Suscriptor digital

El arzobispo Fernández pidió por la paz social junto a organizaciones

Monseñor Fernández, junto a Pérsico y otros dirigentes sociales en la Catedral de La Plata
Monseñor Fernández, junto a Pérsico y otros dirigentes sociales en la Catedral de La Plata Crédito: Movimiento Evita
Reunió a sindicalistas enfrentados con Vidal; destacó el diálogo con la gobernadora bonaerense
María José Lucesole
(0)
7 de octubre de 2018  

LA PLATA.- En pleno conflicto social, el arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández, celebró anteayer una oración por la paz social en la Catedral local. Asistieron sindicalistas enfrentados con el gobierno de María Eugenia Vidal: el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, que llamó a un nuevo paro docente para mañana y pasado mañana; el secretario general de ATE, Oscar de Isasi, procesado por la toma del Astillero Río Santiago, y el secretario general de UPCN, Carlos Quintana, entre otros. Frente a ellos, el arzobispo expresó: "No queremos esa falsa paz que a los pobres solo les pide que confíen en recetas inseguras".

Monseñor Fernández, quien hace 15 días medió para desactivar el conflicto del Astillero Río Santiago, dialogó con los periodistas al concluir la celebración y dijo: "Con la gobernadora hay buen diálogo, la veo realista y sabe reconocer los problemas. Al gobierno nacional no creo que le interese conversar con nosotros".

La celebración fue pedida por las organizaciones, entre ellas el Movimiento Evita, que concurrió con Emilio Pérsico y Gildo Onorato, de la CTEP. "Muchos aquí tienen sentido social y no aceptan que seamos una mera suma de individuos, como quiere el liberalismo extremo. Les guste, o no vamos a seguir diciendo que somos pueblo", expresó el arzobispo.

"Muchos aquí buscan sinceramente el bien de los trabajadores y de los últimos de la sociedad. No se resignan a una política reducida a las finanzas internacionales, a una economía que apunta más a la especulación que a la producción y al trabajo. Y muchos quieren posibilidades de desarrollo para todos", dijo.

Tras señalar que "muchos soñamos con tener al menos un espigón del puerto en esta zona y no un gran puerto saturado en Buenos Aires", aseveró: "Otros, quizás se dejaron cautivar por la corrupción, la riqueza fácil, por el bien propio por encima del bien de los trabajadores, o los ha cebado una sed de poder y de gloria que al final lleva al vacío total. Cada uno de ustedes, en su corazón, sabrá cuál es su propia realidad".

El arzobispo llamó al encuentro y a construir desde las diferencias: "No somos iguales en todo y tenemos diferentes perspectivas". Pero alertó: "Algunos interesados apuestan a dividir a los que defendemos los derechos sociales y no tenemos que caer en esa trampa dañina y peligrosa".

Tras citar a Francisco, dijo que "todos somos argentinos y hay gente noble de todos los colores políticos". Y señaló: "Se trata de pensar en el bien posible, en eso que hoy sí podemos llegar a lograr. No todo se puede ya, y siempre es mejor pelear buscando un punto de encuentro que pelear solo por mantener un espacio de poder. La guerra social, a la larga, siempre daña a los más débiles".

En sintonía con Francisco, Fernández llamó a "salir de los conflictos por arriba, construyendo algo nuevo". Y, al recurrir a la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, aconsejó: "Si nos quedamos atrapados en el conflicto, perdemos perspectivas, los horizontes se limitan y la realidad queda fragmentada". Varias organizaciones estuvieron en la Catedral: trabajadores de la carne, de la salud, bancarios, textiles, camioneros, farmacéuticos, ferroviarios, telégrafos, estatales, docentes, transporte, gastronómicos y metalúrgicos, entre otros.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?