Fumata blanca en el Nobel de Economía

Juan Carlos de Pablo
(0)
7 de octubre de 2018  

Salvo que ocurra algún imprevisto de último momento, mañana se conocerá quién obtuvo el Premio Nobel de Economía 2018. Llenará de alegría a las (o los) galardonados (tres como máximo) y de pesar a muchos que se sentían candidatos, por lo cual el ocurrente Paul Anthony Samuelson indicó que el codiciado galardón no cumple el requisito básico de mejora del bienestar social, según el criterio formulado por Vilfredo Pareto.

Al respecto conversé con el escocés James Alexander Mirrlees (1936-2018), quien en 1996 compartió el Nobel con William Spencer Vickrey. Este último falleció tres días después del anuncio, a los 82 años. Mirrlees era el único escocés ganador del Nobel hasta que, en 2015, lo obtuvo Angus Stewart Deaton.

-¿Por qué obtuvieron el premio?

-Según el Comité Nobel, porque "la información incompleta y asimétricamente distribuida tiene consecuencias fundamentales, particularmente en el sentido de que una ventaja informativa puede ser explotada estratégicamente. La investigación premiada se concentró en cómo los contratos y las instituciones pueden ser diseñados para manejar las cuestiones de incentivos y control".

-El Nobel de Economía fue creado en 1968 a propósito del 300º aniversario de la creación del Banco Central de Suecia. ¿Cuáles son las estadísticas hasta ahora?

-Entre 1969 (primer año que se otorgó) y 2017, 79 personas lo obtuvieron: 25 de ellas, de manera individual; 36, en grupos de 2, y 18, en grupos de 3; 78 varones y una mujer (Elinor Claire Ostrom, quien lo ganó en 2009). En el momento de ser galardonados, en promedio tenían 67 años. Leonid Hurwicz tiene el récord máximo, porque lo recibió cuando tenía 90 años -Lloyd Stowell Shapley se le acercó mucho, ya que lo recibió a los 89 años-; Kenneth Joseph Arrow, galardonado en 1972, es el "benjamín" del grupo, porque se lo otorgaron cuando tenía 51 años. 42 de los 79 premiados fallecieron.

-¿Qué más?

-En promedio, vivieron 16,4 años luego de haber recibido el galardón. Encabeza la tabla Arrow, quien vivió 45 años, seguido por Samuelson, quien vivió 39 años. Vickrey, en el otro extremo, se enteró de que se lo habían otorgado, pero como falleció de inmediato no pudo pronunciar la conferencia Nobel. 1943 fue el año en que nacieron más premios Nobel de Economía: 4 (Kydland, Sargent, Spence y Stiglitz); 2013, aquel en que fallecieron más galardonados: 4 (Buchanan, Coase, Fogel y Klein).

-¿Es posible ganar el premio sin ser estadounidense o sin haber migrado a Estados Unidos?

-Sí, aunque, como muestran las estadísticas, las chances son bajas. En efecto, 44 de los 79 galardonados nacieron en los Estados Unidos (55,7% del total) y 18, en otros países pero migraron y desarrollaron su carrera profesional en ese país (sumados, equivalen a 78,4% del total). De los 17 restantes tres nacieron en Inglaterra; dos cada uno en Alemania, Francia, Noruega y Suecia, y uno cada uno en Escocia, Holanda, Chipre, India, Indias Occidentales y Rusia. No fueron galardonados economistas de América Latina ni de Japón.

-De la vida y la obra de los 79 galardonados me ocupé en Nobelnomics , que Sudamericana publicó en 2017. ¿Qué rescata de la obra premiada durante el primer medio siglo de existencia del Nobel?

-Ante todo le digo que seguramente cada economista tiene sus favoritos para que lo ganen, pero mirando la lista de premiados resulta difícil tachar alguno. Pero más allá de la gloria y algo de dinero, el premio ha servido para algo más.

-¿Para qué?

-Para otorgarles visibilidad a valiosos aportes ignorados, o subestimados, por no enrolarse en la corriente principal del análisis económico. Ejemplos: más allá de los especialistas, antes de recibir el Nobel de Economía; ¿quién sabía de la existencia de Ostrom, Christopher Antoniou Pissarides, Oliver Simon D'Arcy Hart o Bengt Robert Holmström? Por eso recomiendo que mañana se den una vuelta por la página de la Fundación Nobel, donde se publicarán valiosos trabajos que explican qué hicieron los galardonados para merecer el premio.

-¿Qué relación existe entre la obra de quienes ganaron el Nobel y el bienestar material de los seres humanos?

-Al igual que en los casos de Física, Química y Medicina, el Nobel de Economía premia avances en la teoría, cuya relación con la práctica no siempre es directa. Pero en la práctica la obra de Jean Tirole ayuda a mejorar la regulación de los servicios públicos; la de Alvin Eliot Roth, la asignación de los residentes médicos entre los diversos hospitales; la de Paul Robin Krugman, el comercio internacional de bienes que superficialmente parecen iguales; la de George Arthur Akerlof, los mercados de bienes usados, etc.

-¿Tuvieron ellos en la cabeza la aplicación de los esquemas que estaban diseñando?

-No siempre, pero inspiraron a otros a desarrollar las implicancias prácticas de sus trabajos. Lo que sí es cierto es que antes de ponerse a modelar casi todos los galardonados "caminaron la calle". Una excepción es Gerard Debreu, quien encaró el análisis del equilibrio general competitivo desde una perspectiva que podríamos denominar bourbakista, pero, como digo, es una de las pocas excepciones.

-Don James, muchas gracias.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios