Deborah Turza, una actriz en tres pieles

La actriz protagoniza tres obras en cartel con papeles tan disímiles como exquisitos
Leni González
(0)
7 de octubre de 2018  

Es un gran momento para la actriz y cantante Déborah Turza, que despliega su talento en tres escenarios distintos. Nominada a los Premios Hugo, es la protagonista de Mamá está más chiquita, de Ignacio Olivera y Juan Pablo Schapira, una de las obras ganadoras de la última Bienal Arte Joven que vuelve a reponerse en El Galpón de Guevara. Por otro, cada lunes, en el teatro La Comedia, es una de las voces de De eso no se canta, una creación de Pablo Gorlero sobre las canciones prohibidas de todos los tiempos. Además, se pone el traje de Alfonsina Storni en el unipersonal Mar oculto, con dirección de Agustín León Pruzzo.

"Son tres espectáculos muy diferentes, pero que, a la vez, tienen algo en común y que me compromete de manera muy íntima desde que fui mamá de Catarina, hace casi dos años. En las tres, hay mujeres fuertes, que le pusieron el pecho a la vida y las dificultades para salir adelante. Que esto me pase en esta encrucijada histórica es muy especial, me llena de orgullo por mi madre, mi abuela, mi hija y todas las mujeres luchadoras que conozco", dice.

Es Rita, en Mamá está más chiquita, una mujer que sostiene su hogar, con dos hijos adolescentes (Paloma Sirvén y Tomás Wicz), y que ante una inesperada noticia, debe tomar decisiones. En De eso no se canta, junto con Laura González, Julián Rubino y Nicolás Cúcaro, le toca ponerse el pañuelo que usaron las mujeres de la Guerra Civil Española, las partisanas italianas, madres y abuelas que no callaron aunque estuvieran prohibidas. Y con Mar oculto, puede penetrar con paso firme la historia menos contada de Alfonsina Storni.

"Ella se tiró al mar desde la escollera porque tenía cáncer, no se dejó llevar mansamente por las olas como una suicida melancólica. Era una mujer con opinión, que escribió sobre educación sexual en la nacion, con ideas de hoy en los años 20; feminista, madre soltera, actriz, cantante, periodista, dramaturga y, por supuesto, poeta. A esa mujer es la que esta obra quiere mostrar", dice Turza, encargada de guiar un viaje de poesía y canciones al que no podía faltarle la invitación a una copa de vino. Con música original de Santiago Orquera y la guitarra de Alef Dálet, Mar oculto sucede en el mágico espacio de los Estudios Caracol, una de las cúpulas del edificio Bencich.

"Ella vivía en un edificio Bencich, pero el de Córdoba y Esmeralda", dice Turza, por primera vez sola frente a un público cercano, casi íntimo. Alrededor de 25 personas, con reserva, son las que pueden seguir este espectáculo exquisito sobre una figura que se agiganta con los años. "Sé que hay otros espectáculos sobre ella y es lógico por la importancia y el grosor de su obra. Hay muchas maneras de abordarla. Pero esta es una propuesta muy novedosa, una experiencia poética en un lugar para el hechizo del tiempo", dice la actriz, cantante y mamá más fuerte que nunca.

PARA AGENDAR

Mar oculto. En Roque Sáenz Peña 615. Viernes, a las 20.30 y domingo a las 19. $ 500. Reservas: unmaroculto@gmail.com

Mamá está más chiquita. En El galpón de Guevara (Guevara 326), miércoles a las 20.30. $350

De eso no se canta. En teatro La Comedia (Rodríguez Peña 1062). Lunes a las 21.15. $300.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.