Espacio: cuenta regresiva para el lanzamiento del quinto satélite argentino

Estaba previsto para mañana, pero se atrasó por problemas del lanzador; es el más complejo desarrollado en el país; pesa 3000 kg y lleva un gran radar para medir la humedad del suelo
Estaba previsto para mañana, pero se atrasó por problemas del lanzador; es el más complejo desarrollado en el país; pesa 3000 kg y lleva un gran radar para medir la humedad del suelo Fuente: Archivo
Nora Bär
(0)
5 de octubre de 2018  

Ya integrado al lanzador y ubicado en el vértice de ese monstruo de 70 metros de altura que es el Falcon 9 de la compañía Space X (que los entendidos no dudan en calificar de "lo último de lo último" en tecnología de acceso al espacio), el quinto satélite argentino aguarda el momento en que, envuelto entre furiosas lenguas de fuego y un ruido atronador, saldrá despedido hacia su órbita, a más de 600 km de la superficie terrestre.

"Pronto no me van a quedar uñas -bromea Laura Frulla, investigadora principal de la misión-. Este es, por lejos, el satélite más complejo y ambicioso que hayamos desarrollado en el país. Está todo probado y funcionó perfecto, pero... El espacio es un lugar muy agresivo y siempre puede suceder algo inesperado. Por eso, si bien tengo confianza, no doy nada por hecho: ¡son tantas las cosas que tienen que funcionar! Siempre hay incertidumbre".

La adrenalina desborda la sede cordobesa de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), en Falda de Cañete, donde se ensaya una y otra vez la secuencia de pasos que habrá que poner en práctica en los minutos posteriores al despegue. Aunque estaba previsto para mañana, a las 23.21, ayer a última hora se conoció que Space X solicitó postergar el lanzamiento hasta el domingo a la noche o el jueves próximo, para "continuar con las pruebas que permitan asegurar un lanzamiento exitoso".

La gestación del nuevo satélite argentino SAOCOM

1:29
Video

Un radar con un satélite

Desarrollado a lo largo de más de una década por todo el sistema científico y tecnológico local (se calcula que intervinieron unos 600 científicos e ingenieros en su diseño e integración) y con tres toneladas de peso, el Saocom 1A (Satélite Argentino de Observación con Microondas) es el primero de dos aparatos gemelos que integrarán la constelación Siasge (Sistema Ítalo Argentino para la Gestión de Emergencias), que también conforman cuatro satélites de la italiana Cosmo-SkyMed, de la Agencia Espacial Italiana.

Lo distingue su radar de 10 metros por 3,5 metros, que trabaja en la banda L y ofrece una resolución de entre 10 y 100 metros, una enorme estructura con siete paneles y 140 módulos radiantes.

"Solo hay otro parecido, pero con menor sensibilidad, que pertenece a la agencia espacial japonesa", destaca Josefina Peres, jefa alterna del proyecto y responsable del desarrollo del instrumento. Fue una tarea demandante, en la que participaron más de 10 empresas, entre ellas, la contratista principal, Invap; organismos del sistema científico, como la Comisión Nacional de Energía Atómica, y universidades, como la UBA y la Universidad Nacional de La Plata.

"Definir todos los requerimientos, ocuparse de que cada proveedor cumpla con lo estipulado y en los tiempos previstos, que todo funcione una vez que está ensamblado fue un gran desafío -cuenta Peres-. Por ejemplo, la empresa DTA SA hizo 140 'unidades de control', pequeñas computadoras que manejan cada uno de los 140 transmisores del equipo. Lo armamos en Córdoba, en el Laboratorio de Ensayos e Integración, y después lo mandamos a Bariloche, donde se integró con el corazón, que conduce todas las computadoras y fue diseñado por Invap. El traslado, por vía terrestre, fue todo un hito".

Las primeras maniobras

Estrictamente hablando, la cuenta atrás para el lanzamiento empezará ocho horas antes del momento convenido. "Hay un protocolo estipulado, un procedimiento de 160 pasos para revisar absolutamente todos los sistemas -explica Peres-. Participan desde el equipo del lanzador hasta el personal de la estación de Córdoba y las estaciones externas que intervendrán en el monitoreo. Si algo no sale perfecto, se puede volver a aplazar el lanzamiento. Hay otras instancias".

Doce minutos después de la señal de largada, el satélite se separa del lanzador y ese evento automáticamente dispara el despliegue de los paneles solares de 12 metros cuadrados. "La batería tiene hasta 56 horas de autonomía para darnos tiempo de corregir algún desajuste -cuenta Peres-. Y si sucede algo, el satélite se asegura de que los panales siempre estén 'viendo' el Sol".

A los tres minutos, se produce lo que se conoce como "la liberación" de la antena: como está sujeta con tuercas para que resista la vibración, se produce una pequeñísima explosión en cada una para que quede suelta. Pero el despliegue no es automático, sino comandado desde Tierra.

"¡Es una agonía! -exclama Peres-. Arranca a las nueve horas de lanzado y dura 12 horas durante las cuales se va revisando cada proceso y corroborando que esté todo en orden. A las 24 horas de lanzado, habremos pasado las pruebas más difíciles. Después, seguirán algunos meses de calibración del instrumento antes de que podamos comenzar a distribuir imágenes".

Desde sus primeros instantes en órbita, el satélite estará comunicado con las estaciones terrenas de Córdoba, Svalbard, Malindi (en Kenia) y Tolhuin, en Tierra del Fuego. Esta última tendrá su bautismo con esta misión.

Frulla y Peres prevén que les esperan varias noches de vigilia. "Es un proyecto de lo más avanzado que se está haciendo en el mundo", dice la primera. Y agrega Peres, cuyo padre también trabajó en la Conae: "Es una emoción tremenda".

Por: Nora Bär

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.