El permiso de la AFIP para traer celulares y notebooks promete ser un dolor de cabeza para los fabricantes

Desde ahora es posible traer al país, sin declarar ni pagar impuestos, un celular y una computadora o laptop por viaje
Desde ahora es posible traer al país, sin declarar ni pagar impuestos, un celular y una computadora o laptop por viaje Crédito: Shutterstock
Ricardo Sametband
(0)
5 de octubre de 2018  • 10:02

El viernes pasado, la AFIP anunció que desde ahora los turistas argentinos que viajen al exterior podrán entrar al país con un celular o una notebook sin declararlos ni pagar por su importación si valen más de 300 dólares, como hasta ahora.

El anuncio causó sorpresa entre los representantes locales de los fabricantes de notebooks y celulares, que no estaban enterados de la medida. Sí, dicen varios jugadores del sector, se viene hablando hace tiempo de facilitar el ingreso de tecnología al país y de sincerar algo que ya venía sucediendo: viajeros que traen tecnología por su menor costo externo y hacen malabares para no pagar el impuesto correspondiente. Y siempre pensando en reducir la burocracia: la medida que exigía validar un teléfono extranjero para usarlo en el país quedó en la nada.

Consultados por LA NACION, los fabricantes prefieren el perfil bajo: nadie quiere salir a pelearse en forma pública con el Gobierno ni con los clientes potenciales más valiosos, los que tienen poder adquisitivo para viajar y comprar tecnología en el exterior.

Filtración por goteo

Pero tal como está redactada la Resolución General 4315 de la AFIP, advierte un alto ejecutivo de un fabricante de smartphones de presencia internacional, el bagayeo y el contrabando hormiga son, ahora, mucho más fáciles. La resolución dice que en cada regreso al país, cada persona puede traer un celular y una computadora portátil. No hay límites: si viaja todos los días (y cruza a Ciudad del Este, por ejemplo) puede traer un par todos los días. "Te armás un sistema de mulas que vayan y vengan, y tenés un lindo negocio, y todo legal", dice, exasperado, el ejecutivo.

Otro de sus colegas no está tan preocupado por esto. "El volumen no es grande, no te afecta a las ventas. El problema es el contrabando a gran escala, y contra eso no pasó nada hasta ahora". Se refiere a los 2,5 millones de celulares que entraron al país en forma ilegal en 2018, que este año podrían caer a 1,5 millones, por efecto de la suba del dólar. Sigue siendo una cifra significativa para el mercado nacional, que podría cerrar este año con algo menos de 10 millones de celulares vendidos.

A los precios internacionales, más atractivos a la hora de comprar, se les puede competir con una rebaja en los precios locales y financiación, para hacer más conveniente la compra en el país. Pero quienes viajen y aprovechen las ofertas en el exterior traerán, además de un equipo, un problema para la oficina local de esa marca.

Partes y garantías

"Si el usuario tiene un problema con un equipo va a reclamar. Pero algunas de nuestras notebooks tienen garantía internacional y otras no, dependiendo del modelo -explica una de las figuras de clave de uno de los mayores fabricantes de computadoras-. Si el equipo no se vende acá, hay que pedir el repuesto a China. Puede tardar dos meses, lo más probables que el cliente tenga que pagar todo el arreglo, y claro, se enoja."

En el caso de los celulares, se agrega el tema de las frecuencias que el teléfono puede sintonizar; sin ellas, la experiencia será más pobre. "Se compra una versión que no es para la Argentina, le funciona mal el 4G y nos echa la culpa, cuando lo que correspondía era buscar la versión correcta. Algunos teléfonos tienen versiones para cada región y por afuera son iguales, pero internamente son muy diferentes, y no podés cambiar una pieza así nomás."

En lo que refiere a la garantía, todos los entrevistados repiten lo mismo: que hay que ver cada caso en particular, que se hará todo lo posible para hacer el arreglo, pero que si es de un modelo que no se vende en el país, casi seguro habrá un costo extra por traer la pieza.

"Si van a dejar que entre cualquier equipo, que nos hagan más fáciles los trámites acá, porque eso tiene un costo, -se queja el jefe local de un fabricante de celulares-. Si entran equipos sin certificar, sin homologación para las redes locales, que me reduzcan la burocracia; hoy tengo que ir de acá para allá para certificar que mis equipos no meten ruido en la red 4G de las operadoras, pero después viene un turista con cualquier equipo comprado afuera y el tratamiento es el mismo."

A los precios más bajos en el exterior, las marcas de presencia local contraponen la localización (teclado latinoamericano, compatibilidad con redes 4G), la posibilidad de pagar en cuotas y la garantía oficial. Todavía es temprano para saber si es suficiente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.