Suscriptor digital

Ya hay tensiones internas en el nuevo espacio del PJ no kirchnerista

Urtubey y el chubutense Arcioni, juntos ayer en Salta
Urtubey y el chubutense Arcioni, juntos ayer en Salta Crédito: Prensa Urtubey
Lucrecia Bullrich
(0)
7 de octubre de 2018  

El presupuesto 2019 no solo es un desafío para el Gobierno. También lo es para Alternativa Argentina, la incipiente alquimia electoral con la que el peronismo no kirchnerista pretende disputar el poder en menos de un año.

Fuera y dentro del Congreso, la discusión de la ley de leyes se convirtió en el primer escollo para el espacio que Juan Schiaretti , Juan Manuel Urtubey , Sergio Massa y Miguel Pichetto lanzaron hace apenas diez días. El debate expuso (y seguirá exponiendo) las diferencias entre los cuatro "fundadores" del espacio, no solo respecto del proyecto del presupuesto y del fuerte ajuste que supone, sino también de cara al proceso de armado político que tienen por delante.

Las diferencias más elocuentes son discursivas y tienen que ver con el lugar que cada uno de ellos ocupa en el escenario. Massa convirtió las críticas furibundas al presupuesto en eje de todas sus apariciones públicas de los últimos días. "El presupuesto 2019 es espantoso, horrible, invotable", fue una de sus frases más altisonantes. En las antípodas, Pichetto reiteró el jueves que el Gobierno "tiene que tener presupuesto" y, aunque habló de un "proyecto de ajuste", insistió en que el peronismo debe "actuar con responsabilidad institucional". Urtubey se había parado bien cerca de la posición del jefe del PJ en el Senado ya a principios de septiembre, cuando todavía no se conocían los detalles del presupuesto. "Negar la ley es un acto de irresponsabilidad institucional", había dicho. También Schiaretti aseguró que Córdoba "está haciendo todos los esfuerzos" para que el Gobierno tenga la ley.

El abismo discursivo entre los protagonistas de la primera foto de Alternativa Federal tiene una explicación evidente: Massa no negocia las partidas del presupuesto. No las necesita para gobernar y menos para ganar una elección provincial el año que viene. Urtubey, aun sin competir por la gobernación de Salta, y Schiaretti, sí. "Sin la responsabilidad de gobernar cualquiera tira bombas. Massa tiene una libertad de movimiento que mi jefe no", contrastó ante la nacion un funcionario de otro gobernador peronista.

Más allá del discurso de la previa, la discusión en Diputados podría abrir grietas nuevas porque no todos los gobernadores tienen influencia directa sobre los legisladores de sus provincias. ¿Puede Urtubey garantizar que los tres diputados nacionales de Salta votarán el presupuesto? ¿Y Schiaretti? Ayer, los diputados de Córdoba Federal difundieron un comunicado en el que reclaman que los fondos para el transporte público, que el proyecto de presupuesto calcula en $72.000 millones, se repartan según el coeficiente de coparticipación. "No aceptamos que esas partidas se distribuyan discrecionalmente a propuesta del Ministerio de Transporte", advirtieron. ¿Es solo pirotecnia verbal?

Juntos, pero no tanto

Además, más allá del juego de los gobernadores, la posibilidad de que los diputados del Bloque Justicialista y del Frente Renovador confluyan en un único bloque o armen un interbloque es lejana. El tema estuvo sobre la mesa de la reunión de hace diez días en las oficinas del operador Guillermo Seita, pero no es prioritario ni para massistas ni para peronistas. "Acciones coordinadas, sí, interbloque, no", dijeron desde ambas bancadas a la nacion.

Por otro lado, el malestar con la foto "inaugural" de Alternativa Argentina está latente. Los que quedaron afuera critican no solo lo escueto de la convocatoria, sino también el recorte. No sin malicia recuerdan, por ejemplo, que el año pasado Cambiemos le ganó a Schiaretti y que Urtubey quedó al borde del tercer puesto.

Las divisiones y enojos en el PJ que imagina 2019 sin Cristina Kirchner quedarán expuestas incluso antes del debate del presupuesto, el próximo 17 de octubre. Lejos de un espacio compacto, las actividades por el Día de la Lealtad mostrarán recelos y fragmentación. El gobernador de Tucumán, Juan Manzur organiza un acto en su provincia que espera convertir en el más masivo de la jornada. Ya comprometió a la CGT y a las 62 Organizaciones que lidera Luis Barrionuevo.

También invitó a sus pares, pero la mayoría se quedará en casa. Prefieren la localía que el escenario compartido y, aunque varios coinciden en el malestar con "los cuatro" de la foto, tampoco quieren mostrarse demasiado cerca del tucumano. En definitiva, cada uno seguirá jugando su juego.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?