La sombra del banquero Brito regresa sobre Ciccone

En los fundamentos de la condena a Boudou, los jueces advirtieron sobre su papel en la maniobra
En los fundamentos de la condena a Boudou, los jueces advirtieron sobre su papel en la maniobra Fuente: Archivo
Hernán Cappiello
(0)
4 de octubre de 2018  

La sombra del Banco Macro y su dueño, el banquero Jorge Brito, volvió a posarse sobre el caso Ciccone . La mayoría del tribunal que condenó a Amado Boudou a 5 años y 10 meses de prisión por quedarse con las acciones de la empresa que imprime papel moneda difundió los fundamentos de su fallo, en los que enfatizó que el exvicepresidente fue el autor del plan criminal motivado por el lucro, pero dejó sobrevolando sobre el negocio a los inversionistas que inyectaron capital para hacerlo posible.

Los jueces Guilermo Costable y Pablo Bertuzzi señalaron que hay firmes indicios de su participación en el plan criminal, pero no fueron más allá porque dijeron que está fuera del objeto de este juicio. En rigor, esa parte de la causa aún la tiene el juez Ariel Lijo y nunca fue elevada a juicio. Al no haberlos juzgado, no pueden avanzar con un juicio de certeza sobre el banquero.

Pero la tercer jueza del tribunal, Gabriela López Iñiguez, fue más allá y señaló que el Banco Macro y su exdirector Jorge Brito fueron los verdaderos dueños de la imprenta Ciccone y que había una sociedad de Boudou con ellos para facilitarles tomar el control de la empresa.

La jueza, en su voto en disidencia, entendió que la figura por la que se debía condenar a Boudou era una tentativa de cohecho y que debió merecer una pena inferior a la que le fue impuesta, lo mismo que con respecto a su amigo José María Núñez Carmona , por lo que se pronunció por una de 4 años y medio.

Al mismo tiempo, señaló que debe considerarse la actuación del extitular de la AFIP Ricardo Echegaray , que no fue alcanzado por este juicio. No sin cierta ironía, López Iñiguez escribió: "No hemos podido llegar a conocer cuáles eran los vínculos que unían al exadministrador federal Ricardo Echegaray con Jorge Brito y sus estrechos colaboradores del grupo económico Macro (Máximo Lanusse, Alejandro Almarza, etc.), siendo el único dato objetivo constatable a este respecto, en el sentido de la existencia de algún elemento en común, el hecho de que ninguno de ellos ha sido procesado con o sin prisión preventiva ni se ha elevado aún a juicio oral este tramo de la causa".

Para la jueza, las acciones de Ciccone no iban a ir a parar a manos de Boudou, sino que el verdadero dueño del negocio era el banquero Brito. La magistrada incluso puso en duda que Boudou, al interesarse en el negocio y poner en juego su injerencia, tuviera un afán de lucro. Sostuvo que se interesó y puso plata a través de sus allegados y luego intercedió ante la AFIP para levantar la quiebra de modo de salvar la empresa, que tenía una importancia política estratégica. "Amado Boudou, como funcionario público, ha exteriorizado actos ejecutivos que constituyeron una suerte de 'puente de plata', tendientes al objetivo de obtener un rédito para un tercero, que resultó ser el grupo inversor Macro (en la persona de Jorge Brito y sus colaboradores)".

Para la jueza, las acciones no fueron a parar a manos de Boudou como una dádiva, aunque al final escribió que "no puede descartarse de plano que su ultrafinalidad haya sido distinta o convergente con un posible fin de lucro, consistente en resolver una necesidad política que motivó su actuación inicial".

Más allá de estas consideraciones, los jueces que conformaron el voto de la mayoría, Costabel y Bertuzzi, entendieron que Nicolás Ciccone, por un lado, y Amado Boudou, José María Núñez Carmona, Alejandro Paul Vandenbroele, César Guido Forcieri y Rafael Resnick Brenner, por otro, y conformando un grupo delictivo, convergieron en la perpetración de un emprendimiento criminal complejo, ideado, planificado y ejecutado". Y que tuvieron dos objetivos: rescatar a Ciccone en quiebra y hacer negocios con el Estado. "Se ideó, planificó y llevó adelante un negociado de alto voltaje delictivo" con un único afán de lucro personal, dijeron. Para estos jueces, Boudou fue la figura central y quien planificó y ejecutó la maniobra para quedarse con las acciones de la empresa que fabricaba papel moneda por lo atractivo que le resultaba la posibilidad de un "jugoso negociado" que el exministro "no dejó pasar en absoluto".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.