Las empresas prevén una recesión más profunda que la esperada para este año, pero son más optimistas para 2019

Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez
Francisco Jueguen
(0)
5 de octubre de 2018  • 21:23

Para ejecutivos de empresas locales e internacionales que participaron ayer del encuentro internacional del B-20, si las actuales tasas de interés se sostienen en el tiempo, la recesión será peor de lo esperado por el Gobierno, ya que las compañías licuarán completamente su capital de trabajo en búsqueda de financiamiento para mantener su propia actividad. Incluso, eso ya estaría ocurriendo en la actualidad, según varios de lo consultados ayer.

"Estas tasas de interés no son sostenibles y si lo fuesen se va a producir una crisis más profunda", aseguró Jorge Di Fiori, presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios. Su opinión, palabras más o palabras menos, era la mayoritaria entre los empresarios argentinos que colmaban ayer el encuentro internacional que discutía sobre transparencia, infraestructura y comercio.

Sin embargo, algunos empresarios no pierden el optimismo, sobre todo de cara al año que viene. Para varios de los consultados, si en el corto plazo el Gobierno controla la corrida cambiaria, existe la creencia de que la economía volverá a moverse en el segundo trimestre de 2019. "Yo sigo siendo optimista. Este es un ajuste doloroso, pero necesario. Hay que confiar y esperar. Yo creo que en marzo puede haber una recuperación clara", dijo Di Fiori.

"Con estas tasas de interés es muy difícil, sobre todo para las pymes", afirmó Luis Pagani a LA NACION, presidente de Arcor, mientras tomaba un vaso de agua en la barra de Café Cabrales. "Hay que atender la situación del crédito. Pero si encontramos la manera de restar volatilidad y dar certidumbre para despejar las dudas sobre el crédito rápido soy súper optimista. Habrá grandes oportunidades para exportar", señaló el director general de Microsoft, Diego Bekerman.

"Quizás la caída de 2,4% que espera el Gobierno para este año sea el cálculo correcto para el promedio del año. Pero lo que está claro es que el segundo semestre va a mostrar una recesión mucho más profunda de la esperada, de entre 5 o 6 interanuales", señaló Gustavo Weiss, presidente de la Cámara de la Construcción (Camarco) a este medio. "Las tasas estas destruyen cualquier actividad productiva. El Gobierno tiene bien en claro que esto debe durar lo menos posible, pero hay mucha volatilidad aún en el tipo de cambio. Cuánto se van a mantener estas tasas; esa es la duda más importante que existe hoy en el mercado", completó.

"Creo que va a haber una mayor recesión a la esperada", indicó a este medio Martín Rappallini, presidente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA). "Hay que estabilizar la situación lo antes posible y bajar las tasas ya", analizó el industrial bonaerense y agregó confiado: "Si eso ocurre y se desacelera la inflación, el año que viene pude levantar".

A metros, dos hombres de la industria farmacéutica charlaban sobre la actualidad sentados en una de las mesas de la antesala. "El tema es que nadie dice cuándo (van a bajar). Y esa es una incertidumbre. Es claro que tienen un plan cerrado con el FMI, pero nosotros no lo conocemos y todos los que estamos acá tenemos que tomar decisiones de inversión", dijo uno en estricto off the récord sobre el costo del dinero que -indicaron- para una pyme puede llegar hasta el 140% en lo que respecta al descuento de cheques. "Nos estamos comiendo el capital de trabajo. No sé con qué vamos comprar todos nuestros insumos, que están dolarizados. El precio del Ibuprofeno no creo que pueda subir mucho", se quejó otro de los comensales.

"Las restricciones severas a las empresas no se pueden mantener en el tiempo. Esto no puede ser eterno", afirmó el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina. "En las empresas agropecuarias, hay distintas preocupaciones. Muchas, con alta exposición financiera, están meditando bien sus inversiones tecnológicas", completó. "Esperamos una estabilización del tipo de cambio, pero todavía se nota mucha volatilidad en bandas que son anchas. Esos vaivenes generan alteraciones en las estructuras de costos y uno pierde cualquier referencia", dijo. "Necesitamos previsibilidad. Que esto se estabilice. Si logramos eso. Hay sectores que van a tirar", agregó y mencionó a la energía, el turismo y, claro, el campo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.