Suscriptor digital

Cajero y café: así funciona el primer coffee banking del país

Banco Galicia y Starbucks abrieron una sucursal en conjunto
Banco Galicia y Starbucks abrieron una sucursal en conjunto
Sofía Diamante
(0)
4 de octubre de 2018  • 14:53

Luego de que el Banco Central permitiera a los bancos en marzo pasado ofrecer espacios de reunión con el propósito de "mejorar la experiencia de los usuarios de servicios financieros y fomentar la bancarización", las entidades bancarias comenzaron a diseñar propuestas para adaptarse a la nueva normativa.

En ese sentido, Banco Galicia se unió con la cadena de cafés Starbucks para abrir en conjunto una nueva tienda que ofrece asesoramiento financiero y servicios de cafetería, y donde el usuario puede estar conectado al teléfono, utilizando Internet.

La sucursal se inauguró en la esquina de Las Heras y Billinghurst, en el barrio de Recoleta, y ofrece todos los servicios tradicionales de un banco, como la posibilidad de abrir una cuenta bancaria, pedir una tarjeta de crédito o sacar un préstamo, menos las prestaciones que tienen que ver con los puestos de caja (depósitos y extracciones grandes y compra de moneda extranjera, entre otras).

Estos servicios tienen un horario ampliado que no se limita al tradicional de 10 a 15 horas, sino que está disponible de lunes a viernes hasta la noche y durante los fines de semana y feriados.

Asimismo se puede acceder a las prestaciones tradicionales de la confitería como mesas compartidas, wifi y enchufes para trabajar y estudiar. Starbucks, que tiene 10 años de presencia en la Argentina, ya incursionó con el modelo "coffee banking" en otros países.

"Es un modelo muy cercano para distraerse y para que en el mismo momento, en caso de precisarse, se pueda hablar con un oficial para asesorarse. Buscamos con esta propuesta tener una mayor cercanía con los clientes", dijo Diego Baccini, gerente de sucursales del Banco Galicia, que señaló que tienen 320 sucursales. "Este modelo es el primero y esperamos que no sea el último", dijo.

Otros bancos que comenzaron a ofrecer estos servicios son el Banco Macro, en su nueva torre de Retiro, y el Bind Banco Industrial, que había alquilado un espacio a Starbucks en su casa central en microcentro.

El Banco Central dispuso que "las dependencias automatizadas podrán ofrecer espacios de reunión y otros bienes y servicios prestados por terceros (por ejemplo, una cafetería o librería), con el propósito de continuar mejorando la experiencia de los usuarios de servicios financieros y fomentar la bancarización".

Y además habilita a las entidades a utilizar "redes de comunicación de datos (ej. Wi Fi) y dispositivos móviles de comunicación". Pero por una cuestión de seguridad, tienen que ser sucursales automatizadas: pueden tener terminal de autoservicios y cajeros, pero no puede haber caja, nadie puede llevar ni retirar dinero.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?