El candidato de Trump acusado de agresión sexual, más cerca de la Corte tras un criticado informe del FBI

La investigación exprés no halló evidencias de las imputaciones al juez Kavanaugh, acusado de agresión sexual
La investigación exprés no halló evidencias de las imputaciones al juez Kavanaugh, acusado de agresión sexual Fuente: Archivo - Crédito: Bryan R. Smith/AFP
Rafael Mathus Ruiz
(0)
4 de octubre de 2018  • 11:36

WASHINGTON.- Brett Kavanaugh, el juez federal acusado de agresión sexual y de haber mentido bajo juramento en el Congreso, quedó a un paso de integrar la Corte Suprema de Justicia luego de que la Casa Blanca y los republicanos en el Senado cerraron filas y lo blindaron de la furia de los demócratas y de medio país para lograr, así, su objetivo de arraigar una mayoría conservadora en el máximo tribunal de Estados Unidos .

En un clima de profunda división y crispación, el oficialismo intentaba apurar la confirmación de Kavanaugh en el Senado, recostado en un criticado informe del FBI sobre la investigación por las acusaciones de agresión sexual contra el juez.

Esa investigación recibió una lectura antagónica desde ambos lados de la grieta: mientras los republicanos la tildaron de "minuciosa" y dijeron que exculpaba al magistrado de las denuncias, los demócratas la calificaron de "incompleta" y "una completa farsa" y acusaron al gobierno de Donald Trump de maniatar el trabajo de los agentes.

Ayer, la calma que suele envolver al Capitolio quedó desterrada por un día de furia y manifestaciones.

La investigación del FBI-la séptima sobre Kavanaugh- partió de un acuerdo entre republicanos y demócratas en el Senado luego del dramático testimonio de Christine Blasey Ford, que acusó al juez de haberla agredido sexualmente, borracho, hace 36 años. Kavanaugh fue acusado, después, por otras dos mujeres.

El juez negó todas las acusaciones en un controvertido y encendido testimonio que generó dudas sobre su credibilidad y su carácter para integrar la Corte: varios excompañeros de la universidad lo acusaron de mentir sobre su pasado.

El FBI dejó fuera de su investigación a varios testigos claves, una crítica a la pesquisa que hicieron los demócratas, los abogados de Ford y Michael Avenatti, representante de otra de las mujeres que denunciaron a Kavanaugh. La revista The New Yorker publicó testimonios de personas con información sobre las denuncias que nunca hablaron con el FBI.

"Una investigación del FBI que no incluyó una entrevista a Christine Blasey Ford ni a los testigos que corroboran su testimonio no se puede llamar una investigación", afirmó el equipo de abogados de Ford en un comunicado. "Estamos profundamente decepcionados de que después del tremendo sacrificio que hizo al presentarse quienes dirigieron la investigación del FBI no estuvieran interesados en buscar la verdad", añadió.

El informe, deshilachado por los abogados de las mujeres que acusaron a Kavanaugh y la oposición demócrata, fue tratado como un documento de altísima sensibilidad y confidencialidad.

El FBI envió una copia al Senado para los 100 senadores, que debieron ir en tandas a leerlo a una instalación compartimentada de información sensible (SCIF, por sus siglas en inglés), un cuarto "seguro", portátil, donde suelen discutirse temas de seguridad nacional, para revisar el documento.

"Estamos seguros de que el informe del FBI no corroboró ninguna de las acusaciones contra el juez Kavanaugh. Y lo segundo que sabemos con certeza es que no hay forma de que lo que hagamos satisfaga a los demócratas", dijo el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, en una conferencia de prensa.

Antes, en el recinto del Senado, McConnell había ofrecido otra defensa cerrada de Kavanaugh con una dosis de irritación.

"Por el amor de Dios, ¡esto es Estados Unidos de América!", bramó. "Se supone que todos son inocentes hasta que se pruebe lo contrario en este país. El Senado no debe establecer un precedente fundamentalmente antiamericano aquí", exigió.

Una apuesta del presidente: El juez federal Brett Kavanaugh, de 53 años, la apuesta de Trump para cubrir la vacante en la Corte Suprema de Estados Unidos, quedó bajo fuego en las últimas semanas tras conocerse tres acusaciones sucesivas de agresión sexual en fiestas de estudiantes en la década del 8
Una apuesta del presidente: El juez federal Brett Kavanaugh, de 53 años, la apuesta de Trump para cubrir la vacante en la Corte Suprema de Estados Unidos, quedó bajo fuego en las últimas semanas tras conocerse tres acusaciones sucesivas de agresión sexual en fiestas de estudiantes en la década del 8 Fuente: AP

Tim Kaine, senador por Virginia y excandidato a vicepresidente de Hillary Clinton , resumió en un mensaje en Twitter el pensamiento de la oposición: "Esta llamada 'investigación' es una completa farsa", publicó.

Pese a ese tipo de críticas, los republicanos se mostraron decididos a aprobar la nominación de Kavanaugh y enviarlo a la Corte, donde su designación arraigará una mayoría conservadora de cinco jueces en el máximo tribunal por varias décadas.

"La Casa Blanca está ciento por ciento con Kavanaugh", dijo la vocera presidencial, Sarah Sanders, en una entrevista con la cadena Fox. Su número dos, Raj Shah, había anunciado el envío del informe del FBI al Senado en un mensaje en Twitter a las 2.24, en el que dijo que tenían "plena confianza" en su confirmación.

Centenares de personas -en su mayoría mujeres- se reunieron al mediodía en el Mall de Washington para marchar contra la nominación de Kavanaugh, en una protesta que tuvo el mismo tinte de otras manifestaciones contra el gobierno de Trump, como la multitudinaria Marcha de las Mujeres. Varias personas llevaban carteles con una foto de Kavanaugh y la leyenda: "KAVA NOPE".

"Vi el testimonio de Kavanaugh y me horrorizó que le gritara a la gente", dijo Cornelia Randolph, de 58 años, que llevaba un vestido pintado con una pregunta: "¿Cuántas veces ha mentido bajo juramento?".

La protesta dejó también un mensaje político de cara a las próximas elecciones legislativas del 6 de noviembre, en las que se pondrá en juego el control del Congreso: "¡Este noviembre nos acordaremos!".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?