Un vasto horizonte de cooperación económica y comercial

Dmitry Feoktistov
(0)
8 de octubre de 2018  

Este año Rusia y la Argentina celebran el décimo aniversario del establecimiento de las relaciones de asociación estratégica. La promoción de lazos comerciales, económicos e inversionistas hoy es una de las máximas prioridades. Rusia es un país de alta tecnología, que está dispuesto a ofrecer a los socios argentinos los bienes y servicios que correspondan a los más modernos requisitos internacionales de calidad, así como establecer la cooperación estratégica con las empresas argentinas que implicaría la transferencia de tecnologías rusas y la organización de la producción conjunta en Rusia o la Argentina, incluso con el objetivo de salir a los mercados de otros países.

Las empresas rusas prestan especial atención a los proyectos de desarrollo de infraestructura en la Argentina, en particular a los que se realizan en la esfera de transporte. Así, Transmashholding (TMH), el productor líder de Rusia de equipo ferroviario, confirma su intención de desarrollar el negocio en la Argentina. El símbolo de la disposición de la empresa para hacer un aporte significativo a la resurrección de la industria ferroviaria del país es la inversión, realizada con el fin de maximizar la eficiencia de mantenimiento y reparación de locomotoras, en los Talleres Ferroviarios Mechita. El cumplimiento completo de dicho programa de cooperación implicaría la inversión en la economía argentina de 170 millones de euros. TMH ya ganó sus primeras licitaciones: ahora la compañía está cumpliendo el contrato de mantenimiento de maquinarias en el marco del proyecto San Martín. Además, está activamente analizando la posibilidad de suministrar maquinaria ferroviaria y realizar su mantenimiento posterior en el marco de las licitaciones actuales y futuras. Se trata de trenes y locomotoras diésel, así como de trenes eléctricos.

Junto con los actores principales del mercado ferroviario de la Argentina, la empresa estatal RZD estudia las opciones de su participación en los proyectos de modernización de la infraestructura ferroviaria existente y de la construcción de nuevas vías. Las intenciones de la empresa rusa se confirman por el memorando de entendimiento con el socio argentino Adifse. Antes de fin de año nos visitará la delegación de expertos de la compañía rusa. Está previsto estudiar el proyecto de renovación y construcción de ferrocarril entre el puerto de Bahía Blanca y el yacimiento de shale petróleo y gas Vaca Muerta, desarrollo que es una de las prioridades del gobierno argentino. La vía es de 700 km, 585 de los cuales necesitan recuperación y mejoramiento y la parte restante será un tramo completamente nuevo. La inversión estimada es de 500 millones de dólares.

Otro proyecto grande es la construcción de un puerto y centro logístico en la orilla del río Paraná en la provincia de Buenos Aires. El inversor es Gazprombank, el banco privado más grande de Rusia. El nuevo puerto simplificaría la cadena logística de suministros de fertilizantes y combustibles rusos en la Argentina y países vecinos y contribuiría al crecimiento de exportación de productos agrícolas argentinos. El monto de inversiones para ejecución de la primera fase es de 80 millones de dólares y el costo total del proyecto es de 186 millones de dólares. Actualmente Gazprombank está terminando el proceso de selección de un socio estratégico de la parte argentina.

La corporación estatal Rosatom, que tiene un portafolio considerable de proyectos internacionales y una reputación impecable, propone a la Argentina una cooperación estratégica en el uso pacífico de energía nuclear. Esto abarca la construcción de una central atómica de generación 3+, la más moderna del mundo, cooperación en el ámbito de reactores de menor potencia incluyendo centrales flotantes. Este año Rosatom completó exitosamente la construcción de la primera central nuclear flotante en el mundo Académico Lomonosov, que fue diseñada de acuerdo con los estándares de seguridad más exigentes. Vemos grandes perspectivas para centrales de este tipo en la Argentina para generación de energía, y también hay posibilidad de organizar su fabricación conjunta para proveer a otros países de América Latina.

Además, en 2014 y 2015 Rosatom, junto con sus socios argentinos, redactaba un acuerdo intergubernamental para la construcción de una central de gran potencia. Ahora está dispuesta a retomar las negociaciones. De concretarse este proyecto podría crear hasta 5000 puestos de trabajo directos y hasta 15.000 indirectos. La recaudación de impuestos contribuiría al desarrollo de la región de ubicación de la central. Rosatom es un líder mundial en el ámbito nuclear; propone soluciones industriales más innovadoras, que garantizan la seguridad de las centrales de acuerdo con altos estándares internacionales.

Rusia ha acumulado una experiencia importante no solo en la esfera atómica, sino también en la hidroenergética. En el terreno argentino se destaca la compañía Power Machines, que tiene su oficina en Buenos Aires. Centrales hidroeléctricas argentinas durante muchos años funcionan con la maquinaria de Power Machines. Y esto contribuye al desarrollo de relaciones estratégicas de largo plazo con los socios locales. La cooperación más exitosa es con la provincia de San Juan, donde la compañía rusa suministró recientemente sus equipos para las centrales Los Caracoles y Punta Negra. Power Machines está dispuesta a participar en licitaciones de compra de turbinas para otras cinco centrales argentinas.

Un ejemplo brillante de la cooperación económico-comercial es la actividad en el mercado argentino de la empresa Phosagro, líder mundial en producción de fertilizantes minerales fosfatados y ecológicos. También es el principal proveedor de fertilizantes en el mercado latinoamericano. En agosto de 2017, gracias a los esfuerzos conjuntos y el diálogo constructivo con nuestros colegas argentinos, se acordó abolir los derechos de entrada de 6% en fosfato diamónico de alta calidad. A raíz de esta medida pudimos aumentar el volumen de fertilizantes seguros y de calidad en el mercado argentino en aras de todos los consumidores de los productos agrícolas cultivados con su uso. En 2017 Phosagro suministró 140.000 toneladas de fertilizantes. Este número se duplicó en los últimos tres años. En los próximos meses la empresa tiene previsto abrir su oficina en Buenos Aires.

Es muy importante que la mayoría de las empresas rusas interesadas en el mercado local vean en la Argentina no solo un cliente, sino un confiable socio estratégico, y apuesten a la cooperación mutuamente ventajosa de largo plazo. Este enfoque presupone efectos positivos para la economía argentina en forma de inversiones, creación de puestos de trabajo, descubrimiento de nuevos mercados, estimulación de la producción local.

No cabe duda de que la próxima visita a Buenos Aires del presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, para participar en la Cumbre del G-20 dará un impulso significativo al desarrollo de la cooperación económico-comercial y a las relaciones de amistad entre nuestros grandes países.

Embajador extraordinario y plenipotenciario de la Federación de Rusia en la República Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.