Tips para pensar en la fertilización de la soja

La planificación de la campaña es clave para tener buenos resultados
La planificación de la campaña es clave para tener buenos resultados
Valentín Gentiletti y Juan Pablo Ioele
(0)
9 de octubre de 2018  • 04:15

La soja es un cultivo sumamente demandante en nitrógeno. Requiere aproximadamente 75 kg de nitrógeno/ha para producir 1 tn/ha de grano. Es fundamental realizar una correcta inoculación para poder cubrir la mayor parte de esta demanda.

Nitrógeno

Debemos asegurarnos que el inoculante a utilizar tenga la carga microbiana adecuada y que el proceso de inoculación sea llevado a cabo de manera correcta. Una manera de chequear a campo que el inoculante está actuando es arrancar una planta, observar la cantidad de nódulos y prestar atención el lugar de la raíz en el cual están ubicados. Generalmente a los nódulos formados por las bacterias provenientes del inoculante los veremos en la raíz principal. En cambio, los nódulos de raíces secundarias son aquellos formados por bacterias naturalizadas en ese suelo (son menos eficientes en el proceso de fijación).

Fósforo

La clave es realizar un análisis de suelo para ver dónde estamos parados. Diversos ensayos han demostrado que, en niveles debajo de 13-14ppm de fósforo, la respuesta a la fertilización es significativa. Cabe destacar que la respuesta es independiente del potencial de rendimiento. Va a depender directamente del nivel de fósforo en el suelo. La saturación de respuesta para niveles de fósforo entre 8-15ppm se encuentra aplicando entre 60 a 40 kg de P2O5/ha, respectivamente.

Azufre

Es un nutriente de suma importancia en el cultivo de soja. Su deficiencia (hojas cloróticas jóvenes) puede provocar significativas mermas en el rendimiento. Además, es un nutriente aliado de la fijación biológica del nitrógeno, ya que el mismo forma parte de proteínas que intervienen en el proceso. Se ha observado que en suelos con menos de 10ppm de azufre existe respuesta a la fertilización.

Micronutrientes

Aún no contamos con información contundente sobre respuestas a microelementos; sí se pueden observar ciertas tendencias. Algo que se está comenzado a ver es la respuesta a Boro. No hay umbrales claros pero se estiman que están alrededor de 1-2ppm. También se observa una mejor respuesta siendo aplicado en el período de floración.

Fertilizar a la siembra

Las semillas de soja son muy sensibles a los efectos salinos y fitotóxicos de los fertilizantes aplicados en contacto directo. Los factores que pueden afectar son el tipo de fertilizante, la dosis y el nivel hídrico que presenta el suelo a la hora de fertilizar.

Existen máquinas sembradoras que colocan el fertilizante 3cm al costado o por debajo de la línea de siembra. En estas máquinas no deberíamos tener mayores inconvenientes, pero en sembradoras que aplican el fertilizante en contacto directo con la semilla lo aconsejable es jugar con los tres factores anteriormente mencionados para así evitar problemas.

Aclaración de autores: Valentín Gentiletti es asesor privado y Juan Pablo Ioele técnico del INTA Corral de Bustos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.