"Corcho" Rodríguez reconoció haber cobrado US$3,5 millones de Odebrecht

Fuente: Archivo
Iván Ruiz
(0)
4 de octubre de 2018  • 18:33

Jorge " Corcho " Rodríguez negó ayer ante la Justicia haber oficiado de intermediario en los sobornos de Odebrecht en la Argentina, pero dijo haber recibido pagos por U$3.5 millones de la empresa brasileña como parte de un acuerdo para la construcción de un estadio para realizar eventos, informaron fuentes judiciales.

El empresario volvió a rechazar ante el juez Sebastián Casanello cualquier vinculación con la sociedad uruguaya Sabrimol, que canalizó unos US$11 millones de la constructora brasileña. Durante más de 11 horas de indagatoria, "Corcho" reveló, además, detalles inéditos de la relación que mantuvo con la familia De Vido durante los años de gobierno kirchnerista.

El empresario relató que se puso a contacto con Odebrecht por sugerencia del banco Goldman Sachs cuando buscaba financiamiento para construir el estadio. Su primer encuentro fue con Flavio Bento de Faría, entonces titular de la compañía en Buenos Aires: le ofreció el proyecto pero, a cambio, debía desembolsar los US$3.5 millones para que él pudiera recuperar la inversión inicial y, así, pagar documentación y otros gastos.

A cambio, Odebrecht tendría la exclusividad para la construcción del "Arena" y le cedía una participación accionaria en el proyecto, que terminó a cargo de Rodney Rodrigues de Carvalho, otro ejecutivo de peso en la firma. Por último, "Corcho" afirmó que luego fue contratado por los brasileños para asesorarlos en temas de comunicación y mercado.

El empresario fue indagado el miércoles en la investigación por el pago de sobornos para la construcción de dos plantas potabilizadoras de la empresa de aguas AySA. El empresario, además, desmintió la declaración de Luiz Antonio Mameri, exvicepresidente de Odebrecht para América Latina, que había confesado ante la justicia brasileña haberle pagado US$2.9 millones para destrabar pagos correspondientes a otra obra: el soterramiento del tren Sarmiento.

Rodríguez desmintió haber sido interlocutor del entonces funcionario Roberto Baratta, como había afirmado Mameri, y dijo que la relación con los ejecutivos de Odebrecht se había gestado mucho antes con el proyecto para la construcción del "Arena", años antes del momento señalado por Mameri para pagar los supuestos sobornos.

Las acusaciones contra "Corcho" están centradas en Sabrimol Trading, la sociedad uruguaya en la que aparece vinculado, que recibió pagos para Odebrecht por US$11 millones. Otra vez, Rodríguez negó el miércoles ser el dueño de esa firma, pese a que operó en reiteradas oportunidades con sus cuentas y que mantenía una estrecha relación con los administradores de dicha firma, que dijeron ante la justicia uruguaya que el dueño de esa firma era suya.

Rodríguez aportó documentación para demostrar que, en realidad, ese dinero que pasó por las cuentas de Sabrimol tuvo como destino final inversiones inmobiliarias de los ejecutivos brasileños que -sostuvo- también mantenían una relación de confianza con los administradores uruguayos de la firma.

Los De Vido

El empresario describió en su declaración como nunca antes lo había hecho la relación que mantuvo con Facundo De Vido, un vínculo que también se extendía hasta su padre, el entonces ministro Julio De Vido y sus colaboradores Roberto Baratta y José María Olazagasti. Su relato comienza en 2009 cuando contactó a Olazagasti, entonces secretario privado del ministro, para concretar una reunión por negocios en representación de una empresa italiana de televisión digital, informaron fuentes judiciales.

"Al mes de ese llamado vuelvo a recibir un llamado de Olazagasti, quien me pidió tener una reunión conmigo. Ahí me pregunto si podía recibir a Facundo De Vido en nuestra productora, de quien me manifestó que era un gran músico pero no tenía claro cómo llevar a cabo su carrera. A la semana, Facundo De Vido vino a nuestra productora Nelly Entertainment SA con su banda llamada Pista 2. Le pedimos que toquen dos o tres temas en una sala de ensayo y demostró tener talento y buenas canciones. Por ese motivo grabamos dos discos, trabajamos con él hasta 2014", relató "Corcho".

"Olazagasti venía ocasionalmente al estudio de grabación o a la sala de ensayo de nuestra productora porque era fanático de la música, era el encargado de que Facundo cumpla con los horarios, a veces lo llevaban y traían al estudio con algún chofer. Luego de grabar y presentar el primer disco, Olazagasti me llamó y me dijo que Julio De Vido me quería conocer, razón por la cual lo fui a visitar al Ministerio de Planificación", continuó el empresario.

"Después de agradecerme por lo bien que él veía a Facundo, que estaba encaminado con la música, ofreció pagarme el costo de la grabación y de los músicos, lo que no acepté. Me preguntó si yo tenía algún proyecto y si él me podía ayudar. Le dije que estábamos encaminando la construcción de un 'Arena' en Buenos Aires, y que nos habíamos presentado en el Banco Nación para obtener un préstamo del Bicentenario a tasas muy bajas. En ese mismo momento llamó a [Juan Carlos] Fábrega [ex titular del banco], que me recibió al otro día. Lamentablemente, luego de cinco reuniones y muchos papeles, no nos dio nada", afirmó Rodríguez.

Por: Iván Ruiz

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.