En plena turbulencia, la Argentina espera con inquietud el voto en Brasil

En Belo Horizonte, Haddad participó ayer de un acto junto a su candidata a vice, Manuela DAvila y Dilma
En Belo Horizonte, Haddad participó ayer de un acto junto a su candidata a vice, Manuela DAvila y Dilma Fuente: Reuters - Crédito: Washington Alves
Tras una campaña marcada por la polarización entre Bolsonaro y Haddad, hay incertidumbre sobre los planes económicos y los problemas estructurales del país
Sofía Diamante
(0)
6 de octubre de 2018  

Luego de meses de una de las campañas más imprevisibles y polarizadas en la historia reciente de Brasil, la incertidumbre sobre el escenario que dejarán las elecciones presidenciales de mañana mantiene expectante a todo la región y, en especial, a la Argentina, que en plena tormenta económica espera una consolidación de la recuperación de su principal socio comercial.

Mientras las encuestas le dan una clara ventaja para mañana (35%-22%) al diputado ultraderechista Jair Bolsonaro frente al izquierdista Fernando Haddad , del Partido de los Trabajadores (PT), las políticas en materia económica que podría aplicar el candidato que resulte elegido no despejan la incertidumbre sobre los desafíos urgentes de Brasil. Una certeza es que el presidente que asuma el 1º de enero próximo deberá enfrentar crecientes problemas estructurales, como un déficit fiscal y financiero de 7% del PBI y un sistema previsional que los analistas califican como "excesivamente oneroso".

Los desafíos económicos del próximo presidente de Brasil - Fuente: AFP

2:08
Video

Sin embargo, a diferencia de la Argentina, Brasil tiene la ventaja de que su déficit financiero -lo que debe pagar por intereses de deuda, que es casi 6% del PBI- se corresponde a obligaciones con el mercado local, y no es deuda externa.

Por su ideología política, Bolsonaro parece tener el beneplácito de los mercados, que reaccionaron al alza en los últimos días cuando las encuestas mostraron un crecimiento en su intención de voto. Si bien entre sus propuestas está la promesa de cerrar el déficit fiscal en su primer año de mandato, la falta de apoyo legislativo y su rechazo por la mayoría de los partidos tradicionales complicarían la posibilidad de generar consensos para llevar adelante las ambiciosas reformas que propone.

Una analista política brasileña analizó las elecciones y los distintos escenarios

13:32
Video

"La agenda de política económica que propone Bolsonaro responde a las demandas del mercado, pero la incertidumbre es cómo las llevaría adelante, ya que no tiene mucho consenso en la población. Entonces, cómo se traduciría en medidas concretas no es tan claro, y eso podría traducirse en mucha volatilidad", explicó Marcos Muñiz, analista de Comercio Exterior & Latam de Abeceb, la consultora fundada por el ministro de Producción argentino, Dante Sica.

Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI, coincidió en que "un líder volátil y cambiante como Bolsonaro podría ser riesgoso" para Brasil. "Tiene un plan económico más promercado. Es un nombre de derecha, nacionalista, personalista y conservador, que alienta la desregulación y las privatizaciones de las empresas. Podría ser algo proteccionista, porque es un candidato de derecha nacionalista, pero él no manifestó nacionalismo económico", explicó.

Haddad, por otra parte, tiene una base electoral con más demanda social, pero a su vez tendría un apoyo legislativo más amplio que Bolsonaro. "Los mandatos anteriores de Luiz Inacio Lula da Silva arrancaron con discursos muy de izquierda, pero luego supo moderarse. El PT es capaz de mutar a una política económica de consenso. Hay propuestas que al mercado lo asustan mucho, como aplicar impuestos a la renta financiera", analizó Muñiz.

"La deuda pública de Brasil crece a un ritmo vertiginoso. No hay mucho financiamiento para un potencial populismo. Haddad posiblemente moderaría su discurso, ya que no hay mucho margen para que se desvíe. Además, reconoce el problema de las finanzas públicas", agregó. Este año, la economía brasileña crecería 1,4%, y el próximo, 2,5%, según las últimas estimaciones oficiales.

En tanto, en el gobierno argentino miran con buenos ojos el comienzo de un nuevo mandato que le permita avanzar con las negociaciones de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE). Según fuentes oficiales, al tratado solo le faltan "detalles" para ser concretado, aunque las últimas conversaciones suelen ser las más "sensibles".

En ese sentido, Haddad se manifestó a favor de profundizar los acuerdos multilaterales, donde pretende acelerar la integración dentro del bloque del Mercosur. "No podemos mantener el ritmo actual. Brasil puede ser la solución para la Argentina y la Argentina puede ser la solución para Brasil, con más integración y comercio", dijo esta semana. En cuanto a la política que llevaría adelante Bolsonaro, los analistas estiman una continuación de parte de la agenda que llevó adelante Michel Temer, donde coexistió una buena sintonía con el gobierno argentino y se priorizó la reinserción al mundo.

"La relevancia comercial de Brasil para la Argentina se refiere en especial a las exportaciones de bienes industriales [a diferencia de lo que ocurre con los demás mercados, en los que los bienes de origen agropecuario son la mayoría]", dijo Elizondo.

Una relación deficitaria para la Argentina

1,7%

Del PBI argentino

En 2017, la Argentina tuvo un déficit comercial histórico con Brasil del 1,7%

Socio comercial

Brasil es el primer socio comercial. Pero la Argentina es el tercero para Brasil, detrás de EE.UU. y China

6

Millones de dólares

En septiembre pasado, la Argentina tuvo un pequeño superávit comercial, el primero desde 2014

Una alianza que avanzó, pero luego se estancó

Néstor Kirchner-Lula

(2003-2007)

Ambos fijaron la relación entre los dos países como su prioridad en política exterior. Acordaron coordinar sus posiciones en organismos multilaterales y ocupar un solo puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU cuando les corresponde la membresía rotativa. Brasil se convirtió en el mayor socio comercial de la Argentina, y la Argentina ocupa el tercer lugar para el mercado brasileño, detrás de Estados Unidos y China. En cuanto a cooperación militar, desde 2004 fabrican de forma conjunta distintos tipos de vehículos, tanques y aviones

Cristina-Lula-Dilma

(2007-2015)

En 2008, junto a otros países de la región, crearon la Unión de Naciones Sudamericanos (Unasur). Ese año dejaron de utilizar el dólar y comenzaron a usar el peso y el real en las transacciones comerciales bilaterales. En 2007 realizaron el primer lanzamiento conjunto del cohete VS-30. En 2008 se formó una comisión binacional para el enriquecimiento de uranio

Mauricio Macri-Temer

(2015-)

Se fijaron como objetivo principal la firma de un acuerdo del Mercosur con la Unión Europea. Pero el proyecto no avanzó por las dificultades financieras de la Argentina y el debilitamiento político de Temer

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.