Héroes y estrellas: los chicos tailandeses se dieron el gusto de jugar contra River

Tailandeses en River
Tailandeses en River Crédito: Ignacio Sanchez
Agustín Monguillot
(0)
7 de octubre de 2018  • 17:05

Los ovacionan, gritan sus goles y hasta les piden una selfie. Como si se tratara de estrellas de rock. Los Moo Pa se mueven con la felicidad de quienes están disfrutando cada momento Los 12 chicos del equipo de fútbol infantil de Tailandia que mantuvieron en vilo a su país y al mundo durante los 17 días que permanecieron atrapados en una cueva son los invitados de lujo del Comité Olímpico Internacional en los Juegos de Buenos Aires 2018. Como parte de su fugaz estadía, están jugando un partido en el Monumental.

La expectativa se percibe en la numerosa cantidad de medios que están presentes. Es la primera salida al exterior de los chicos de entre 11 y 16 años, que necesitaron de un tiempo para recuperarse físicamente y recibir asistencia psicológica. Hoy son considerados héroes nacionales en Tailandia por su fortaleza y trabajo en equipo para mantenerse con vida para ser rescatados, en una operación que fue calificada como milagrosa.

Tailandeses en River
Tailandeses en River Crédito: Ignacio Sanchez

Los Moo Pa o Wild Boars (Jabalíes Salvajes) llegan a Núñez a las 10 de la mañana. Los esperaban el trío conformado por el presidente de River, Rodolfo D’Onofrio; el jefe de gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y Diego Santilli, vicejefe y hombre fuertemente identificado a la política de club Millonario. Saludos protocolares y una rápida visita al museo de club preceden al momento más importante de la iniciativa, que fue impulsada y costeada por el COI.

Desde el club pusieron todos sus recursos para que los Moo Pa vivan la experiencia River al 100 por ciento. El trato es de pequeñas estrellas: salen a la cancha por el túnel de los profesionales, visten de pies a cabeza la indumentaria del club (cada camiseta lleva estampada su nombre) y son recibidos entre aplausos por la escuela de River, que le forma un pasillo; D’Onofrio posa en la foto grupal (la que buscaron y no pudieron lograr el Barcelona ni el Manchester United) y le entrega una plaqueta.

Los chicos tailandeses se dieron el gusto de jugar contra River
Los chicos tailandeses se dieron el gusto de jugar contra River Crédito: Ignacio Sanchez

"¡Tailandia! ¡Mu Pa!", se escucha alentar desde la platea a algunos padres de los chicos. que llegó a Buenos Aires con una delegación de 30 personas entre jugadores, familiares y colaboradores. El césped del Monumental parece un billar. Detrás de un arco, los chicos juegan en una parcela envueltos por la inmensidad del estadio. La postal es impactante. Mientras tanto, el primer tiempo termina 1 a 1 .

Habla Eakapol Jantawong, el entrenador y capitán. Muestra la convicción de un DT profesional mientras explica una variante táctica con botellas de agua. Será un amistoso, pero los Mu Pa quieren quedar como el primer equipo de Tailandia en irse victorioso del Monumental. Las órdenes de Eakapol surten efecto y se ponen 3 a 1 en un par de minutos.

Los chicos de River se mantienen tranquilos. Si se exceden en alguna pelota dividida, se disculpan de inmediato. Esto tiene que ver con un pedido especial de sus entrenadores. Alejandro Cëan, el presidente de la escuela, cuenta que en la selección priorizaron el buen comportamiento por sobre las cualidades. "Es un premio para nosotros recibirlos", dice.

La escuela tiene 970 jugadores de 6 a 16 años. Es recreativa, por lo que no forma parte de las inferiores del club. "Trabajamos en la formación de valores. Tratamos de explicarles a los padres que si quieren un jugador profesional no lo tiene que traer a la escuela", agrega. Eso no significa que cada tanto aparezca alguno que llame la atención: suelen probarse unos 10 chicos al año. Gustavo Bou y Giovanni Simeone son los casos más conocidos de jugadores que salieron de la Ángel Labruna y terminaron debutando en Primera.

Cuando parecía que los Moo Pa consumaban su hazaña deportiva, River lo empata sobre el final. Poco importa el resultado para los chicos, que agradecen a tribuna juntando las manos y se van a compartir un almuerzo. Por la tarde, iban a ver la competencia de BMX y se reunían con el presidente del COI, Thomas Bach.

Los chicos tailandeses se dieron el gusto de jugar contra River
Los chicos tailandeses se dieron el gusto de jugar contra River Crédito: Ignacio Sanchez

Pasado el mediodía, los chicos son despedidos entre aplausos. El tour continuará por Estados Unidos, con paradas en Nueva York y Los Ángeles. No hubo mucho contacto de los chicos con los medios. Apenas intercambian unas pocas palabras con la ayuda de un traductor porque ninguno habla inglés. "Sus caras te dicen cómo se sienten", dice uno de los colaboradores. Se suben al micro y arrancan. El show continúa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.