Suscriptor digital

Los ministros de Salud del G-20 acordaron las cuatro prioridades sanitarias globales

La reunión ministerial del capítulo Salud del G20 definió en Mar del Plata la agenda sanitaria global
La reunión ministerial del capítulo Salud del G20 definió en Mar del Plata la agenda sanitaria global Crédito: G20 Argentina
Fabiola Czubaj
(0)
4 de octubre de 2018  • 13:28

Las autoridades sanitarias de los países del G-20 definieron ayer las nuevas prioridades de la agenda global de salud que analizarán los presidentes y líderes políticos en la cumbre prevista para el 30 de noviembre próximo. En la reunión ministerial en Mar del Plata, que comenzó temprano en el NH Gran Hotel Provincial, los delegados de 24 países, la Unión Europea y organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), acordaron alcanzar más de una decena de metas en los próximos años con criterios unificados.

En una declaración de 43 puntos, y como lo anticipó LA NACION, los funcionarios definieron cuatro prioridades comunes: la resistencia antimicrobiana (la capacidad de las bacterias de evadir el efecto de los antibióticos); la malnutrición infantil por sobrepreso y obesidad; el fortalecimiento de los sistemas sanitarios para ampliar el acceso de la población a la cobertura universal de salud, y la preparación de los sistemas de salud para responder a las crisis y las pandemias.

"Hemos puesto en agenda muchísimos temas de importancia global, como la expansión de la cobertura universal en salud, la prevención y el control del sobrepeso y la obesidad infantil, y la resistencia antimicrobiana", dijo el secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, que presidió el encuentro de alto nivel.

Fue pasado el mediodía, tras la foto grupal de rigor. El funcionario participó de una conferencia de prensa con Thomas Gebhart, secretario de Estado Parlamentario del Ministerio de Salud de Alemania, y Chieko Ikeda, viceministra de Salud Global de Japón. En términos del G-20, forman la troika: el trío de países que preside la cumbre este año, lo hizo el año pasado y, como Japón, lo hará en 2019. Así, de acuerdo con la organización, se asegura la continuidad de la agenda de trabajo.

Ante los medios acreditados, Gebhart destacó la incorporación de la obesidad y el sobrepeso infantil a la agenda de los países que representan un tercio de la población mundial. Lo consideró "un gran paso adelante", además de coincidir con sus pares en señalar la necesidad de que las personas accedan efectivamente a una alimentación saludable a través de políticas que incorporen la información pública. Ikeda, en tanto, agregó: "Tenemos que tener en cuenta que el primer paso es la educación".

"Venimos trabajando desde principios de año una agenda que incluye la malnutrición centrada en el sobrepeso y la obesidad infantil, la resistencia antimicrobiana, la cobertura universal de salud y la respuesta de los sistemas de salud a las emergencias y desastres naturales como los principales problemas a resolver en el ámbito de la salud de los países -señaló Rubinstein-. Desde el sector de la salud, debemos mostrar liderazgo y promover las acciones necesarias para disminuir el impacto de estas problemáticas y advertir a la población sobre sus riesgos y consecuencias."

Adolfo Rubinstein, secretario de Salud de la Nación, presidió la reunión ministerial en Mar del Plata junto con Paula Scaglione (izq) y Analía López, coordinadora de los equipos técnicos
Adolfo Rubinstein, secretario de Salud de la Nación, presidió la reunión ministerial en Mar del Plata junto con Paula Scaglione (izq) y Analía López, coordinadora de los equipos técnicos Crédito: Prensa G20 Argentina

De acuerdo con la Declaración de Ministros de Salud del G-20 consensuada ayer, los delegados también asumieron siete compromisos a revisar en la cumbre de Japón el año que viene. Son:

