Suscriptor digital

San Nicolás, una ciudad marcada por la pasión "fierrera" de sus vecinos

Pablo Vignone
Pablo Vignone LA NACION
(0)
5 de octubre de 2018  

No deja de ser llamativo que, en medio de la crisis que azota a la Argentina, un nuevo coliseo deportivo, como el flamante autódromo de San Nicolás , sea inaugurado. Empujado por la voluntad de la comuna, donde el automovilismo es pasión, resulta la concreción de un encomiable esfuerzo.

El autódromo viene a cerrar un período de medio siglo sin carreras de automóviles en San Nicolás por lo que, de alguna forma, simboliza una reparación histórica. El automovilismo argentino tuvo en la ciudad y en su ya legendario circuito de la Siderurgia, escenario de fabulosas batallas del Turismo de Carretera, una de las referencias más habituales de los años 60, con apellidos como Gálvez, Emiliozzi o Pairetti.

Aquel pentágono veloz vecino de Somisa cayó en desgracia tras la trágica muerte de Oscar Cabalén y su acompañante, Guillermo Arnaiz, en agosto de 1967, cuando ensayaban un prototipo Ford. La última carrera data de octubre de 1969, cuando Carlos Pairetti venció con una Liebre III-Chevrolet.

El nuevo circuito, al borde de la autopista, recupera aquella tradición de vértigo, y entusiasma a los pilotos de esta generación. "Debe ser la pista mejor ubicada del país, San Nicolás es una zona muy fierrera", señala Facundo Ardusso, el campeón del SuperTC2000, la disciplina que inaugurará el autódromo este fin de semana. El arrecifeño Agustín Canapino, el actual campeón del Turismo de Carretera, afirma que nunca en su vida corrió tan cerca de su casa: "No tengo dudas de que el autódromo nos va a sorprender".

En un puñado de cientos de kilómetros a la redonda puede convocar multitudes de Buenos Aires, Rosario, Arrecifes, Ramallo o Pergamino. Esa puede ser una de las claves del éxito. Pero la gran tarea de la gente que lo gestiona será sostenerlo en el tiempo. Que no le ocurra lo que al circuito de Junín que, reinaugurado con gran pompa en 2011, pasó muy pronto al ostracismo. Cumplido el gran desafío del estreno, ese -el de la continuidad- es el que sigue.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?