El picante no atrae a los argentinos

Fuente: LA NACION - Crédito: Pablo Bernasconi
La especia más consumida del mundo no tiene aquí gran demanda; es toda importada
Carlos Manzoni
(0)
7 de octubre de 2018  

0,023 gramos

Consumo per cápita de pimienta

Cristóbal Colón inició su travesía hacia las Indias para buscarla, pero, paradójicamente en muchas partes del Nuevo Mundo que él descubrió no se produce. Se trata de la pimienta que, más allá de no tener al país como productor, tampoco lo tiene como gran consumidor: su consumo per cápita anual aquí es de 0,023 gramos, muy lejos de Estados Unidos, por ejemplo, donde esa cifra es de 2 kilos anuales.

La India es el principal productor de pimienta en el mundo, ya que aporta cerca del 25,4% de la producción mundial. En segundo lugar se encuentra Indonesia, país que aporta cerca del 22,9% de la producción de pimienta de todo el planeta. Sin embargo, la producción cayó en hasta un 11,48%.

La pimienta está considerada la reina de las especias por el altísimo valor comercial que ha representado a lo largo de la historia. Originaria de la India, se extendió por Indonesia y Malasia en torno al año 600 antes de Cristo. Muchos siglos después fue traída a Europa por el comerciante griego Eudoxo de Cícico.

Actualmente conserva el trono de "especia más consumida del mundo", con algo más de 2,5 millones de toneladas anuales, aunque la demanda global de este tipo de condimentos ha disminuido. La pimienta negra ha sido utilizada desde tiempos inmemoriales con fines culinarios y medicinales. Una sustancia llamada piperina es la causante del sabor picante que confiere a los alimentos.

Entre sus propiedades se destacan su poderes como antioxidante y antibacterial y su capacidad para curar catarros y gripes. También es muy buena para tratar problemas respiratorios como el asma, la tos aguda, etcétera. Otras de sus bondades es que sirve para combatir las caries y aliviar dolores de muela. En otros tiempos se le usó para curar problemas en los ojos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.