Sven Smit: "A la Argentina solo le falta conectarse con sus oportunidades"

El director de McKinsey Company en Amsterdam sostuvo que es necesario repensar la manera en que se invierte en la infraestructura de los países; sus consejos para cerrar brechas
El director de McKinsey Company en Amsterdam sostuvo que es necesario repensar la manera en que se invierte en la infraestructura de los países; sus consejos para cerrar brechas Crédito: Ignacio Sánchez
Julia D'Arrisso
(0)
7 de octubre de 2018  

La Argentina es una tierra de oportunidades". Esa es la primera definición que brinda Sven Smit, el director de la oficina de la consultora McKinsey en Amsterdam. Según su visión, Argentina se está en modo "resset" y "solo le queda conectarse con sus oportunidades".

En líneas generales se mostró optimista sobre las posibilidades de inversión en el país. Dijo mirar con especial atención el sector energético y de infraestructura. Sin embargo, reconoció la preocupación por la crisis financiera, aunque consideró que se trata de un período de transición que atraviesan los países emergentes.

Sven Smit es el socio principal de la oficina de McKinsey & Company en Amsterdam. Es experto en estrategia y crecimiento, principalmente en los sectores de telecomunicaciones y alta tecnología. Además, es coautor de los libros Granularidad de crecimiento y de Estrategia más allá del palo de hockey.

-¿Cómo ve el mercado argentino? ¿Cree que hay buenas oportunidades de negociosen la Argentina?

-La Argentina como es una tierra de oportunidades. Solo necesita estar conectada a esas oportunidades. Tiene una cultura de creación que se encuentra en múltiples sectores, pero todo el sistema debe ser llevado a un lugar donde pueda ser captado financieramente. Ahora el país está atravesando un proceso de transición de un modelo financiero a otro.

-¿Cuáles son las particularidades que encuentra en el mercado argentino?

-Hay muchos mercados emergentes que tienen mucho potencial. Pero aquí hay oportunidades en infraestructura, energía, bancos, digitalización. La cuestión no son las oportunidades, sino poner a todo el sistema en el lugar adecuado para que la oportunidad pueda ser desatada.

-¿Cómo ve la crisis financiera que está atravesando el país?

-En general, los mercados emergentes entraron en un proceso de reacomodamiento. Países como Turquía atraviesan situaciones similares, todas por cuestiones diferentes. No creo que nadie dude de que aquí se pueden encontrar oportunidades. Con el tiempo, la confianza llegará y serán todos más optimistas sobre la posibilidad de hacer negocios. Es difícil verlo ahora, pero los problemas están siendo abordados y lo importante es no irse. Entiendo que para la gente la inflación importa y no será fácil, pero creo que es un momento de transición. No veo una desconexión con lo que pasa con el resto de los mercados emergentes.

-Escribió sobre estrategias, ¿qué recomendaciones le haría a la Argentina?

-Si se vive en un contexto más ajustado, la respuesta es que hay que hacer más. Hay que trabajar para corregir las cuestiones negativas. Crear nuevas estrategias. Por ejemplo, el mundo se está volviendo digital. Está influenciado por lo digital. Ese juego hay que jugarlo ahora. Esos sectores hay que mirarlos para hacer inversiones.

-¿Cree que eventos como el B20 sirven para mejorar las relaciones entre los países y crear mayores vínculos en los negocios?

-Cualquier evento donde la gente se conecte para entender mejor cuestiones como la inclusión de las mujeres, la energía, la infraestructura, la economía, el futuro de los negocios, son oportunidades para que la gente estudie los problemas de forma más profunda y participe más. La diversidad es uno de los tópicos más importantes porque ya está instalado y no se va a ir, está en la mente de todos y se está volviendo una fuente de competitividad. Es importante para los negocios.

Smit vino a Buenos Aires para brindar una exposición en la conferencia sobre infraestructura y energía vistos como espacios de poder para el desarrollo, en el marco del B20, donde se debatió sobre las brechas existentes en el financiamiento y el acceso a estas dos industrias. "Estamos en un momento de reconstrucción del planeta. La brecha en la infraestructura, según las tendencias actuales, es de cinco billones entre lo que tenemos y lo que debe existir. La infraestructura podría generarse a un 40% menos de costo y se cubriría esa brecha", expresó en relación al ahorro que podría generarse en términos de costo y eficiencia a la hora de generar obras.

Según explicó, el modelo de participación público privada para los proyectos de infraestructura es valioso, aunque propuso un nuevo mecanismo de organización en la inversión para realizar obras. "Siempre estamos haciendo puentes únicos, que serán los más costosos. Si hacemos diez puentes estándar bajo una estrategia común será más accesible y generaremos más obras".

"El 60% del crecimiento del mundo tendrá lugar en 600 ciudades y eso debe funcionar bien. Los intendentes deben trabajar en un marco de resiliencia para fortalecer lo social, lo cultural y lo ambiental", manifestó en el panel del B20.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.