6 plantas medicinales para desintoxicar tu cuerpo

Crédito: Ilustraciones de Maitén y Catalina Guerrico.
Ivonne L'Estrange
(0)
9 de octubre de 2018  • 16:11

Conocé estas 6 plantas medicinales para limpiar tu piel de toxinas, purificar tus órganos y liberarte de esas emociones que te intoxican.

Artemisa

  • Artemisia vulgaris
  • Cómo reconocerla: sus hojas llaman la atención por ser verdes en la cara superior y blanquiverdes en el reverso. Tiene racimos de flores pequeñas de color naranja rojizo. Puede crecer hasta un poco más de un metro.
  • Ideal para: las mujeres, porque es considerada una poderosa planta femenina. En la antigüedad era recolectada por las mujeres, pero solo con la mano izquierda.
  • Beneficios físicos: sus principales propiedades están relacionadas con regularizar el ciclo de la mujer, calmar el dolor menstrual y aliviar los síntomas de menopausia. También ayuda a que se desprenda la placenta después del parto. Es una potente hierba antiparasitaria y, si sos friolenta, te regulariza la temperatura corporal.
  • Beneficios emocionales: calma la mente, brinda tranquilidad y baja la ansiedad. Sobre todo, te quita los pensamientos rumiantes.
  • Cómo consumirla: por tener un principio activo tóxico llamado tuyona, es conveniente evitar que la tomen los chicos. Tampoco hay que consumirla durante el embarazo ni la lactancia. Para hacer una infusión, colocá un puñado de planta seca o dos puñados de planta fresca en un litro de agua. Al romper el hervor, apagá, tapá el recipiente y dejá reposar durante 15 minutos. Luego, se cuela y se toman hasta cuatro tazas distribuidas durante el día.

Crédito: Ilustraciones de Maitén y Catalina Guerrico.

Árnica

  • Arnica montana L.
  • Cómo reconocerla: es una planta silvestre que crece en la montaña y en las altas praderas. La altura mínima en la que aparece es de 800 metros, ahí donde la vida es dura y es fácil caerse y golpearse. Tiene tallos verdes y flores amarillas o naranjas. Posee un olor delicado y suave parecido a la manzanilla.
  • Ideal para: tener siempre a mano en el botiquín, especialmente si tenés chicos. Podés usarla en caso de caídas, chichones o picaduras de mosquitos.
  • Beneficios físicos: se la conoce como "la hierba de las caídas". En forma de crema o aceite, podés usarla para golpes, torceduras, sobreesfuerzos o inflamación de la piel y los músculos. También es muy efectiva para tratar padecimientos relacionados con la piel. La podés aplicar en las ampollas cuando todavía no están abiertas y sirve para eliminar las marcas de acné o de estrías.
  • Beneficios emocionales: por su alta toxicidad, su uso es principalmente externo. Pero la podés consumir en preparaciones homeopáticas. Su mayor virtud es sanar el "shock" que producen los golpes físicos y los emocionales.
  • Cómo consumirla: para preparar aceite de árnica, necesitás dos cucharadas grandes de flores secas y un cuarto de litro de aceite de almendras. Dejalas macerar durante una semana completa en un lugar oscuro, luego colalas y guardalas en un frasco de vidrio.

Melisa

  • Melissa officinalis
  • Cómo reconocerla: crece de forma silvestre en suelos húmedos, arenosos y bien drenados. Es de sabor alimonado y sus flores pequeñas y blancas atraen las abejas e insectos. Puede alcanzar hasta un metro de altura.
  • Ideal para: las personas que sufren de insomnio, son nerviosas o tienen problemas digestivos.
  • Beneficios físicos: es una aliada natural para tratar la ansiedad y el estrés. Sus propiedades tranquilizantes relajan los músculos y los pensamientos. Al mismo tiempo, te ayuda a recuperar la calma y la concentración mental. Por eso, después de tomarla, vas a poder dormir mejor.
  • Beneficios emocionales: desde la tradición mágica se cree que la melisa ayuda a sonreír de nuevo. Su gran poder oculto es la ilusión, una energía que abre las puertas de nuestro poder interno y ayuda a decir que no a todo lo negativo. Tal vez por eso es una buena compañera para curar las penas, el desencanto o la tristeza que pueden acompañarnos en algunos momentos de la vida.
  • Cómo consumirla: para hacer una infusión, colocá un puñado de hierba seca o dos puñados de hierba fresca en un litro de agua. Al romper el hervor, apagá, tapá el recipiente y dejá reposar durante 15 minutos. Luego, podés colarla y tomar hasta cuatro tazas distribuidas durante el día.

