srcset

Pompeya

Pompeya: descubren pinturas en una pared de una casa enterrada tras la erupión del Vesuvio

(0)
5 de octubre de 2018  • 16:21

ROMA.- Los arqueólogos han descubierto un nuevo tesoro en las ruinas de Pompeya : una escena de jardín en el santuario de una vivienda que estaba enterrada desde la erupción del monte Vesuvio en el 79 de nuestra era.

La agencia noticiosa ANSA dijo que tuvo acceso exclusivo al lugar, conocido como lararium por contener las figuras de los lares: deidades protectoras del hogar. En la antigua Roma, se brindaban ofrendas y oraciones a los dioses.

Una vista del sitio donde se hallaron los frescos
Una vista del sitio donde se hallaron los frescos Fuente: AP - Crédito: Ciro Fusco

Las fotos muestran paredes pintadas de rojo con figuras de toros, así como escenas de jardines encantados con aves, árboles y víboras.

El jefe del sitio arqueológico de Pompeya, Massimo Osanna, dijo a ANSA que se trata de "un cuarto maravilloso y enigmático que debemos estudiar en profundidad".

La presencia del majestuoso "Lararium", el más grande jamás descubierto en Pompeya, ofrece la certeza de que este jardín, que en ese momento estaba cubierto en parte por aleros, era un lugar precisamente dedicado al culto de los Lares, las insustituibles deidades domésticas protectoras de la casa y sus habitantes en el mundo romano de entonces. Bajo la edificación, los arqueólogos también encontraron intacta una lámpara de bronce, que testimonia el refinado altar hogareño que estaba sobre la pared, con las ofrendas recién ofrecidas al fuego: una piña, dos huevos grandes, higos suculentos y dátiles dorados.

Uno de los frescos hallados cerca de Porta Vesuvio
Uno de los frescos hallados cerca de Porta Vesuvio Fuente: AP - Crédito: Ciro Fusco

El pequeño altar de terracota todavía está allí, descansando como hace casi dos mil años al pie de ese santuario, con los restos quemados de ofrendas realizadas, quién sabe, tal vez durante las dramáticas horas que precedieron a la llegada del furioso río de magma y desechos piroclásticos que se abatió sobre la ciudad. Sin embargo, sigue siendo un misterio quién era el propietario de esta casa, que se encuentra a pocos metros de otra rica vivienda, la de Marco Lucrecio Frontón, que ciertamente tuvo que ser grande y muy opulenta, como lo demuestran las numerosas habitaciones excavadas en el siglo XIX y hoy desafortunadamente despojadas de todo, con los muros pelados como esqueletos mudos del esplendor pasado.

Fuente: AP - Crédito: Ciro Fusco

"Tal vez un rico comerciante, sin dudas una personalidad refinada y culta", especuló Osanna. Por cierto, un hombre capaz de pagar a los mejores trabajadores y encargar unas pinturas de jardín que no tenían igual en otras viviendas de la ciudad, incluso en ese período de la vida de Pompeya, el último en el cual Oriente estaba decididamente de moda y en las casas más ricas relucían triunfales las imágenes de frutas y animales exóticos.

Con información de ANSA y AP.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.