Suscriptor digital

Carrió ahondó la grieta en el oficialismo y ratificó el juicio a Garavano

Le escribió una carta abierta a Macri en la que acusó a "un sector" del macrismo de no buscar justicia "por conveniencia"; en su entorno niegan una posible ruptura
Le escribió una carta abierta a Macri en la que acusó a "un sector" del macrismo de no buscar justicia "por conveniencia"; en su entorno niegan una posible ruptura Fuente: Archivo - Crédito: Enrique Villegas
Marcelo Veneranda
(0)
5 de octubre de 2018  

Mientras el ministro de Justicia, Germán Garavano , buscó bajar el tono de las declaraciones que lo enfrentaron con Elisa Carrió , la líder de la Coalición Cívica le escribió una carta abierta al presidente Mauricio Macri en la que denunció que, "por conveniencia", un sector del Gobierno "no desea verdad, justicia ni condena".

"No volvamos al pasado señor presidente", arranca la carta que la diputada publicó en su cuenta de Facebook, que de inmediato ratifica que la Coalición Cívica-ARI iniciará un pedido de juicio político contra el ministro de Justicia. "Esto no es una amenaza, es una decisión colectiva e irrevocable", dice al final.

En el medio, Carrió le recuerda a Macri que "una de las condiciones del acuerdo que construyó Cambiemos fue el fin de la corrupción y la impunidad para siempre", y apunta al eje de la cuestión: "La República está sumamente herida por un sector del Gobierno que por conveniencia política no desea verdad, justicia y condena".

"Esto no es negociable. Ni la República. Ni la impunidad. El Presidente lo sabe desde enero de 2015. No volvamos al pasado señor presidente", insiste el texto.

El último párrafo de la carta de Carrió apunta de lleno a la interna de Cambiemos, pero también parece ir más allá, contra dirigentes de la oposición. "La falta de apoyo del vocero del radicalismo [al que Carrió no identifica], como así también las distintas expresiones a mi supuesta ira, 'calentura' o improsperabilidad del juicio político, o como cuestiones de carácter estético sobre mi persona, provenientes de muchas mujeres y hombres de la política nacional, determinarán una demanda por discriminación y machismo aberrante. Es la primera vez que lo haré. No me guía el enojo ni la 'calentura', sino la necesidad de que Cambiemos cambie o no cambiará la historia".

La dureza del texto generó múltiples lecturas, pero una repetida: que Carrió estaba dando un ultimátum a Macri y amenazando con romper Cambiemos. Desde el entorno de la diputada negaron esa posibilidad. "No hay grieta en Cambiemos porque no se pone en duda nuestra continuidad en el gobierno", completó más tarde la diputada Paula Oliveto, vía Twitter.

Tras la reunión de gabinete, Germán Garavano participó de una conferencia con Patricia Bullrich
Tras la reunión de gabinete, Germán Garavano participó de una conferencia con Patricia Bullrich Crédito: Ministerio de Seguridad

El punto de partida de la controversia fueron las declaraciones que Garavano realizó anteayer a El Destape radio, donde fue consultado por el pedido de detención y desafuero contra Cristina Kirchner por la causa de los cuadernos de las coimas .

El ministro dio una respuesta que buscó ser general y evitar la situación procesal de la senadora de Unidad Ciudadana en particular. "Nunca es bueno para un país que un expresidente esté detenido o se pida su detención, por el hecho en sí y porque en principio uno debería pensar que no debería haber sospecha de que esa persona se fugue o entorpezca el accionar de la Justicia", señaló Garavano, quien también cuestionó el uso "errático" y "arbitrario" de las prisiones preventivas en el país.

Más tarde, tras compartir un acto en Misiones con Macri, Garavano buscó bajarle el tono a la controversia. "Nunca he hablado de ningún caso concreto. La frase pudo haber sido desafortunada, o lo que ustedes consideren, pero la considero en abstracto, no sobre un hecho concreto", afirmó. Ayer dedicó varias entrevistas más para insistir en ese punto: que se refería a cómo se resiente, en general, la imagen de cualquier país si un expresidente es detenido.

Es una postura que el funcionario ya había expresado en otras oportunidades, pero Carrió y la Coalición Cívica-ARI entendieron que detrás de esos dichos había un mensaje de Garavano al Poder Judicial. No solo por la situación de Cristina, sino también por la absolución de Carlos Menem en la causa por la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia, que se concretó ayer.

Subyace, además, que Carrió y los suyos ven al ministro como una pieza de la corporación judicial y no como parte del "cambio". Esas críticas se dejaron ver en los últimos años, cuando el Gobierno aceptó la renuncia del juez Norberto Oyarbide y del camarista Jorge Ballestero, así como el pedido de traslado de Eduardo Farah, en lugar de enjuiciarlos. Carrió los había denunciado penalmente.

También hubo cortocircuitos cuando la Casa Rosada eyectó al exprocurador del Tesoro Carlos Balbín, cercano a Carrió. Pero la tensión mayor se dio cuando la abogada Mariana Stilman, del equipo de Carrió, renunció a la Unidad AMIA en rechazo de la postura del abogado del Gobierno, José Console, que no pidió penas contra los exfiscales Eamon Müllen y José Barbaccia. Stilman encabeza el equipo que ahora instrumentará el pedido de juicio político contra Garavano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?