Brasil sabe que en la Copa Libertadores no siempre gana el mejor

Xavier Prieto Astigarraga
(0)
6 de octubre de 2018  • 01:00

Cuando la Fórmula 1 armó calendarios de muchas carreras, pasaron a escasear los campeones discretos, los pilotos one hit wonder. Cuando no hubo torneos cortos en el fútbol argentino, en general vencieron los grandes, sin mucho margen para zarpazos. Las competencias largas en las que cada fecha tiene la misma relevancia que las otras tienden a recompensar al mejor, a reducir los efectos de las sorpresas.

El de la Copa Libertadores no es un certamen tan largo (14 compromisos para los finalistas) y, por tener playoffs, exalta cualidades que las competencias de todos contra todos a la larga atenúan: temple, oficio. Y está más sujeto a la fortuna y las injusticias. Por eso permite que haya finalistas del montón, privados de una virtud que sí suelen premiar las ligas: la técnica.

¿Quién duda de que el de Brasil, tanto en la selección como en sus clubes, es el fútbol más rico en habilidad? Exitosísimo en ambos casos, y sin embargo, suele cosechar en resultados menos que lo que merece en el juego (ahí está Rusia 2018 como ejemplo). Sin ir más lejos, este año tiene a los dos mejores del continente. Palmeiras (8 éxitos, 1 empate, 1 derrota, 20-4 en goles) y Grêmio (7-2-1, 22-5) en ocasiones abruman en situaciones de gol. Boca (5-4-1, 17-7) y River (5-5-0, 12-4) muestran números buenos pero no tanto, y a veces mejores que sus producciones.

En estos cruces de semis, los verde-amarelos aparecen superiores. ¿Favoritos? Sí, tal vez. Pero esto es Copa Libertadores. Y entonces valen doble el carácter, las agallas, la convicción, la ambición, la madurez. Las ha relucido en décadas el copero Boca; al River de Marcelo Gallardo se lo conoce por eso. En semifinales mano a mano, la historia muestra 5-2 arriba a los brasileños, pero los albicelestes figuran 9-5 en las finales entre sí.

Al otro lado de las cataratas están al tanto. Y si no lo saben aún, pues bien pueden tener un par de muestras a fines de mes.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.