Qué proponen las empresas y el Gobierno para erradicar la corrupción

Representantes del sector público, privado y las organizaciones debatieron sobre la necesidad de crear políticas para terminar con la corrupción
Representantes del sector público, privado y las organizaciones debatieron sobre la necesidad de crear políticas para terminar con la corrupción Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez
Julia D'Arrisso
(0)
5 de octubre de 2018  • 14:06

Incorporar la transparencia como condición sine qua non para comenzar y desarrollar un negocio fue el puntapié inicial que despertó el primer debate de la jornada. Cómo deben avanzar el sector público y el privado, las organizaciones y la sociedad civil hacia políticas más transparentes son las preguntas que reunieron a distintos representantes en la segunda jornada del B20 , que se desarrolla en el predio de La Rural.

El debate fue coordinado por Delia Ferreira Rubio, presidenta de Transparencia Internacional , quien expuso que la corrupción es un tema fundamental que afecta directamente el entorno competitivo económico, el crecimiento y la calidad de la democracia.

"La corrupción es un problema que afecta a cada una de las áreas de las políticas públicas. Cuando luchamos por la transparencia y la integridad, debemos racionalizar las decisiones para las políticas públicas y necesitamos que todos los actores participen", sostuvo y enumeró dos objetivos necesarios: "Integridad y transparencia en las empresas estatales e implementar estrategias contra la corrupción en todos los países del G20", precisó.

Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción
Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

Laura Alonso , la titular de la Oficina Anticorrupción, dijo que la corrupción ha sido un tabú para empresas y políticos a nivel mundial. "Por eso creemos en desarrollar consensos, mantener a todos en la mesa, creemos en el multilateralismo. La acción colectiva es la clave", expresó.

En este sentido, opinó: "Debemos mostrar las mejores prácticas en colaboración y cooperación, en conjunto con la sociedad civil. En el Gobierno debemos crear y promover las mejores reglas e innovación para que todas las empresas crezcan para generar empleo y crecimiento".

Por su parte, Christoph Leitl, presidente de las Euro-Cámaras y de la Plataforma de Cámara Global, dijo que la corrupción es una de las disrupciones de esta era y puntualizó que en todas las empresas deben convivir principios éticos.

"Precisamos reglas y acuerdos globales, en las empresas, gobiernos y en las ONG. Todos tienen que responder a la pregunta ¿de dónde provienen y a dónde van tus fondos?", explicó y pidió: "No le demos a la corrupción ninguna posibilidad. Erradiquémosla. Tiene que ser una norma internacional".

Kathryn Wengel, de Johnson y Johnson, dijo que todas las instituciones, públicas y privadas, deben hacer una rendición de cuentas y que la transparencia es la base de la confianza. "Es la verdad respecto a los procesos de negocios, licitaciones, cómo interactuar con profesionales de la salud. Eso comienza siempre desde la alta gerencia y para eso se necesita una serie de valores claros y simples", consideró.

Delia Ferreira Rubio, presidenta de Transparencia Internacional
Delia Ferreira Rubio, presidenta de Transparencia Internacional Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

Según manifestó en su presentación, las empresas y organizaciones requieren una entidad independiente que cerciore los cumplimientos del sistema de transparencia. De hecho, puso el ejemplo de su empresa, donde todos los empleados y directivos son evaluados a partir de los resultados de los proyectos realizados y la forma en que se llevan adelante.

"Ese sistema de valores debe traducirse en políticas y procedimientos que requieren rigor. Necesitamos un sistema que funcione a pesar de los cambios de liderazgo. Luego, debemos ver si estamos cumpliendo los procedimientos, si estamos dando correctamente la información. No queremos que se ganen licitaciones con calidad que no es óptima por pagar sobreprecios. La responsabilidad va más allá del dinero, sino que es por la vida de las personas", cuestionó Wengel.

En este sentido, Marc Firestone, director externo y consejero general de Philip Morris International, hizo hincapié sobre los obstáculos que tienen las empresas para cumplir con sus objetivos de transparencia. "Si bien se pueden poner metas muy agresivas, incentivos alentadores, luego no contamos con los recursos para cumplirlos. Entonces, pese a la buena voluntad, las organizaciones se descarrillan", analizó

"Todos coincidimos en que estamos tenemos claro los efectos negativos de la corrupción cuando vemos un país que sufre hambruna o cuando vemos puentes o rutas que no son seguras. Hay que tener la voluntad de ser transparentes, que los registros sean abiertos al público y poner a disposición los datos", propuso.

Marc Firestone, consejero general de Philip Morris International
Marc Firestone, consejero general de Philip Morris International Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez

Por último, George Mandelbaum, presidente de Cippec y del grupo de trabajo Integridad y cumplimiento del B20 y copresidente del T20, apuntó al sector de la infraestructura, por su vinculación con las empresas y contrataciones del Estado.

"La ética postula que el Estado pertenece a los ciudadanos y ellos tienen el derecho de exigir un campo de juego que permita que la infraestructura reduzca los costos al mínimo. El meollo está en que los costos serán mucho menores si están bien controlados y si la corrupción deja de ser un problema", sentenció.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.