Industrias "masculinizadas": cómo cambiaron los sectores históricamente liderados por hombres

James Scriven, CEO de Inversiones del BID, y Gina Diez Barroso, CEO del grupo Diarq, expusieron sobre el valor de la diversidad en la economía
James Scriven, CEO de Inversiones del BID, y Gina Diez Barroso, CEO del grupo Diarq, expusieron sobre el valor de la diversidad en la economía Crédito: Prensa Business Women Task Force
Julia D'Arrisso
(0)
4 de octubre de 2018  • 17:40

Construcción, tecnología, bancos e industria automotriz son (o eran) espacios que en el inconsciente colectivo están asociados a la figura masculina, algunos en el aspecto más operativo y otros a la hora de tomar decisiones en los puestos jerárquicos de las empresas. Por eso, distintos representantes de compañías ligadas a rubros "masculinizados" expusieron en Wo&Men, el TaskForce del G20 , sobre cómo atraviesan la incorporación de las mujeres en estos sectores.

Hernán Vázquez, presidente de Volkswagen Argentina, dividió al segmento femenino en dos: la mujer cliente y la que ocupa un cargo directivo en la compañía. "Hoy, un 45% de nuestros clientes son mujeres. Como empresa, deberíamos ser espejo de la sociedad, pero en verdad no tenemos ni el 6% de representación femenina dentro de la empresa", reconoció.

Según contó, la industria automotriz estuvo históricamente asociada a la fuerza física para movilizar maquinas, pero los hábitos de trabajo se han transformado con el advenimiento de las nuevas tecnologías. "Ahora el trabajo está ligado al conocimiento y la tecnología. La industria va hacia la automatización y la robótica. Ahí la mujer debe tomar un lugar más importante, porque esos trabajos pueden realizarlos ellas", opinó.

Además, en relación a los mitos que giran en torno a las mujeres al volante, desmintió: "Las mujeres son más racionales para manejar, en cambio los hombres pensamos que estamos en un fórmula uno".

Otros expositores que se animaron a desmitificar las industrias asociadas a lo masculino fueron James Scriven, CEO de Inversiones del BID, y Gina Diez Barroso, CEO del grupo de diseño y construcción Diarq, quienes dieron una presentación sobre el acceso a activos y recursos financieros.

"Hay sufiiciente información técnica que avala la necesidad de tener mujeres líderes para tomar decisiones más sólidas. Si Lehman Brothers hubiera sido Lehman Sisters no se hubiera caído", bromeó Scriven y dijo que la inteligencia emocional de las mujeres es superior y ayuda a tomar decisiones a largo plazo.

Sin embargo, puso en números la dificultad de las pequeñas y medianas empresas para acceder a modos de financiamiento. "El 50% de las pymes del mundo están controladas por mujeres, pero sólo el 10% tiene acceso a financiamiento", graficó.

Por eso, también sostuvo que es necesario incluir y trabajar con el acceso financiero como nicho y no como ayuda social. "Hay que ver la perspectiva de género como una cuestión de negocios", acentuó.

En sintonía, Diez Barroso ilustró la situación: "El 80% de las mujeres generan consumo y las empresas no las tienen en sus consejos directivos. La diversidad es algo natural que hay que incorporar en las compañías".

Ambos acordaron en que una de las cuestiones más importantes a trabajar es erradicar normas de exclusión, atraer más mujeres a las compañías y establecer políticas que permitan balancear vida personal y trabajo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.