Cola de caballo

  • Equisetum arvense L
  • Cómo reconocerla: es una hierba sin flores. Tiene dos tipos de tallos. Unos son fértiles, miden de 10 a 20 cm de altura, aparecen al principio de la primavera, no se ramifican y terminan en una espiga de esporas color beige. Los estériles se usan en fitoterapia. Son más grandes, de color verde, huecos y con nudos.
  • Ideal para: la desintoxicación de todos los órganos internos y de la piel, porque es una planta muy rica en silicio y potasio.
  • Beneficios físicos: la propiedad más notable es ser una hierba remineralizante y diurética. Como aumenta el fluido urinario, se la utiliza para remediar la retención de líquidos, los cálculos renales, las infecciones urinarias y la cistitis. Además, el silicio hace que sea muy buena para prevenir la osteoporosis, recuperar las articulaciones dañadas y fortalecer uñas y cabellos frágiles. También es un gran antioxidante que depura la sangre.
  • Beneficios emocionales: al ser una planta salada, es una gran ablandadora; te quita las rigideces del cuerpo y de la mente.
  • Cómo consumirla: se puede preparar una infusión o se la puede utilizar en un té detox que se prepara así: hervir un litro de agua con una cucharada de cola de caballo y diente de león; apagar el fuego y agregar una cucharada de manzanilla y otra de menta; tapar y dejar reposar diez minutos. Este té se toma con unas gotas de estevia y posee un efecto diurético potente, por eso no podés tomar más de un litro por día.

Crédito: Ilustraciones de Maitén y Catalina Guerrico.

Valeriana

  • Valeriana officinalis
  • Cómo reconocerla: es una planta de flores rosa pálido y hojas dentadas que crece en zonas húmedas, sobre todo al lado de los ríos. Sus raíces tienen olor desagradable, pero son poderosas.
  • Ideal para: tomar en días de mucha actividad o acontecimientos que te llevan al estrés, la ansiedad y los nervios -como un viaje, una boda o una mudanza-.
  • Beneficios físicos: el principal es calmar los nervios y curar el insomnio. Por eso, si estás pasando un momento de ansiedad o estresada o agotada físicamente, te va a ayudar a dormir mejor. También sirve para situaciones en las que te sentís tan nerviosa que la garganta se te cierra, tenés palpitaciones, un nudo en el estómago o padecés bruxismo por las noches. La valeriana estabiliza el ritmo cardíaco y relaja los músculos.
  • Beneficios emocionales: básicamente, es sedante y relajante. Por eso te ayuda a aliviar la angustia, la tristeza, la hipocondría y el nerviosismo.
  • Cómo consumirla: para hacer un té de valeriana, comprá raíces en una dietética. Después, calentá una taza de agua hasta que hierva. Retirala del fuego y ponele 10 gramos de valeriana (aprox. una cucharada). Dejá reposar por diez minutos, luego colalo y ya está listo para tomar (lo ideal es no tomar más de 3 tazas por día). Si lo vas a usar para dormir, conviene que lo tomes media hora antes de ir a la cama, si no, podría tener el efecto contrario.

Diente de león

Crédito: Ilustraciones de Maitén y Catalina Guerrico.

  • Taraxacum officinale
  • Cómo reconocerla: sus hojas son dentadas, duras y ásperas. Llama la atención por sus flores amarillas y su fruto, que tiene un penacho plumoso que suele soplarse pidiendo deseos. La podés encontrar en el campo, en los caminos y en los jardines, tanto que para los jardineros es una maleza.
  • Ideal para: comenzar una desintoxicación del aparato digestivo.
  • Beneficios físicos: es una planta depurativa y protectora del hígado. También desintoxica los riñones, los pulmones, la sangre y la piel. Aumenta la producción de glóbulos rojos, elimina ácido úrico y regula la tensión arterial.
  • Beneficios emocionales: el diente de león aporta paz, tolerancia, relajación y alegría interior. Por eso, es un gran aliado si estás en un momento en el que sentís que la vida y el estrés cotidiano son una carga excesiva. En ese caso, esta hierba te va a brindar energía vital y va a recargar las pilas.
  • Cómo consumirla: sus hojas se pueden consumir en ensalada. Además, se puede tomar como infusión o como tintura madre. La infusión podés prepararla igual que la receta de la artemisa o la melisa. La tintura madre se prepara con una gota por kilo de peso en medio vaso de agua y se consume en dos tomas diarias, en ayunas a la mañana y a media tarde. Por ejemplo, si pesás 60 kilos, vas a tomar 30 gotas a la mañana y 30 a la tarde.

¿Silvestres o disecadas?

Si tuviéramos el ojo entrenado de Claire Randall en Outlander y viviéramos en los bosques de Escocia -o en las sierras de Córdoba-, las podríamos recoger directamente de la naturaleza. Y serían las mejores. Porque la calidad de las hierbas depende mucho del ecosistema que las rodea. Por eso, lo ideal siempre es recolectarlas en el lugar donde eligieron nacer. Pero, claro, si vivís en una gran ciudad, lo más fácil es que las compres ya disecadas en una dietética o herboristería. En todos los casos, el principio activo es el mismo, aunque, por supuesto, las hojas frescas son más suaves.

Expertas consultadas: Ivone Lorenzo. Asesora en nutrición, salud holística y en el uso ancestral de plantas medicinales. FB: Ivone Lorenzo. ivonelorenzo@live.com.ar . Laura Vannelli. Reeducadora alimentaria y cocinera naturista, brinda asesoramiento personalizado en el cambio de hábitos alimentarios. FB: Laura Vannelli cocina para el alma. www.lauravannelli.co.

Además te mostramos Conocé el Ayurmate y adoptalo si la yerba te está cayendo mal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.