Una médica creó un sitio para acceder a los ensayos clínicos de todo el mundo

Fuente: LA NACION
(0)
4 de octubre de 2018  • 16:10

Georgina Sposetti es una médica de Mar del Plata especializada en el tratamiento de la diabetes (MP 93416). Pero, la médica se dio cuenta de la importancia de los ensayos clínicos cuando se enteró que tenía una enfermedad neurológica muy rara, el Síndrome de Lewis Summer. "Busqué un ensayo porque en mi caso no había tratamiento posible. Ahí me di cuenta lo difícil que es el acceso a los ensayos", cuenta.

En ese momento, Sposetti creó Un ensayo para mi una plataforma digital que funciona como un buscador de ensayos clínicos. "En el sitio está cargado toda la información pública de pruebas a nivel mundial en todos los idiomas -explica la doctora marplatense-. Cualquier usuario puede poner una enfermedad en el buscador y le salen los ensayos que se están realizando. Si avanza en sus intenciones, nosotros lo contactamos con el laboratorio para que inicie el proceso".

Leandro Linarello, Director de Investigación y Desarrollo para Argentina, Chile y Uruguay de Novartis, sostiene que "en épocas donde la tecnología juega un rol protagónico, plataformas como Un Ensayo para mí, como fuente de información para dar a conocer alternativas adicionales para el tratamiento de las enfermedades, son fundamentales porque ayudan a que pacientes y sus familiares tengan un mayor conocimiento sobre los ensayos clínicos que se llevan a cabo en Argentina, de forma fácil y utilizando un lenguaje amigable.

Procesos

En este momento, Novartis tiene en proceso unos 100 ensayos clínicos, en diferentes áreas terapéuticas. Linarello resalta que las últimas novedades surgidas de los ensayos son "la terapia celular génica para tratamiento de indicaciones oncológicas; terapias de base inmunológica para el tratamiento de patologías cardíacas y; terapias dirigidas en el tratamiento del cáncer de mama".

Todos los medicamentos que se apilan en los estantes de las farmacias pasaron por las etapas de los ensayos clínicos antes de llegar a la venta al público. Desde las gotitas para los ojos, las cremas cicatrizantes, los antifebriles y las pastillas para la hipertensión o las anticonceptivas. Hasta las medicinas más complejas para el HIV, el cáncer u otras enfermedades crónicas como la diabetes.

Todas estas medicinas pasaron por unos 10 años de estudios médicos que empiezan en animales pero luego siguen en seres humanos. Sin esas pruebas, no hay opción de avance científico.

A Un ensayo para mi ingresan unas 10.000 consultas por mes. Sposetti revela que las consultas más frecuentes son sobre oncología, diabetes, alzheimer pero también hay pacientes que quieren participar de ensayos clínicos de obesidad o alopecia.

El camino del ensayo

La creadora de Un ensayo para mi intenta derribar con su plataforma los mitos que existen sobre este tipo de pruebas. "Es una de las etapas de la medicina que está más controlada -argumenta-. Cada proyecto tiene que estar aprobado por un comité de ética formado por especialistas y luego tiene que tener el aval de la ANMAT también".

En ese sentido, Leonardo Perelis, quien forma parte del comité del Hospital Ramos Mejía, explica que "las evaluaciones se hacen con los mismos parámetros internacionales que en el resto de los países del mundo. Además, si un ensayo es rechazado por un comité no puede presentarse en otro. De esta manera, se logra un estándar de transparencia".

Cinco mitos sobre los ensayos clínicos

  • Si al paciente le toca el placebo, se queda sin medicación. FALSO: todos los pacientes en un ensayo clínico son tratados con el mejor tratamiento disponible. A la mitad de ellos, se les agrega la droga en estudio al tratamiento estándar. Al resto, se les ofrece un placebo inerte además del tratamiento estándar.
  • Los ensayos clínicos son secretos. FALSO: las pruebas que se realizan en el país son aprobadas por las autoridades sanitarias y figuran en documentos de acceso público. Sus resultados finales generalmente se publican en revistas científicas que pueden ser leídas por cualquier interesado.
  • Los ensayos clínicos son para pacientes terminales o para ancianos. FALSO: cualquier paciente puede participar en un ensayo clínico, si cumple con los criterios de inclusión.
  • Las drogas experimentales son demasiado caras. FALSO: los fármacos que se prueban en ensayos clínicos son gratuitos para los pacientes durante todo el tiempo de participación.
  • Si se empieza un ensayo clínico, no es posible dejarlo hasta que termine. FALSO: Los pacientes podemos decidir abandonar un ensayo clínico en cualquier momento, incluso después de firmar el consentimiento informado y de recibir la droga experimental.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.