Suscriptor digital

Proponen buscar una solución global a los problemas del comercio mundial

Azevedo (OMC), el canciller Faurie, el ministro Dujovne, Rocca (Techint) y Segal (Consejo de las Américas), ayer, en el CCK
Azevedo (OMC), el canciller Faurie, el ministro Dujovne, Rocca (Techint) y Segal (Consejo de las Américas), ayer, en el CCK Crédito: Santiago Filipuzzi
En la reunión del B-20, empresarios y funcionarios coincidieron en la necesidad de evitar las guerras comerciales y la aplicación de subsidios para resolver los conflictos; menciones a EE.UU. y China
Francisco Jueguen
(0)
5 de octubre de 2018  

Fue el panel más importante de la tarde en el CCK, donde arrancó ayer el encuentro del B-20 (Business 20, el grupo de negocios del G-20 ). Eran casi las 20 y Susan Segal, presidenta del Consejo de las Américas; Roberto Azevedo, presidente de la Organización Mundial del Comercio (OMC); el canciller Jorge Faurie , y Paolo Rocca , presidente del Grupo Techint , contemplaban la silla vacía al lado del poderoso empresario. No duró mucho la tensión. Minutos después, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , llegó al auditorio, que aún tenía algunos espacios libres y muchas pantallas de celulares encendidas. En un clima caliente de la economía local, el funcionario se había atrasado por "reuniones".

El panel de cierre antes del concierto de Escalandrum Tango Music Show era "Presente y futuro del multilateralismo", pero bien podría haberse llamado Estados Unidos versus China, y una guerra comercial que golpea sobre todo a países emergentes, como la Argentina.

Tanto los ministros como el regulador comercial y el empresario pusieron el foco en la importancia de tener reglas de comercio justas y evitar las distorsiones -un mensaje a China- y la necesidad de transformar las instituciones que buscan consenso en el multilateralismo con el objetivo fundamental de hacerlas funcionales y evitar la acción unilateral -un mensaje a Estados Unidos-. En ese sentido, Azevedo fue el que ratificó la necesidad de reformar la OMC.

"Estamos enfrentando varios desafíos en relación con las grandes economías. Estamos viendo disputas que afectan a las economías emergentes, como es el caso de Argentina", dijo el diplomático Faurie.

Dujovne, en tanto, rescató con fuerza el papel de la Argentina en el G-20. "Alcanzar consensos en momentos de tensiones geopolíticas también fue muy importante. La Argentina fue un agente componedor de las diferentes posiciones. Tuvimos un muy buen comunicado en julio", destacó el ministro de Hacienda.

"La Argentina está liderando el G-20 porque sus miembros lo decidieron así. No somos los propietarios. Esto es debido al programa de reformas valientes y a la reinserción en el mundo que empezó el presidente Mauricio Macri ", destacó Dujovne, aludiendo además al fuerte respaldo internacional que en las últimas semanas el país obtuvo del Fondo Monetario Internacional (FMI), el G-7 y Estados Unidos .

"Liderar el G-20 es la frutilla de la torta de todo lo que estamos haciendo para participar de nuevo en la comunidad internacional. Estamos brindando resultados concretos en términos de las cosas que pusimos sobre la mesa cuando empezamos a trabajar", dijo Dujovne, y rescató los temas que propuso el país para las discusiones anuales: la inversión en infraestructura y las reformas en el mundo del trabajo.

El encuentro del B-20 continuará hoy en la Rural de Palermo, aunque el evento más importante se espera para el último día de noviembre y el primero de diciembre, cuando se realizará la reunión de presidentes del G-20 en Buenos Aires.

El presidente del B-20 y vicepresidente de la Copal, Daniel Funes de Rioja, abrió el encuentro de ayer con un reclamo de reformas estructurales para lograr crecimiento e inversiones.

A su turno, Paolo Rocca expresó: "Ha habido una participación muy activa, más de 150 empresas y organizaciones participaron del task force [de Comercio e Inversiones] y quiero agradecerles porque muchos de ellos están aquí. Hubo un debate muy esclarecedor. Hemos visto que la comunidad empresaria está pronunciándose muy fuertemente en favor del comercio mundial basado en reglas. También resaltaron la importancia de un campo de juego nivelado, y se aplica en primer lugar a las empresas de propiedad estatal y su rol", señaló.

Y agregó: "Hay una sensación fuerte de que las empresas de propiedad estatal tenían un rol y un peso que ha crecido muchísimo en los últimos 20 años y están generando una distorsión grande por la forma en que se financian. El concepto de empresa de propiedad estatal debemos definirlo de otro modo".

Rocca manifestó además que se trabajó en otros temas, como la importancia del comercio de bienes intangibles y el comercio electrónico , las dificultades de acceso a los mercados y el rol de las pymes. "Para construir consenso, necesitamos que más empresas participen en el sistema de comercio global y tenemos que construir consensos para mantener un sistema basado en reglas", recalcó. Otro punto son las inversiones. "Las inversiones y el comercio no pueden segregarse. Si tenemos problemas de propiedad intelectual, tenemos temas tecnológicos, son temas muy importantes para las compañías. Hay que aprovechar la oportunidad para que incorporen al comercio y generar riqueza para todos de una manera inclusiva", dijo el empresario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?