La oposición, en alerta por las subas en el área de Inteligencia

El proyecto oficial prevé asignar $7603 millones, un 41% más de los fondos de este año
Laura Serra
(0)
7 de octubre de 2018  

El Gobierno exceptuará los gastos de Inteligencia del severo plan de ajuste que impuso para el año próximo en el proyecto de presupuesto, a partir del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la meta del "déficit cero".

En efecto, según la iniciativa del Poder Ejecutivo que ya se discute en comisiones de la Cámara de Diputados, la partida del área tiene previsto un aumento del 41%, cifra que supera ampliamente el promedio del 27% de suba del gasto presupuestario.

Según se detalla en el proyecto de ley, la función Inteligencia demandará un gasto total de $7603 millones en 2019, un 41% superior al monto vigente -de $5389 millones-, que figura en el sitio web de ejecución presupuestaria del Ministerio de Hacienda. Esa suba contrasta con el fuerte recorte que, en términos reales, se evidencia en distintas partidas del presupuesto 2019, incluso en aquellas destinadas al gasto social.

La oposición en la Cámara de Diputados anticipó que no dejará pasar este sugestivo aumento, máxime porque buena parte de los gastos destinados a Inteligencia son secretos, merced al decreto 656 que dictó el presidente Mauricio Macri en mayo de 2016.

Con esa norma, el Poder Ejecutivo derogó parte de otro decreto, el 1311/15, que habilitaba el acceso público a la información sobre el uso de los fondos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), con excepción de los recursos destinados a tareas específicas de inteligencia.

La norma refutaba, además, la nueva ley de inteligencia que, bajo presión, debió impulsar la expresidenta Cristina Kirchner tras la muerte del fiscal Alberto Nisman.

"Todo es muy sugestivo: que el Gobierno disponga un aumento del 41% en los gastos de Inteligencia en un contexto de ajuste extremo llama la atención. Pero lo más llamativo es que se da en un año electoral. Además, serán gastos sin control", advirtió el diputado Marco Lavagna (Frente Renovador).

Reparto

Los gastos de Inteligencia se distribuyen en tres áreas de la administración pública: Presidencia -bajo cuyo control funciona la AFI-; el Ministerio de Seguridad, a cargo de Patricia Bullrich, y el Ministerio de Defensa, encabezado por Oscar Aguad. El área que recibirá el aumento mayor el año próximo, según el presupuesto, será la cartera de Seguridad, que pasará de un presupuesto vigente de $1915 millones a $3229 millones en 2019. Tendrá finalmente un 69% de aumento.

La AFI, a cargo de Gustavo Arribas, en tanto, pasará de una partida de $2178 millones a $2697 millones el año que viene. El salto implica una suba del 24 por ciento. El Ministerio de Defensa, por último, incrementará su partida para Inteligencia en un 29%: pasará de los $1295 millones actuales a $1676 millones el año próximo.

Otro dato singular del aumento: según las planillas del proyecto oficial de presupuesto, casi la totalidad de los $7603 millones que se destinarán a Inteligencia se consumirán en el pago de sueldos. Apenas $983 millones irán a gastos de capital, esto es, a infraestructura y equipamiento para el combate del crimen organizado y el narcotráfico.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.