Límites y advertencias para integrar el frente de Cristina Kirchner

Fuente: Archivo
Larroque sostiene que la expresidenta debe ser la figura central de un amplio acuerdo electoral
Gabriel Sued
(0)
7 de octubre de 2018  

Según la visión del diputado nacional Andrés Larroque, la formación de un frente opositor con vistas a las elecciones de 2019 está abierto a todas las expresiones con base peronista. Pero excluye a quienes "han tenido expresiones desde ambiguas hasta negativas respecto de Cristina Kirchner".

-¿El Gobierno tiene que terminar el 10 de diciembre de 2019?

-Sí. Todos tenemos la responsabilidad de defender la institucionalidad y nosotros lo vamos a hacer. Sí vemos sectores preocupados por intervenir antes de tiempo, porque ven que la impericia de este gobierno puede derivar en una salida vinculada a lo nacional y popular. Quieren tomarle la cabina a Macri. Le quisieron cambiar el jefe de Gabinete y se quedaron con el presidente de la Corte.

-¿De qué sectores habla?

-De Estados Unidos y otros sectores del poder internacional, y, en el plano interno, de Héctor Magnetto.

-¿El frente electoral que están construyendo para 2019 incluye al peronismo de Sergio Massa, Miguel Pichetto, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti?

-Conceptualmente todos pueden estar, si asumen la diferencia con Macri y el liberalismo. Pero una divisoria de aguas es aceptar o no proscripciones en la Argentina. Es imperioso que tengan posicionamientos claros. Han tenido expresiones desde ambiguas hasta negativas respecto de Cristina. Eso los posiciona en un lugar complejo respecto de los valores democráticos.

-Si la línea divisoria es quién rechaza una proscripción de Cristina, está cantado que va a ser candidata.

-Es una definición que se tomará más adelante. Pero la potencialidad está, naturalmente.

-¿Le gustaría?

-Más que lo que me guste a mí tenemos que ver qué es lo mejor para el país. Cristina está mirando eso. Sí decimos que hay que hacer un frente lo más amplio posible en el cual su figura sea central. Y esos frentes requieren liderazgo, porque es difícil aglutinar sin referencias fuertes.

-¿La referencia principal tiene que ser Cristina?

-Hoy es la principal, pero no la única.

-¿Qué otros referentes tiene ese armado?

-Alberto Rodríguez Saá, José Luis Gioja, Agustín Rossi, hay que ver cómo evolucionan el resto de los gobernadores y la dinámica de las políticas locales, sobre todo en la provincia de Buenos Aires. Las tensiones entre Felipe Solá y el Frente Renovador son una señal interesante.

-¿Solá puede ser otro referente?

-Totalmente, sí. Él expresa un sector más moderado que tiene que ser parte.

-¿Con Massa no hay conciliación posible?

-Siempre hay diálogo. De nuestra parte siempre está la voluntad.

-¿Moyano puede ser otro referente?

-Por supuesto, sí.

-¿Sectores del progresismo, como el de Victoria Donda y Barrios de Pie?

-Sí, siempre estamos en diálogo y tratamos de coordinar en la calle. Sí hay que encender una alarma con el tema corrupción. El eje de la corrupción planteado por los medios hegemónicos no apunta a mejorar la honestidad de los funcionarios, sino a proscribir a la fuerza política mayoritaria. Se está construyendo una suerte de teoría de los dos demonios reloaded, donde por un lado están los corruptos y, por otro, los ineptos. Y a partir de eso se trata de abrir un camino intermedio. A esos sectores les advertimos: no vayan detrás del cazabobos de la corrupción.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.