  • Implementar políticas basadas en el peso de la evidencia científica para abordar la resistencia antimicrobiana y promover el acceso a los medicamentos adecuados, en la dosis adecuada, en el momento correcto, de forma asequible y durante la duración correcta del tratamiento.
  • Compartir las mejores prácticas y aprender las experiencias y los conocimientos de otros miembros del G-20 para mejorar las respuestas nacionales y regionales a la resistencia antimicrobiana con el enfoque "Una Salud", que incluye la cadena de cuidados que hay que promover desde la granja, con la cría de animales y los cultivos, hasta el consumo de los alimentos.
  • Trabajar con las partes interesadas, incluida la industria, para desarrollar nuevos fármacos antimicrobianos seguros, eficaces y asequibles, además de mantener el suministro mundial de los medicamentos existentes y reconocer el papel único de las pequeñas y medianas empresas de biotecnología en el desarrollo de productos.
  • Tomar medidas para abordar la malnutrición, con un enfoque en el sobrepeso y la obesidad infantil, sin dejar de reconocer que la desnutrición y la deficiencia de micronutrientes siguen siendo una de las principales causas de muerte y enfermedad en muchas partes del mundo.
  • Mejorar la disponibilidad y el acceso a opciones de alimentación saludable a través de esfuerzos intersectoriales, promover entornos alimentarios saludables, fomentar la reformulación de alimentos y el etiquetado nutricional para ayudar a los consumidores a tomar decisiones, promover tamaños adecuados de las porciones y promover estilos de vida más saludables mediante dietas saludables y el ejercicio
  • Promover la actividad física con una mejor concientización, conocimiento y entorno físico y social junto con otros sectores
  • Cooperar entre los países y sectores para crear una fuerza laboral de salud adecuadamente capacitada con condiciones de trabajo apropiadas y seguras

Otros objetivos

Además de señalar la importancia del trabajo con los organismos internacionales, como la OMS y el Banco Mundial, entre otras entidades, los ministros reconocieron en el documento "el primer objetivo mundial de tratar 1,5 millones de personas con tuberculosis resistente a los medicamentos, incluidos 115.000 chicos", entre otros puntos en las cuatro prioridades consensuadas.

"Los países pueden desear integrar, según proceda, la medicina tradicional y complementaria científicamente comprobada, para asegurar la seguridad, la calidad y la eficacia de los servicios de salud", concedieron en el punto relacionado con la malnutrición asociada con el sobrepeso y la obesidad infantil.

Al referirse al fortalecimiento de los sistemas sanitarios, también abordaron la circulación de medicamentos falsos o subestándar (sin el efecto que debería tener por distintas causas): "La producción, la distribución y el uso de medicamentos de baja calidad y falsificados obstaculizan el progreso en las prioridades del G-20, incluida la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos y la tuberculosis, y la creación de sistemas de salud resilientes", se lee en el documento.

También las vacunas tuvieron un lugar. "Reconocemos el rol de la prevención primaria a través de las vacunas como una de las estrategias de salud pública más costo efectivas con un impacto significativo en la reducción de la mortalidad y la prevención de la resistencia a los medicamentos -apuntaron los ministros-. Reconocemos que se necesitan sistemas de salud pública sólidos para hacer frente a las enfermedades infecciosas, como el VIH/sida, la tuberculosis, el paludismo y las enfermedades tropicales desatendidas."

Ejercicio práctico

Por la tarde, los funcionarios participaron de un ejercicio práctico: cómo enfrentar la propagación a distintos países de una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Escherichia coli resistente a cualquier tratamiento disponible, una presión extra para cualquier sistema sanitario.

El simulacro se organizó con el Departamento de Salud y Seguridad Social del Reino Unido, la Organización Mundial de la Salud, el Public Health England, la Organización Mundial de Sanidad Animal y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés).

La reunión ministerial del capítulo de Salud del G20 incluyó un simulacro de propagación de una infección bacteriana resistente a las terapias disponibles
La reunión ministerial del capítulo de Salud del G20 incluyó un simulacro de propagación de una infección bacteriana resistente a las terapias disponibles Crédito: Prensa G20 Argentina

"Los desastres naturales, las catástrofes y las enfermedades infecciosas potencialmente pandémicas representan, hoy, una amenaza para la salud internacional que puede poner a prueba nuestros sistemas de salud -dijo Rubinstein-. Las experiencias pasadas han demostrado que los desafíos de salud global no pueden ser abordados por un solo país o por el sector de la salud. En cambio, requieren un compromiso integral para hacerles frente".

En uno de los puntos del documento, las autoridades sanitarias hicieron un llamado de atención: "Solicitamos a la OMS que siga desarrollando y revisando el Fondo para Contingencias en Situaciones de Emergencia (FCE), revise su desempeño y demuestre sus beneficios", además de alentar a los países miembros "a que contribuyan al FCE para que la OMS pueda dar una primera respuesta rápida y adecuada a las crisis sanitarias para salvar vidas, aliviar el sufrimiento y mantener la dignidad de los necesitados".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?