Suscriptor digital

Ante la Justicia, Paolo Rocca negó haber estado al tanto de pagos en Venezuela

Paolo Rocca al salir de Comodoro Py
Paolo Rocca al salir de Comodoro Py Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Hernán Cappiello
(0)
5 de octubre de 2018  • 16:50

Paolo Rocca , el dueño de Techint , el grupo económico privado más grande de la Argentina, negó haber estado al tanto de que se hubieran hecho pagos a funcionarios argentinos durante el proceso de estatización de su empresa Sidor en Venezuela. Se desligó de esos pagos que sí habían sido admitidos por dos subordinados suyos, Luis Betnaza y Héctor Zavaleta.

El juez federal de Claudio Bonadio lo indagó en la causa de los cuadernos de las coimas como sospechoso de pertenecer a una asociación ilícita integrada por funcionarios que recaudaban dinero de empresarios interesados en obtener beneficios del Estado nacional.

Estas acusaciones contra Techint surgen de las anotaciones de Oscar Centeno , el chofer del Ministerio de Planificación que con su Toyota negro visitaba las empresas constructoras acompañado de Roberto Baratta , mano derecha del exministro del área, Julio De Vido , para recaudar dinero y llevarlo a la casa de la familia Kirchner.

En esos cuadernos se menciona que se efectuaron pagos en el subsuelo del edificio de la calle Della Paolera 299, sede de Techint, entre diciembre y marzo de 2008, y que quien los efectuaba era Zavaleta, un hombre de confianza del grupo, supuestamente por orden de Betnaza, director corporativo del grupo.

En esta causa, el juez Bonadio ya indagó a Zavaleta, a quien le dictó la falta de mérito por entender que cumplía órdenes de su jefe. En cambio, procesó a Betnaza con prisión preventiva como supuesto miembro de una asociación ilícita y por cohecho.

Betnaza, en su indagatoria, ya había admitido esos pagos efectuados a funcionarios argentinos y anticipado que eran su decisión y de nadie más.

Cuadernos de las coimas: Declaró Paolo Rocca

13:30
Video

En el mismo sentido, Rocca aseguró ante la Justicia que no supo de estos pagos y evitó dar nombres propios. Afirmó que el dinero salió de las utilidades de los accionistas, que administraba Zavaleta. Según fuentes judiciales, dijo que Betnaza actuó como parte de la autonomía que le daba su cargo directivo. Admitió, no obstante, que esa con

Respecto del dinero, Betnaza había dicho que eran aproximadamente un millón de dólares y que se pagaron en pesos.

Rocca le dijo a Bonadio que la motivación para esos pagos era una "cuestión humanitaria" debido al acoso que sufrían sus ejecutivos en Venezuela, con manifestaciones antiargentinas, pintadas, hechos de violencia y hasta amenazas de no dejarlos salir del país.

Finalmente Hugo Chávez estatizó Sidor y Techint terminó cobrando 1900 millones de dólares por la planta venezolana.

Coacción

La empresa, sostiene, los pagos los hizo bajo coacción, presionada por los funcionarios argentinos que le reclamaban dinero para evitar la nacionalización o ayudar a la firma en las negociaciones. La empresa, por su parte, apuesta a que los cargos de cohecho y asociación ilícita sean revocados por la Cámara Federal y que, en cambio, la Justicia los considere víctimas de coacción.

Otra de las acusaciones que enfrenta Techint la hizo Claudio Uberti, exfuncionario de Planificación, que dijo que cobró de la empresa 100.000 dólares que entregó a Néstor Kirchner. Rocca negó haber efectuado pagos y argumentó que no pudieron haber sido por los corredores viales que ellos ya no tenían para ese momento.

El dueño de Techint llegó 14.15 a los tribunales en un auto negro con chofer y sus abogados; entró por la cochera del subsuelo reservada para los jueces, y tras permanecer dos horas en el juzgado de Bonadio se fue por donde vino, rodeado de una nube de fotógrafos, que lo retrataron dentro del auto, cuando el vehículo quedó detenido en la avenida Comodoro Py 2002, frente al puerto de Buenos Aires.

Permaneció tranquilo y fue pausado en su declaración para describir detalles de lo que fue su relación con el kirchnerismo, la magnitud e historia de su empresa, y la extensión del grupo, que emplea a unas 60.000 personas en todo el mundo.

Anteayer, Rocca participó junto con otros empresarios del B-20 (Business 20, el grupo de negocios del G-20), de una reunión en el CCK. Los hombres de negocios fueron recibidos por el presidente Mauricio Macri en el Museo de la Casa Rosada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?