Suscriptor digital

Las realizadoras quieren romper el techo de cristal en el cine local

Zama, de Lucrecia Martel, es una de las cineastas que tuvieron en el ciclo su primera oportunidad de encontrar un público
Zama, de Lucrecia Martel, es una de las cineastas que tuvieron en el ciclo su primera oportunidad de encontrar un público
La Mujer y el Cine cumplió 30 años impulsando films hechos por mujeres; a pesar de los avances, solo el 13,49% de las películas entre 2010 y 2017 fue filmado por directoras
Julia Montesoro
(0)
5 de octubre de 2018  

A tres décadas del nacimiento del ciclo La Mujer y el Cine, pionero en 1988 en la difusión del cine hecho por mujeres, en la industria cinematográfica local cobran fuerza los debates e iniciativas para que el mundo del cine sea más equitativo. Si bien es cierto que desde los años 90 se sumaron al cine nacional numerosas directoras, algunas cifras muestran que la participación de las mujeres en el medio cinematográfico sigue siendo baja. Según consignan cifras preliminares de un trabajo del Observatorio Emilia Saleny de perspectiva de género del cine argentino -impulsado por el Instituto Nacional de las Mujeres y el Incaa- entre 2010 y 2017 se estrenaron 1563 películas producidas en la Argentina: solo 211 fueron dirigidas por mujeres, apenas el 13,49 por ciento del total. Los resultados finales del trabajo del Observatorio se conocerán en diciembre, cuando sean presentados en el mercado cinematográfico Ventana Sur.

"A fines del siglo XX y principios de este, se produjo en nuestro país una eclosión de mujeres dirigiendo, que venía gestándose lentamente en la proliferación de escuelas de cine, donde se preparan tantas mujeres como hombres, sumando actualmente alrededor de 17.000 estudiantes. Cada vez hay más directoras en nuestro país y en el mundo; algunas logran reconocimiento y éxito comercial. Sin embargo son muchas menos que los directores, y en los festivales internacionales, tienen poca representación", analiza Marta Bianchi, quien junto con María Luisa Bemberg, Lita Stantic, Sara Facio, Beatriz Villalba Welsh, Susana López Merino y Gabriela Massuh fundó la Asociación Cultural La Mujer y el Cine, a través de la cual realizaron hasta hoy seis festivales internacionales y diez concursos nacionales de cortos, entre otros proyectos.

Cambiar las reglas

Directoras de renombre como Lucrecia Martel (cuyo último film, Zama , acaba de consagrarse como el gran ganador de los premios Sur que entrega la Academia local), Paula Hernández, Julia Solomonoff, Teresa Costantini, María Victoria Menis, Sabrina Farji, Ana Katz, Anahí Berneri, Vanesa Ragone y Ana Poliak, entre muchas otras, encontraron en estas iniciativas un espacio de legitimación y promoción de su trabajo.

"Somos muchas las directoras en la industria. Casi todas pertenecen a una generación más joven que la mía, en la que estoy un poco sola. Siempre me interesa ver todo lo que filman otras mujeres, y la mirada que tenemos. Sin embargo no siento ni vivo gran conversación entre nosotras. Creo que nos falta crear una red de apoyo verdadero para crecer en un medio como el cine y la televisión que para mí es claramente un mundo de hombres. Esta es una sociedad sexista, lo sabemos. Las reglas del patriarcado necesitan un cambio drástico, y eso lleva tiempo", reflexiona Teresa Costantini, también integrante del consejo de la Fundación DAC, entidad que nuclea a los directores de cine en el país. "En esa comisión solo estoy yo, rodeada de hombres, y los números de asociadas y participantes mujeres sigue siendo muy bajo", dice. "Sé que hay otras asociaciones -agrega-. También sé que en el mundo las mujeres cineastas no tienen la misma representación que los hombres. Y aún así, seguimos filmando, soñado y contando historias", concluye.

"Da la sensación de que las mujeres están ocupando más lugares en los ámbitos de tomas de decisión. Sin embargo, en el cine, las estadísticas demuestran lo contrario", señala Tamae Garateguy. "El techo de cristal sigue allí y no podemos superar entre el 10 y el 20 por ciento de representación femenina en los festivales, así como en la dirección, la producción y en el guion. Las directoras de fotografía, cámaras y sonidistas son aún menos. Por eso creo en las agrupaciones de mujeres que se organizan para producir cambios en el mundo audiovisual, como el colectivo Acción Mujeres del Cine, del que formo parte. O La Mujer y el Cine, tan importante para todas nosotras, ya que es un espacio pionero donde las directoras siempre tuvieron un lugar de visibilidad", subraya Garateguy, cuya última película, el thriller erótico Hasta que me desates, se verá mañana a la medianoche en el Malba en el marco del encuentro, que continuará hasta el domingo con entrada gratuita.

