Suscriptor digital

El músico Cristian Aldana, acusado de violación de menores, reafirma ser inocente y estar en huelga de hambre

El músico de El otro yo asegura ser "inocente" y pide una cambio de tribunal a través de una huelga de hambre
El músico de El otro yo asegura ser "inocente" y pide una cambio de tribunal a través de una huelga de hambre
(0)
5 de octubre de 2018  • 11:34

Cristian Aldana habló desde prisión a través de un comunicado que compartió en la página de su banda, El otro yo. El cantante, detenido desde diciembre de 2016, está siendo juzgado por violación de menores. En un posteo de Facebook reafirmó su inocencia y pidió que "alguien de Derechos Humanos" se interese por su caso. Además contó que continúa en huelga de hambre (que empezó el 14 de septiembre, según reveló en las redes sociales) como protesta porque no prosperó un nuevo pedido de que se aparte al tribunal número 25 de su causa. El pedido ya fue desestimado en dos ocasiones por la Justicia.

Las declaraciones de Aldana en la red social llegan días después de la aparición de un nuevo blog que registra acusaciones anónimas de víctimas contra otra banda del rock nacional, Onda Vaga.Tras la difusión de estos testimonios, los organizadores de uno de los shows en Bélgica de la agrupación decidieron cancelar el recital. Ya suman once las bandas denunciadas.

Aldana afirmó en su posteo de Facebook que los delitos de los que se lo acusa son resultado de un complot de "un sistema capitalista y oligarca", complot del que afirma también son víctimas otros integrantes de grupos de rock independiente. "Entré al penal de Marcos Paz el 24 de diciembre del 2016 y desde ese momento veo como El Otro Yo, Salta la Banca, La Mississippi, Boom Boom Kid, Jauría, El Mató Un Policía Motorizado y ahora Onda Vaga -grupos políticamente incorrectos que no se dejan dominar por patrones comerciantes esclavizantes de la industria musical, y que por lo tanto, somos un mal ejemplo para una idea de sistema capitalista y oligarca- quieren desprestigiar la elección exitosa de ser un grupo musical independiente", dice en el comunicado.

El comunicado completo

Con respecto a los escraches.

Soy Cristian Aldana. Llevo más de 2 semanas de huelga de hambre y no estoy teniendo un juicio justo, pido que se aparte el tribunal Nro 25 de mi causa, y sigo esperando que alguien de Derechos Humanos se interese en mi caso. Este tribunal sigue contestando "no a lugar" a los pedidos de mi defensa. Pedimos que se incorporen todos los informes, documentos y procedimientos que se utilizaron en las pericias psicológicas. No hubo oposición de la querella, sí del tribunal que no lo consideró pertinente. Ésta decisión deja en claro que quieren condenarme con pericias psicológicas donde el sentido común pone en claro que deberían anularse por improcedentes. Vuelvo a declarar que quieren usar mi causa como trofeo dentro de una guerra sexista desquiciada, donde todo hombre hoy es sospechoso arbitrariamente.

Hoy la escena musical independiente de Argentina sufre una persecución inimaginable. Yo no soy un violador ni un abusador ni un golpeador. Entré al penal de Marcos Paz el 24 de diciembre del 2016 y desde ese momento veo como El Otro Yo, Salta la Banca, La Mississippi, Boom Boom Kid, Jauría, El Mató y ahora Onda Vaga - grupos políticamente incorrectos que no se dejan dominar por patrones comerciantes esclavizantes de la industria musical, y que por lo tanto, somos un mal ejemplo para una idea de sistema capitalista y oligarca- quieren desprestigiar la elección exitosa de ser un grupo musical independiente. Hoy somos perseguidos, desprestigiados, vulnerados y estigmatizados. Les pido a mis colegas que no tengan miedo. Salgan a hablar. Defiéndanse. No dejen que nos roben y pisoteen nuestros ideales.

Yo fui víctima de una persecución mediática dirigida y disparada desde la redes sociales y luego, exaltada desde los medios de comunicación masivos.

8 meses duró la pagina "víctimas de Cristian Aldana" en la que subían testimonios mentirosos y mal intencionados, persecutorios, con relatos inventados, dirigidos a herir la sensibilidad de los lectores. Llegaron a publicitar una "camioneta de Ufem" para recibir denuncias, algo totalmente ilegal. Por eso siempre decidí dar la cara, enfrentar la situación y declarar que soy inocente. Luego armaron los escraches en los recitales atacando a través de las redes sociales, amenazando y amedrentando a cualquier persona que nos defendía. Nos levantaron un montón de shows, un festival en Ecuador, presentaciones en Teatro de Flores y muchos en el interior del país. Ahora, yo me pregunto ¿de dónde sale toda esta organización? ¿qué intereses hay detrás? ¿quien armó esa anónima página? ¿de dónde sacaron la plata para viajar a amedrentar a la gente?. Finalmente nos levantaron el show de Banfield. Ni las denuncias en la justicia pudieron hacer que dicha página sea eliminada. De golpe, desapareció cuando me detuvieron. Ataque psicológico sin límite hacia mi persona, mi familia y amigos. El peor mal es que te acusen de algo que no sos, y que no te dejen defender. Vulneraron todos mis derechos. Tuve que luchar contra todos los demonios para no atentar contra mi vida. Gracias a Dios sigo vivo y luchando con los brazos en alto.

Pido por mis colegas, hoy le tocó a Onda Vaga, ¿quién sigue en la lista?. Ninguno está exento de estos tipos de ataques. No permitamos que este sistema mercenario y capitalista utilice la lucha feminista para cometer atentados ilícitos y encarcelar a la música independiente. Nos persiguen los mismos que nos persiguieron siempre. A los que siempre nos enfrentamos con la UMI, y a los que hoy seguimos resistiendo. No dejemos que con esta excusa manipulen nuestra libertad y la de todos los artistas.

Un abrazo con el alma a todos y bendiciones.

Humberto Cristian Aldana

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?