Arthur, el volante que hace unos meses llegó de Gremio de Porto Alegre: "Messi es increíble. Estoy feliz por poder jugar a su lado y aprender de él". Se rinden los adversarios, como Erik Lamela, autor del segundo gol de Tottenham: "Es un placer ver jugar a Messi".

A Messi se lo escucha poco -algunas versiones indican que Gerard Piqué le reclamó más presencia ante los micrófonos, ahora que es primer capitán-, pero en lo que dice suele dejar algún significado de peso. Sus últimas palabras públicas apuntaban a una disconformidad con el rendimiento general del equipo y con el funcionamiento defensivo en particular. Barcelona había perdido el paso en la Liga de España, expuesto a la discontinuidad en el ataque y a varias fallas defensivas, que no fueron plenamente subsanadas ante Tottenham, que además de los goles tuvo ocasiones para empatar 3-3, hasta que apareció el rosarino para sellar el 4-2. Con una satisfacción que se le notaba en el rostro, tras el triunfo expresó: "Necesitábamos recuperarnos, creo que hicimos un muy buen primer tiempo".

No era un partido más para Messi y lo demostró al ponerse al frente del triunfo. Muy activo con la pelota, decisivo en la gambeta, profundo para buscar el arco, asociativo como siempre con Jordi Alba. En el plantel de Barcelona había una conjura: era un partido para reivindicarse. A eso invitaba Wembley, majestuoso en su ambiente, pero con un campo deteriorado en su zona central por el ring que se montó para la pelea Joshua-Povektin. Una de las catedrales mundiales del fútbol saludó a Messi con una ovación cuando las formaciones fueron anunciadas por la pantalla gigante. Público generoso, al que el N° 10 le retribuyó con una gran actuación, aunque eso redundara en una derrota de Tottenham, que suma dos derrotas en igual cantidad de partidos.

Antes de los goles, Messi, en dos jugadas muy similares, había dejado dos remates en los postes. La estadística entregaba un dato curioso: en la temporada, el rosarino llevaba más remates en los palos (9) que goles (8). Luego pasó al frente en el rubro eficacia. Esforzado y sacrificado como siempre, algo comprobable en su movimiento de arrastrar marcas y dejar pasar la pelota para que definieran sus compañeros en dos goles, Luis Suárez no hace goles de visitante por la Champions desde septiembre de 2015, a Roma. Por ahora, Messi se encarga de cubrir la cuota de su amigo. Agregó a Tottenham en la lista de sus víctimas inglesas. Antes lo sufrieron Manchester City (seis goles), Manchester United (2), Arsenal (9), Chelsea (3). Solo se le resiste Liverpool.

Otra remontada de Inter

Como ante Tottenham, Inter dio vuelta una desventaja y se impuso 2-1 a PSV Eindhoven, con un gol de Mauro Icardi, que en una larga asistencia aprovechó un choque entre el arquero y un defensor. Lautaro Martínez estuvo en el banco, no ingreso. Inter, que volvió a la Champions tras seis años, está primero con seis puntos en una zona muy competitiva, en la que debería disputar con Tottenham una de las dos plazas clasificatorias.

Uno de Di María en la goleada de PSG

En su primer partido tras haber renovado contrato con París Saint Germain hasta 2021, Ángel Di María, que se decidió a continuar por la consideración que le tiene el nuevo técnico Thomas Tuchel, marcó un gol en el 6-1 a Estrella Roja.

Neymar hizo un hat-trick, llegó a los 30 tantos por Champions e igualó el récord de Kaká, el brasileño más goleador en la competencia. PSG , que en el debut había caído ante Liverpool, recuperó terreno en un grupo que promete ser muy interesante, sobre todo después de que Napoli venciera1-0 a Liverpool para llegar al primer puesto.

El sello de Griezmann

Después del Mundial, Antoine Griezmann no había tenido una actuación tan destacada como la que completó con dos goles en el triunfo 3-1 sobre Brujas, que acomoda al Atlético de Madrid en la cima, con seis puntos, al igual que Borussia Dortmund, que batió 3-0 a Monaco. El delantero francés ni siquiera entró en la terna del premio The Best que obtuvo hace poco Luka Modric. Diego Simeone salió a defenderlo cuando lo consultaron sobre la frase que dijo Griezmann, que dijo sentirse en condiciones de sentarse a la mesa de Messi y Cristiano: "Para mí fue el mejor del mundo en la temporada pasada"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?