Suscriptor digital

San Pablo y Río de Jainero, focos de poder para Jair Bolsonaro

Pese a un triunfo histórico, el candidato ultraderechista deberá ir a ballottage
Pese a un triunfo histórico, el candidato ultraderechista deberá ir a ballottage Fuente: Reuters
(0)
7 de octubre de 2018  • 20:56

SAN PABLO.- El ultraderechista Jair Bolsonaro consiguió, con 46,7 por ciento de los votos, convertirse en el gran ganador de las elecciones en Brasil . Fernando Haddad , el candidato del PT, quedó en segundo lugar y competirá por la presidencia en el ballottage el próximo 28 de octubre.

Además, el también izquierdista Ciro Gomes alcanzó -con el 95,5% de las mesas escrutadas- , mientras que Geraldo Alckmin sumó un 4,8 por ciento del total. Marina Silva, que estuvo segunda en las encuestas durante buena parte de la campaña, no llegó al uno por ciento.

Los resultados oficiales arrojaron que Bolsonaro sumó una enorme cantidad de votos en el sur de Brasil, en el que se ubican Río de Janeiro y Sao Paulo, las dos ciudades más importantes del país, mientras que el PT se hizo más fuerte en las ciudades del norte, como Salvador de Bahía, pese a que sufrió derrotas en su principal bastión, Minas Gerais.

Duras derrotas del PT en San Pablo y Minas Gerais

El Partido de los Trabajadores (PT) sufrió duras derrotas en su principal bastión, el estado de Minas Gerais, además de haber fracaso en el intento de consagrar senadora a la expresidenta Dilma Rousseff, según lo escrutado hasta el momento.

Fernando Pimentel, gobernador petista del Estado de Minas Gerais -el segundo mayor distrito electoral del país-, quedó afuera de la segunda vuelta que será disputada por los candidatos del Partido Nuevo y el Partido de la Socialdemocracia Brasileña.

Fue una derrota seria para el partido del exmandatario Lula Da Silva y el candidato presidencial Fernando Haddad, porque Minas es el estado más importante gobernado por el PT.

A este revés confirmado se suma el de la posible derrota de la expresidenta Dilma Rousseff, quien se postuló al Senado y fue la favorita en todos los sondeos publicados hasta el jueves pasado.

Las elecciones se celebraron en un clima de alta polarización entre la ultraderecha y la izquierda. Los sondeos previos a la primera vuelta daban una situación de empate técnico entre Bolsonaro y Haddad para la segunda ronda.

Según los analistas, los comicios fueron considerados como los más inciertos en el gigante sudamericano desde el final de la última dictadura militar en 1985, debido, sobre todo, a los múltiples escándalos de corrupción de los últimos años, una dura crisis económica y el alto índice de criminalidad alimentaron la frustración de los votantes brasileños.

Bolsonaro, un exmilitar de 63 años, conservador en lo político y liberal en su programa económico, que acumuló relevancia debido a sus desafortunadas frases contra mujeres, negros y homosexuales.

Angencias ANSA y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?