Momsplaining: por qué algunas madres quieren dar cátedra de maternidad

Bajate de la tarima y mejor sumate a una tribu
Bajate de la tarima y mejor sumate a una tribu Crédito: Camila Miyazono.
Natalia Miguelezzi
(0)
12 de octubre de 2018  • 00:34

Tenemos cada vez más claro que hay que dejar de juzgarnos entre nosotras, sabemos que el momshaming (avergonzar a la madre por sus decisiones) es lo peor que hay, pero todavía seis de cada diez madres declaran que fueron criticadas alguna vez por sus opciones de crianza.¿Hay hipocresía? Mientras decimos que no hay que juzgar, opinamos de todo. "Lo mejor es darle la teta", "estar siempre presente es vital, pero hay que trabajar para dar el ejemplo", "del parto te recuperas más rápido que de la cesárea", "con un plan proteico, volvés a tu peso al toque".

El tren de opinólogos trae un nuevo fenómeno, el momsplaining ( ¿se acuerdan del mansplaining?, era un término en inglés que definía la acción de explicar algo a alguien, generalmente un hombre a una mujer, de una manera considerada como condescendiente o paternalista). En el momsplaining una madre le explica algo a otra madre o futura madre, con una amabilidad forzada que nace del sentimiento de superioridad. La que explica se basa en su propia experiencia y en una batería de libros/cursos/foros/grupos de mamis que consultó. El problema no es aconsejar. El tema es que quien lo hace se para desde el lugar de experta en un rubro donde no existen expertas o, al menos, no existen expertas que sepan todo de todo y, mucho menos, para todos.

¿Por qué nos pasa?

Somos parte de una cultura de asesoramiento constante que no para ni un minuto. El diluvio de información que vivimos las madres sobre prácticas, productos y prioridades de crianza es impresionante. La incorporamos leyendo notas o foros o escuchando hablar a otros padres de ciertos temas. Toda esta sobreinformación genera mala información, porque nos encontramos dando esa clase de data que apenas empezamos a entender. Si a todo esto le sumamos la polaridad típica que cualquier tipo de debate suscita, el momsplaining es una bomba de tiempo. Nos encontramos haciendo bullying (o wollying, bullying entre mujeres) de la peor manera.

Los consejos más comunes tienen que ver con la nutrición (52%), el sueño (46%), la lactancia materna con fórmula (39%), la seguridad (20%) y el cuidado de niños (16%).

Obvio que están buenos los consejos, tener una red de contención o "tribu de madres" que te acompañe en la crianza. Pero una cosa es acompañar, escuchar y dar opinión (siempre que te la pidan) y otra diferente es convertirnos en maestras Siruela de absolutamente todas las materias.

Lo bueno de tener tu tribu

Hay miles de apps, foros o grupos de Facebook que unen a mamás que portean, mamás que usan pañales de tela, mamás con estilos de crianza similares, mamás que viven en determinado barrio, mamás que siguen a alguna autora, médica o especialista. Y aunque todo esto nos parezca hiperconectado, hay algo de la red de pares que en el momento de maternar es clave. Te abre una ventana a mil mundos diferentes, suavizamos dudas, superamos miedos, intercambiamos experiencias y compartimos momentos. Pero ojo, porque, justamente, en estos ámbitos más "informados" es donde muchas veces surgen líderes que con el sacaleches como megáfono y el dedito levantado se suben al estrado de sus propios conocimientos para repetirlos como si fueran fórmulas mágicas.

Lo vital es unirse, empatizar y poder pensar entre muchas, que, sin ir más lejos, es la esencia de muchas teorías sociales, donde la reunión, el blog o el chat bien utilizado es mucho más útil que las típicas soluciones de manual. Así nos sentirnos menos solas en los enigmas que tiene la crianza.