Familia sumergida, de María Alché, se verá hoy
Familia sumergida, de María Alché, se verá hoy

Desde su creación, La Mujer y el Cine apuesta a "promover y visibilizar el trabajo de las directoras, para que cada vez más mujeres filmen y ejerzan roles de liderazgo en el cine, y que se reconozcan sus trabajos", dice Annamaría Muchnik, actual presidenta la entidad. Y agrega: "Por supuesto, la asociación acompaña esta gran movida de las mujeres de los últimos años, que salieron a la calle a luchar por lo suyo. Y que también se refleja en el cine. Hay todo un movimiento para que el INCAA apoye a las mujeres filmando, así como en los rubros técnicos, para que no haya discriminación, para que puedan tener acceso de la misma manera a los créditos, a los subsidios, a los premios".

"Estoy en el grupo Acción Mujeres del Cine y acuerdo con las políticas que impulsa. Por otro lado, tengo en claro la visibilización de asuntos de género que hago en mis películas, y cómo trabajo con técnicas mujeres. Acabo de dirigir Morir de amor, una serie para televisión, que es un medio sumamente machista, y el ochenta por ciento de las que participábamos éramos mujeres", dice Anahí Berneri, directora de la multipremiada Alanis, convencida de que "para crear un cambio que involucre a la mujer desde el hacer y desde la construcción de una mirada de identidad femenina, son necesarias las acciones que se están impulsando, así como hablar de un cupo".

En la tarea de visibilidad, analiza Berneri, "es muy importante la militancia" de colectivos como Acción, y La Mujer y el Cine. De hecho, fue justamente en una de las ediciones de La Mujer y el Cine donde Berneri exhibió su primer corto, Modelo para armar (1997). "Gracias a eso recorrió distintas provincias; y para mí fue un aliento enorme para seguir dirigiendo", recuerda la cineasta.

"Cuando estudié cine, hace veinte años, en mi aula, de treinta alumnos, cuatro éramos mujeres. Si bien hoy aumentó la cantidad de mujeres que estudian cine, me parece que esa inserción laboral todavía no llegó al lugar de equidad que pretendemos todas. El aumento de lugares que vamos ocupando se dio en la dirección, pero no así en otras áreas. Por ejemplo, sonidistas, fotógrafas, montajistas, hay un montón, pero son muchas menos que los hombres", puntualiza Lorena Muñoz, quien luego del éxito de taquilla de Gilda, no me arrepiento de este amor, estrenó ayer en los cines locales otra biopic sobre un ídolo popular, El Potro, lo mejor del amor.

"Mi debut en el largometraje, Yo no sé que me han hecho tus ojos, que guioné y dirigí junto a un hombre, que aparte en ese momento era un poco más conocido que yo, pasó a ser la película de él -recuerda Muñoz-. Para todos era la película de Sergio Wolf. De hecho hay gente que hoy, después de casi veinte años desde que la filmamos (en 1998, estrenada en 2003), me sigue diciendo '¿Pero ésa película no es de Wolf?'. Yo digo: 'sí, y también mía'. Estoy segura de que si yo hubiese sido un hombre, eso no hubiese sucedido. Así que todavía es difícil...".

Los testimonios y las cifras indican que los avances hasta aquí, son muchos e importantes. Y a la vez, que aún queda mucho por andar en materia de igualdad de género en la industria audiovisual local.

Preestrenos y clásicos

Hasta el domingo, en tres sedes, el Malba, la Asociación de Amigos del Museo de Bellas Artes y la DAC, y con entrada gratuita, se realizará el ciclo La Mujer y el Cine, con Chile como país invitado.

Hoy, a las 20, en el Malba, se proyectará Familia sumergida, de María Alché, con Mercedes Morán, que acaba de competir en el festival de San Sebastián. Mañana, a las 22, en ese mismo lugar, se verá Las furias, de Vlasta Lah (1960).

Mañana, a las 20, en la Asociación Amigos del MNBA se realizará un homenaje a María Luisa Bemberg con la proyección de Señora de nadie, con Luisina Brando (1982).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?