Primera respuesta del Papa a las acusaciones del exnuncio Viganò

"Los abusos como su encubrimiento no pueden ser más tolerados", dice el documento de la Santa Sede
"Los abusos como su encubrimiento no pueden ser más tolerados", dice el documento de la Santa Sede Fuente: AP - Crédito: Gregorio Borgia
Elisabetta Piqué
(0)
6 de octubre de 2018  • 11:43

ROMA.- "Consciente y preocupado por la desorientación" que están causando en los fieles, el papa Francisco le dio hoy una primera respuesta a las explosivas denuncias lanzadas a fin de agosto por el exnuncio Carlo Maria Viganò, quien lo acusó junto a otros altos prelados del Vaticano de haber encubierto a un influyente excardenal estadounidense.

"Seguiremos el camino de la verdad, dondequiera pueda llevarnos", aseguró Francisco, quien también advirtió que "tanto los abusos como su encubrimiento no pueden ser más tolerados y un trato distinto para los obispos que los han cometido representa una forma de clericalismo nunca más aceptable".

Un comunicado de la Sala de Prensa de la Santa Sede adelantó que Francisco ordenó poner en marcha una investigación a todo campo sobre el arzobispo emérito de Washington Theodore McCarrick, un prelado que tiene 88 años y cuyo caso fue el pretexto del ataque lanzado por Viganò, ayudado por medios ultraconservadores estadounidenses.

El comunicado recordó que fue Francisco quien, en septiembre de 2017, ordenó una investigación después de que la diócesis de Nueva York le señaló a la Santa Sede que "un hombre acusaba el entonces cardenal McCarrick de haber abusado de él en los años 70". Tras surgir "graves indicios", en julio pasado Francisco aceptó la renuncia de McCarrick al colegio cardenalicio -algo sin precedente-, ordenándole la prohibición al ejercicio del ministerio público y la obligación de conducir una vida de oración.

Al margen de recordar que la Santa Sede abrió un proceso canónico en su contra, cuya conclusión informará en su momento, el comunicado aseguró que ahondará su investigación. "En referencia a otras acusaciones contra el eclesiástico, el Santo Padre ha dispuesto integrar las informaciones recolectadas a través de la investigación previa con un ulterior y meticuloso estudio de la entera documentación presente en los archivos de los dicasterios y oficinas de la Santa Sede relativos al entonces cardenal McCarrick, con el objetivo de comprobar todos los hechos relevantes, situándolos en su contexto histórico y evaluándolos con objetividad", indicó.

El G-9, el grupo de cardenales consultores del Papa, había anunciado en septiembre que se estaba preparando una respuesta "aclaratoria" a las acusaciones. El comunicado que fue difundido hoy no menciona al exnuncio Viganó, sino sus denuncias.

"La Santa Sede es consciente que tras el examen de los hechos y las circunstancias podrían emerger decisiones que no serían coherentes con el enfoque de hoy a estas cuestiones", admitió el comunicado. Esta frase aludió, sin mencionarla, a la cultura del silencio y el encubrimiento que reinó durante décadas en el Vaticano.

"El Santo Padre Francisco renueva su urgente invitación a unir fuerzas para combatir la grave plaga de los abusos adentro y afuera de la Iglesia y para prevenir que tales crímenes sean ulteriormente perpetrados a daño de los más inocentes y los más vulnerables de la sociedad", agregó.

El comunicado -difundido mientras más de 200 obispos de todo el mundo se encuentran reunidos en un sínodo dedicado a los jóvenes-, recordó, asimismo, que el Papa convocó a una reunión a los presidentes de todas las Conferencias Episcopales del mundo, que tendrá lugar en febrero próximo en el Vaticano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.