Cómo encontrar tu tribu

Lo más importante es que puedas decir lo que quieras sin sentirte juzgada y, obvio, que no juzgues. Para esto, está bueno buscar lugares, espacios y grupos con estilos o pedagogías con las que te sientas afín. Fijate si sos más de la virtualidad o preferís el cara a cara; el rango etario de tus hijos; la cercanía geográfica (básico para coordinar reuniones o compartir cumpleaños) y hasta la historia de vida. Acá te dejamos algunos grupos y foros que están buenos:

Foros: BabyCenter (es una app, pero tiene comunidad y foros de consulta para todas esas etapas), PlanetaMamá (tiene datazos que van desde la panza hasta la adolescencia).

Apps: Dommus (una app para organizarte y compartir lista de compras, menú semanal, tareas y notas sobre maternidad), LactApp (para consultar lo que quieras y cuando quieras sobre lactancia).

Facebook: Buscá tu Tribu, Liga de La Leche Argentina, Mamadera de Teta, Tribu de Mamás Argentinas, Mamás ÑuÑu, Lactancia, Porteo y Crianza en Tribu.

Instagram: @Muydemamá, @mujer.madre.y.argentina, @mammaymoli, @itbabyeat, @mammaminas.

Soberanía de corazón

Ya sea que tu red de madres sea orgánica (tu madre y hermanas, tus amigas de todas la vida que ahora también son madres, etc.) o que lo hayas buscado a tu medida, está bueno evitar el consejo que nadie pidió y recalcular para encontrar formas más creativas de dar apoyo; sería una manera de profundizar. Como mínimo, podemos arrancar con un "¿te puedo ayudar en algo?", mucho antes de dar un consejo. La empatía nunca viene mal.

Nada como forjar alianzas desde el corazón (ojo, que esto a veces se hace difícil cuando los vínculos son online y el diálogo se vuelve una catársis poco constructiva). Siempre que podamos elegir, es bueno validar la experiencia de otro y no mentir ni exagerar a la hora de contar ese truco brillante que borró el berrinche de tu hija de la faz de la tierra. Es necesario reconocer y reconocernos como personas experimentales sobre determinadas cuestiones, sin mucho más. Al final de cuentas, la crianza se reduce al ámbito estricto del corazón o de los corazones dispuestos a maternar con vos.

Para celebrar

Encontramos un buen término medio en la medida en que podemos ser sinceras sobre esos momentos maravillosos y también los difíciles; todas tenemos esas dos clases de experiencia. Hay que reconocer que la maternidad no es una película hollywoodense y que no todo está teñido de rosa. Pero también está bueno celebrar y compartir esos momentos felices, de risa cómplice y besos pegoteados. Está bueno ser espontáneas y sinceras, pero saliendo de la queja y sin ahogarnos en un vaso de agua. Sin duda, sentirse apoyada y contenida es importante para una mamá. Probablemente, si fuésemos más realistas, la crítica empezaría a quedar en segundo plano y esa mirada lapidaría en relación a la crianza pasaría de moda. Probablemente, si nos empezamos a pensar imperfectas, juzgaremos menos las imperfecciones de las otras y pensaremos sinceramente que cada una hace lo que puede y como puede. Ya hemos dado grandes pasos, sigamos nuestro camino. .

Y vos.. ¿cómo actuás con respecto a temas de maternidad y crianza? ¿Sos de explicar o de dejar que te invadan con consejos? ¿Cómo crées que se puede llegar a un punto medio? También conocé: Más licencias por paternidad: el reclamo que se hizo viral

Expertos consultados:

Carla Naumburg Escritora, conferencista y trabajadora social. Autora de Crianza en el momento presente: cómo mantenerse centrados en lo que realmente importa. Reporte del Mott Poll Children's Hospital de Michigan, Junio de 2017, N° 3. Bárbara Tagliabue, de Tribu Mamadera de Teta.

Maquilló y peinó Andy Pisani para Sebastián Correa Studio con productos Givenchy. Agradecemos a Ginebra y Las Pepas por su colaboración en esta nota.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.