Educación, alimentación y finanzas: los grandes desafíos de la humanidad según los empresarios

Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez
Sofía Terrile
(0)
5 de octubre de 2018  • 13:06

Erradicar la malnutrición, reducir la brecha de género, mejorar la infraestructura financiera. ¿son objetivos empresariales? Para los participantes de la cumbre del B20 en la Argentina, sí. Miguel Kozuszok, vicepresidente de Unilever para América Latina, introdujo un panel de cinco invitados que debatió sobre cómo el sector privado puede ayudar a que se cumplan los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados por las Naciones Unidas ( ONU ) hacia 2030.

El panel comenzó el debate con los desafíos alimentarios. "No hay un solo sector para superar los problemas de malnutrición, desnutrición y obsesidad. Vamos a necesitar que los sectores público y privado se unan y que involucren a nuestras comunidades agrícolas en esta estrategia", resaltó Michael Goltzman, vicepresidente de Política Global, Sustentabilidad Ambiental e Impacto Social de Coca-Cola.

Más adelante, llamó a repensar cómo se utilizan los recursos y cómo se produce la comida. "En la mayoría de nuestros mercados, un tercio del alimento que se produce se pierde en toda la cadena. Hay una gran oportunidad para recuperar estos alimentos y crear las oportunidades para que lleguen a quienes más los necesiten", indicó.

Entrevista al Presidente del B20 Argentina, Daniel Funes de Rioja

5:04
Video

En la misma línea, Francisco Camacho, vicepresidente ejecutivo de la división de Lácteos y Alimentos de base vegetal de Danone, destacó la importancia de aprovechar una "oportunidad única" relacionada con el consumidor que, cada vez más, quiere saber dónde y cómo se produce todo lo que ingiere. "Hoy lo saludable está de moda -continuó-. Debemos usar este momento único como algo positivo para impulsar la producción de bienes e ingredientes de manera mucho más sostenible".

Coincidió con Goltzman en la necesidad de poner al agricultor en el centro: "En temas de circularidad de la economía, todo empieza con la agricultura sustentable. Estas prácticas necesitan ser apoyadas por las grandes empresas", dijo.

El debate siguió por el futuro del trabajo. "No hay futuro del empleo si no empezamos a mirar las habilidades", sentenció Shea Gopaul, directora ejecutiva de Global Apprenticeship Network. Desde la organización que dirige, la referente educativa impulsa las pasantías y el aprendizaje en los espacios de trabajo como otra manera de educar. Y aseguró que estas pasantías no son solamente para los jóvenes: también pueden ser útiles para madres que se reincorporan a la oficina después de una licencia por maternidad y también para profesionales mayores que se quedan sin empleo por estar desactualizados con respecto a las habilidades necesarias en el mundo digital.

También hizo hincapié en que no todos los trabajos del futuro serán para "ingenieros o médicos" -y que también habrá que pensar en la educación necesaria para estos trabajadores- y en que "los empleadores ya no miran tanto los títulos sino las habilidades".

Miguel Kozuszok, vicepresidente de Unilever para América Latina

4:43
Video

El ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, Alejandro Finocchiaro, fue orador del panel y también habló sobre la educación del futuro. "Empezamos a pensar en las habilidades del siglo XXI. Por un lado, las blanda para adaptarse a los cambios, y por el otro, las digitales, que dentro de un tiempo podrían llamarse de otra manera porque, frente al futuro, la única certidumbre que tenemos es que el cambio nunca volverá a ser tan lento como lo fue hasta ahora", subrayó.

Además, delineó tres objetivos principales para avanzar en la educación y hacer de ella un sistema sostenible. En primer lugar, llamó a "formar ciudadanos" para preservar la democracia: "Tenemos que enseñar respeto por la ley, el orden y el otro", añadió. Luego, subrayó la necesidad de empoderar a mujeres y niñas para que accedan de manera igualitaria a la educación y a los trabajos. Finalmente, pidió educarse en la diversidad para respetar a quien piensa distinto: "Esa persona no solo no nos hace daño, sino que nos enriquece con su mirada", agregó.

Por otro lado, José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA, pidió cerrar la "brecha de infraestructura financiera" global. Para eso, dijo, es necesario "coordinar regulaciones financieras" tanto a nivel internacional como nacional, y sugirió pensar alternativas para el ecosistema fintech, aquel que mezcla finanzas con tecnología y que, en algunos aspectos, compite directamente con los bancos.

Además, señaló que es "imperativo" poder acceder a instrumentos financieros diversificados, pero también a educación financiera. "La digitalización está en el centro de todos estos pilares para el desarrollo del sistema financiero global", concluyó.

Para terminar, Ellen West, encargada de Relaciones con Inversores de Alphabet, retomó el tema educativo al hablar de la revolución digital. Expresó que, en el mundo desarrollado, hay un desafío demográfico que hace que sea difícil sostener un buen nivel de vida para la población que envejece, ya que cada vez habrá menos personas en edad activa, y que eso solo puede ser resuelto si se educa a los trabajadores para mejorar y aumentar la productividad.

"Las compañías tecnológicas hacemos mucho énfasis en las carreras STEM (las siglas para Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática en inglés), pero también tenemos que pensar en los trabajadores que ya no pueden volver a la universidad", reconoció.

El comentario de cierre estuvo a cargo de Joe Kaeser, CEO de Siemens, quien le preguntó a la audiencia cuál creían que era "el negocio de los negocios". Citó a Milton Friedman y su respuesta: "El negocio de los negocios es los negocios", recordó que dijo el economista que fue premio Nobel en 1976. Transformó la frase y dijo: "El negocio de los negocios es servir a la sociedad y crear valor para todas las partes interesadas y relacionadas con la empresa".

ONU

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.