Suscriptor digital

Gana en todos lados: River ya está en las semifinales de la Copa Argentina

Copa Argentina Cuartos de final
  • 3
River Plate

River Plate

  • Juan Quintero
  • Rafael Santos Borré /
  • Juan Quintero
  • 1
Sarmiento (Chaco)

Sarmiento (Chaco)

  • Luis Silba
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
7 de octubre de 2018  • 15:30

Cuando la diferencia entre dos planteles es abismal, la jerarquía individual puede ser un arma letal. Si se saben exprimir, un movimiento, un control o una rápida decisión tienen el poder de ser elecciones decisivas para el trayecto del juego. Eso aprovechó River para vencer 3-1 a Sarmiento de Resistencia , volver a ser semifinalista de la Copa Argentina por tercera vez consecutiva y alcanzar el récord histórico de partidos invicto (32, con 21 triunfos y 11 empates) del club.

El rendimiento del equipo de Marcelo Gallardo fue de regular a malo, con demasiadas imprecisiones impropias de su último tiempo de gracia. Lejos estuvo de ser amplio dominador del juego, tal como se podía pensar antes de enfrentar a un equipo del Torneo Federal A. Errático para trasladar la pelota, inconexo entre sus líneas, impreciso para elegir la puntada final y con un marcado desorden defensivo por momentos, River terminó solidificando su victoria en el poder ofensivo con el que cuenta: Juan Fernando Quintero, autor de un doblete, y Rafael Borré, quien marcó el tanto restante, fueron lo mejor en una pálida tarea que se contrapone demasiado con sus recientes presentaciones en Superliga y Copa Libertadores.

Pese a eso, el presente le sigue sonriendo. Cuando no puede encontrar respuestas futbolísticas, logra ser efectivo en ataque y exprimir al máximo las virtudes de sus individualidades. Así, consiguió el 1-0 a los 25 minutos con una genial definición de Quintero -enganchó antes de rematar y dejó en el suelo al arquero Carrera y al defensor Berlo- tras un grosero error del central Huth, bien presionado por Borré; anotó el 2-0 a los 34 con un rápido contragolpe de tres toques entre Quintero, Scocco y Borré, quien definió con gran categoría frente al arco; y pudo liquidar el juego a quince del final tras un pelotazo de Armani para De La Cruz, quien cruzó la pelota para la asistencia de Mora (en offside) a Quintero.

Quintero anotó el 1-0 para River

Borré, el 2-0 para River

Luis Silba descontó para Sarmiento

Quintero, el 3-1 definitivo

Sin poder ser lo suficientemente punzante ni profundo ante las ventajas que le otorgó un rival que empezó a ordenarse con el correr de los minutos, River quedó expuesto ante una irregular tarea defensiva, con flojas tareas del triángulo que compusieron los centrales Jonatan Maidana y Javier Pinola y el único volante central Leonardo Ponzio. Eso, sumado al poco entendimiento del tándem Casco-Mayada por la izquierda, le brindó espacios y oportunidades al equipo de Resistencia, que antes de sufrir los dos goles, tuvo dos claras chances: una en los pies de Silba, que falló en la definición -no pudo patear- ante Armani, y otra con un cabezazo de Huth que pasó cerca.

Así, la desconcentración de la última línea y dos errores arbitrales volvieron a poner en juego a un Sarmiento que había sentido el duro golpe. Primero, el línea Roberto Reta señaló un offside inexistente de Scocco cuando se iba en soledad hacia el área rival. Segundos después, a los 43 minutos de la primera parte, el árbitro Fernando Espinoza cobró una supuesta falta en el área de Casco sobre el volante Rodrigo Castro, que tampoco existió pero que el goleador Luis Silba (cinco tantos en el torneo) aprovechó para marcar el 2-1.

River jugará en semifinales ante el ganador del cruce entre Central Córdoba de Santiago del Estero y Gimnasia La Plata.

Hasta el tercer festejo, la sensación en el estadio era de tensión absoluta: nadie podía predecir qué podía llegar a ocurrir ante la estampida del equipo de Chaco, que controló a River e inundó de centros el área de Armani buscando el empate. Es más, el arquero millonario por unos segundos vio cómo le empataban el juego, pero el golazo del goleador Silba fue correctamente anulado por posición adelantada.

Pese a que no pudo estar tranquilo durante muchos tramos del juego, la visita del Millonario a Mendoza terminó con una sonrisa necesaria: logró alcanzar el histórico número de 32 juegos sin caídas, sigue acrecentando su récord de triunfos consecutivos en una misma competencia (lleva 16) y quedó a dos pasos de un nuevo título más que necesario: ya está en las semifinales de la Copa Argentina. Es decir, a dos partidos de su boleto directo a la Copa Libertadores 2019, un objetivo central del semestre

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?